La pandemia rescata los campos de concentración para migrantes y apestados

Cientos de etíopes han sido recluidos en al menos dos “centros cerrados” en Arabia saudí, supuestamente destinados a frenar la propagación del coronavirus y donde las condiciones de supervivencia son literalmente espantosas.

La información la publicó el domingo el periódico británico The Telegraph. Procede del periodista etíope Zecharias Zelalem y el británico Will Brown y va acompañada de imágenes y filmaciones de vídeo.

“Los guardias tiran los cadáveres como si fueran cubos de basura”, dijo uno de estos reclusos etíopes que fue contactado clandestinamente por los periodistas.

Todos los presos entrevistados describen un infierno en el campo de concentración: la promiscuidad de cientos de hombres con un calor terrible, azotados al ritmo de gritos racistas, poca agua, poca comida…

Las imágenes filmadas por los teléfonos móviles y enviadas al periódico son horribles: letrinas desbordadas, ventanas bloqueadas, llamadas desesperadas de hombres con sus camisas y pies descalzos, vadeando en una alcantarilla, e incluso una adolescente que se suicida colgándose de una ventana.

Los datos de geolocalización de las imágenes indican que hay al menos dos centros en el sur y el oeste del país, cerca de Jazán y La Meca. Los migrantes etíopes fueron recluidos allá en el mes de abril, tras las redadas realizadas para “reducir la propagación del coronavirus”.

En Arabia saudí los trabajadores emigrantes que proceden de Asia y África constituyen el 20 por ciento de la población y carecen de los más elementales derechos laborales y civiles.

En cuanto The Telegraph publicó la investigación, la reacción internacional fue inmediata. Las instituciones oficiales, británicas e internacionales, y las ONG comenzaron a darse golpes en el pecho, incluida la ONU. Piden “una investigación”.

Los sátrapas saudíes han prometido “arrojar luz” sobre las impactantes imágenes. En una declaración enviada al periódico, el gobierno saudí dice que están “estudiando el estado de todos los centros gubernamentales”, añadiendo que si algunos de ellos “no satisfacen sus necesidades”, serían cerrados. Sin embargo, se han negado a devolver a los etíopes a su país “por la cuarentena”.

El gobierno Etiopía, por su parte, le dice al periódico que no sabe nada de los “campos de detención”. La ministra de la Diáspora, Tsion Teklu, dijo que lo único que sabía es lo que había revelado el periódico británico y que plantearía la cuestión a los saudíes.

Arabia saudí no es el único caso, ya que también El Salvador abrió “albergues” especiales para recluir en ellos, por tiempo indefinido, a los apestados y a todos los demás equiparados a ellos que la policía recogió por las calles. La reclusión no necesitaba orden judicial, ya que se trataba de “emergencias sanitarias”.

http://www.telegraph.co.uk/global-health/climate-and-people/investigation-african-migrants-left-die-saudi-arabias-hellish/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: