Un contratista de la CIA adjudica el dinero entregado por Trump a las multinacionales para fabricar vacunas

Los 6.000 millones de dólares de dinero público entregado por Trump a los laboratorios privados para la fabricación de las vacunas contra el coronavirus en el marco de la Operación Velocidad Punta (Warm Speed) se han concedido a través de un contratista ligado a la CIA y al Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos.

Se trata de mantener el secreto de la operación y eludir los controles reglamentarios habituales.

Lo anunció el martes la Radio Pública Nacional (NPR): el dinero no se ha adjudicado directamente a los laboratorios y multinacionales farmacéuticas, sino a través de un contratista de defensa llamado ATI (Advanced Technology International) que tiene su sede en Carolina del sur (*).

La empresa contratista mantiene lazos con la CIA, el Departamento de Seguridad Interior y el Pentágono. De esa manera queda claro, por enésima vez, que la atención sanitaria ha quedado militarizada y sometida al mismo secreto que los misiles de largo alcance.

En total la Operación Velocidad Punta asciende a 10.000 millones de dólares, de los que 6.000 se canalizan a través de ATI por vías reservadas. Paul Mango, Jefe de Personal Adjunto del HHS (Departamento de Salud y Servicios Humanos ), y Robert Kadlec, Secretario Adjunto de Preparación y Respuesta del mismo HHS, firmaron personalmente los contratos.

El positivo de Trump y el inicio de la campaña electoral apenas han servido esta vez de cortina de humo, porque la adjudicación indirecta ha logrado asomar la cabeza en algunos noticiarios de Estados Unidos.

A mediados del mes pasado, en una rueda de prensa, el general Paul Ostrowski, una figura clave de la Operación Velocidad Punta, dijo: “Los contratos los hemos firmado nosotros, el gobierno de Estados Unidos, y entidades privadas, y pueden ser revelados hasta cierto punto. Obviamente no todo puede ser revelado, pero pueden ser revelados hasta cierto punto, y estarán disponibles en algún momento”. El general se negó a concretar cuándo llegará ese momento.

La pregunta ya no es sobre el papel de los militares en la salud y en las vacunas. Trata sobre el secretismo: si el mundo está esperando un remedio milagroso para salir de la pandemia, ¿a qué viene tanto misterio? En otras palabras: ¿por qué nos mantienen tan bien informados sobre algunas cosas y otras se las guardan para ellos?

(*) https://www.npr.org/sections/health-shots/2020/09/29/917899357/how-operation-warp-speeds-big-vaccine-contracts-could-stay-secret?

Más información:
– 6.000 millones de dólares de dinero público en la carrera por las vacunas contra el coronavirus (Operación Velocidad Punta)
– Las vacunas político-militares contra el coronavirus registradas por Moderna
– El Pentágono esconde las vacunas, antídotos y medicamentos del ejército en silos estratégicos

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: