Gladio: la guerra secreta de la OTAN de la mano del fascismo internacional

Quizá te estés preguntando qué es el “fascismo internacional” y cómo puede la OTAN apoyar algo así. Bueno, la fea verdad es que lo que se apoderó de la política mundial en nuestra era posterior a la Segunda Guerra Mundial fue, de hecho, una continuación de una perspectiva fascista para un nuevo orden mundial. El fascismo, contrariamente a lo que se nos dijo, no había sido derrotado, sino que se le dio un nuevo rostro para sus actividades públicas y pasó a la clandestinidad por algunos de sus métodos más desagradables. El reconocimiento oficial de las redes Gladio de la OTAN, formadas efectivamente por ejércitos secretos al servicio de la OTAN, entre los que se encontraban destacados miembros nazis, entrenados para cometer actos de terrorismo y asesinatos contra los ciudadanos occidentales y sus gobiernos democráticos, es ahora reconocido por los historiadores, aunque gran parte de la población occidental sigue sin estar informada sobre este horrible abuso de poder de décadas de duración que se utilizó para apoyar la transición hacia gobiernos de extrema derecha.

El pensamiento detrás del fascismo internacional en un mundo posterior a la Segunda Guerra Mundial, era que sería una alianza que permitiría una forma superior de organización que construiría una nueva entidad mundial europea que funcionaría como un modelo para lo que a su vez se utilizaría en el escenario mundial bajo un mandato de la Liga de las Naciones.

Por esta razón, muchos fascistas que se habían autodenominado deshonestamente “nacionalsocialistas” resultaron ser también promotores del paneuropeísmo y del panamericanismo, y apoyaron la continuación del Imperio Británico, ya que estas tres esferas funcionarían como las tres principales regionalizaciones bajo un nuevo sistema de imperio bajo la construcción de la Sociedad de Naciones. Entre estos imperialistas y fascistas se hablaba abiertamente de África como el campo de trabajo esclavo necesario para apoyar las necesidades de Europa.

Por esta razón, individuos como Oswald Mosley, un destacado fascista británico que apoyó tanto el reinado de Mussolini como el de Hitler, comenzaron a abogar por una “Europa unida” como defensa contra la supuesta amenaza comunista inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial. Una “Europa unida” reunida con “antiguos” fascistas que ahora se habían convertido en supuestos “defensores de la libertad” contra el malvado totalitarismo de la Unión Soviética. Mosley se quejaba en su “Europa: Fe y Plan”, publicado en 1958, que la resistencia de algunos sectores europeos a aliarse con los fascistas contra esta amenaza comunista estaba poniendo en peligro al mundo libre. Animó a los europeos a olvidar los abusos cometidos en el pasado por los fascistas, ya que en última instancia estaban haciendo lo que consideraban mejor para Europa, y que no estaban equivocados en su visión, sino que quizás eran demasiado precipitados e impacientes en su ejecución.

Unidad europea contra los comunistas

Con el final de la Segunda Guerra Mundial, apareció un acuerdo casi instantáneo entre las naciones de Europa Occidental sobre la necesidad de defender su soberanía contra el ascenso del comunismo soviético. Irónicamente, la solución a esto fue la idea de un “Nuevo Orden Mundial” (1) para Europa. La Quinta Columna se vendió como comunista y, por lo tanto, se justificó la necesidad de trabajar con los “antiguos” nazis y fascistas para asegurar la civilización europea frente a la amenaza de invasión de las “hordas asiáticas”. Por supuesto, la gente común no fue notificada de esta decisión de reunirse con los fascistas; que ni siquiera antes del final de la Segunda Guerra Mundial se habló de alinearse con los fascistas para asegurar lo que sería el “Nuevo Orden Mundial”.

Para asegurar que Europa se mantuviera fuerte, parecía lógico que formara una unidad europea, capaz de utilizar colectivamente sus recursos y su ejército en una defensa coordinada contra esta “amenaza asiática” que se avecinaba. Sería interesante que muchas naciones que trataron al ejército de Hitler con aparente indiferencia hasta el mismo momento de la invasión, pregonaran ahora a voz en grito la necesidad de prepararse para la guerra en todos los frentes (económico, cultural, político, militar, incluso paramilitar) contra los bárbaros del este, y Mosley se había colocado al frente de este toque de atención.

En su “The World Alternative” (1936) Mosley escribió: “Debemos volver al concepto fundamental de una Nación Europea que animó a la generación de la guerra de 1918”. En referencia al gabinete de guerra del ex primer ministro británico Lloyd George (1916-1922), abiertamente pro-fascista. Cuando el Eje empezó a perder batallas cruciales en 1943, esto no hizo más que intensificar el europeísmo como última línea de defensa del nuevo orden que se confiaría a la generación más joven. El 14 de noviembre de 1944 Mussolini propuso en el programa de Verona “una Comunidad Europea, con una federación de todas las naciones y el desarrollo de los recursos naturales de África” (2).

Stephen Dorril escribe en su libro “Blackshirt: Sir Oswald Mosley y el fascismo británico” que el Frente Oriental se transformó en el “Frente Europeo” cuando la defensa de Europa se convirtió en una obligación moral supranacional. “Las Waffen SS asumieron el papel de ejército de Europa y su lucha para impedir que los bolcheviques invadieran Occidente invocó un europeísmo embrionario, que se convirtió en un mito central del fascismo de posguerra”. El pensador neofascista Maurice Bardeche escribió que “la defensa de Occidente ha permanecido en la memoria y éste sigue siendo el principal significado de las ideas fascistas” (3).

Churchill también apoyó esa dirección con el Movimiento Europa Unida (4).

El 1 de octubre de 1947 Mosley publicó “La Alternativa”, donde escribió que “el caos se avecina y los pueblos de Europa buscan la alternativa […] Nuestro credo se hizo polvo porque la perspectiva fascista en cada tierra era demasiado nacional, no teníamos sentido de la unión europea”. Un año después escribió en “La situación europea: la tercera fuerza”, que una Europa unida “asegurará que los europeos nunca serán esclavos ni de Occidente ni de Oriente; ni de las finanzas ni del bolchevismo. No seremos comprados por Wall Street ni conquistados por el Kremlin”. Sin embargo, el camino hacia la salvación de Europa no terminaría ahí, según Mosley, también habría que conseguir mano de obra de África para atender las necesidades de los europeos.

La Internacional Fascista

En 1948 el FBI que, curiosamente, estaba destinado en Londres, había transmitido a la central de inteligencia de J. Edgar Hoover que Mosley estaba planeando una Internacional Fascista (5). El cuerpo de contrainteligencia estadounidense (CIC) también redactó un informe en el que señalaba que Mosley consideraba que “los elementos nacionalsocialistas de Alemania Occidental eran los socios más adecuados para organizar un movimiento de concentración fascista en Europa”. Mosley continuaba “la tradición de una Internacional Fascista que Hitler se vio obligado a abandonar. Ha dado con una estratagema que le da el aire de un espíritu progresista”. El periódico neonazi austriaco Alpenruf escribió el 31 de diciembre de 1949 que “el centro espiritual de un fascismo depurado no está hoy ni en Alemania ni en Austria, sino -por extraño que parezca- en Inglaterra”. El periódico fascista sueco Vaegen Framat afirmaba que “los movimientos clandestinos europeos estaban creciendo pero que necesitaban unirse para preservar todo lo que había sido valioso en el pasado. La guerra había debilitado su posición y la cooperación era esencial, incluso para las políticas raciales. Las naciones no eran lo suficientemente fuertes para imponer la unidad de Europa” (6).

Esta era la nueva dirección elegida hacia una Internacional Fascista y nada de esto habría sido posible sin el anuncio de Churchill del Telón de Acero, ya que empujó a los países europeos a esta misma configuración y justificó la necesidad de asociarse con los “antiguos” fascistas. Los fascistas no necesitaban ganar militarmente la guerra, ya que los europeos habían entrado en la Internacional Fascista por voluntad propia.

Desde este punto de vista, la Segunda Guerra Mundial nunca fue ganada, sino que ha continuado en forma de Guerra Fría hasta nuestros días. Durante esta Guerra Fría, que duró más de 76 años, las células fascistas crecieron y se dispersaron por todo el mundo, y sólo hace relativamente poco tiempo que se las reconoce bajo el término Gladio debido a los expedientes de inteligencia recientemente desclasificados. Mosley también estaría al frente de estas células fascistas paramilitares posteriores a la Segunda Guerra Mundial, junto con Karl-Heinz Priester y el legendario nazi Otto Skorzeny, que fue uno de los principales cerebros de toda la red Gladio (7).

La red Gladio estaba en deuda con la OTAN, por lo que no debería sorprender que el puesto de Comandante y Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN fuera un puesto ocupado únicamente por “antiguos” nazis durante 16 años seguidos, de 1967 a 1983.

Gladio: el puñal de la OTAN

Con la Segunda Guerra Mundial “ganada”, el mundo tenía la impresión de que debíamos tomarnos a pecho la frase “Nunca más”. Desgraciadamente, los encargados de elaborar la política y la estrategia geopolítica de Occidente después de la Segunda Guerra Mundial no podían estar más en desacuerdo.

La Operación Impensable es un excelente ejemplo del tipo de pensamiento que se estaba rumiando en Gran Bretaña y Estados Unidos después de Roosevelt. La Operación Impensable fue el nombre dado a dos posibles planes de guerra relacionados entre sí por parte del Estado Mayor británico contra la Unión Soviética en 1945. La creación de los planes fue ordenada por el Primer Ministro británico Winston Churchill en mayo de 1945 y desarrollada por el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas británicas (Roosevelt falleció el 12 de abril de 1945). Uno de los planes suponía un ataque por sorpresa a las fuerzas soviéticas estacionadas en Alemania para “imponer la voluntad de los aliados occidentales” a los soviéticos. El segundo plan era un escenario defensivo en el que los británicos debían defenderse de un avance soviético hacia el Mar del Norte y el Atlántico tras la retirada de las fuerzas estadounidenses del continente.

Aunque el primer plan de la operación se archivaría con el nuevo gobierno de Clement Attlee, siguió siendo una mentalidad predominante en la inteligencia británica y estadounidense. Sin embargo, al contrario de lo que se nos dice hoy, el segundo plan de la Operación Impensable no fue archivado. De hecho, se aplicó plenamente bajo la iniciativa del Primer Ministro Winston Churchill. Este plan continuaría a lo largo de todos los mandatos de los demás primeros ministros británicos que se sucedieron después, sin que la mayoría de los miembros del gobierno británico lo supieran.

Durante la Segunda Guerra Mundial, se hicieron preparativos en caso de una posible victoria alemana y se estacionaron unidades de guerrilla “stay-behind” en toda Europa. El modelo fue el Special Operations Executive británico, o SOE, una fuerza de guerrilla-comando de alto secreto creada en 1940. Fue una idea de Winston Churchill y se le llamó “el ejército secreto de Churchill”. Este programa acabaría siendo adoptado por la OTAN. Tras la victoria de los Aliados, estas unidades “stay-behind” no se disolvieron, sino que se reforzaron y ampliaron en casi todos los países europeos, con la ayuda y el estímulo directos de Estados Unidos.

Daniele Ganser, investigador principal del Centro de Estudios de Seguridad de la Escuela Politécnica de Zurich, Suiza, publicó “NATO’s Secret Armies: Operation Gladio and Terrorism in Western Europe” (Los ejércitos secretos de la OTAN: la Operación Gladio y el terrorismo en Europa Occidental) en 2005, que se considera una visión general de las redes y funciones de la operación Gladio de la OTAN. En este capítulo se hará amplia referencia al trabajo pionero de Ganser sobre esta historia crucial de la guerra clandestina occidental que se libró contra los civiles occidentales y sus gobiernos democráticamente elegidos durante varias décadas bajo la apariencia del terrorismo soviético.

Daniele Ganser escribe en Los ejércitos secretos de la OTAN:

“La red clandestina, que tras las revelaciones del primer ministro italiano [Andreotti] fue investigada por jueces, parlamentarios, académicos y periodistas de investigación de toda Europa, se entiende ahora con el nombre en clave de ‘Gladio’ en Italia, mientras que en otros países la red operaba con nombres diferentes, como ‘Absalon’ en Dinamarca, ‘ROC’ en Noruega, ‘SDRA8’ en Bélgica. En cada país, los principales miembros del ejecutivo, incluyendo Primeros Ministros, Presidentes, Ministros del Interior y Ministros de Defensa, estaban involucrados en la conspiración, mientras que el ‘Comité Clandestino Aliado’ (ACC), a veces también llamado eufemísticamente “Comité de Coordinación Aliada” y ‘Comité de Planificación Clandestina’ (CPC), menos conspicuo a veces también llamado ‘Comité de Coordinación y Planificación’ del Cuartel General Supremo de las Potencias Aliadas en Europa (SHAPE), coordinaba las redes a nivel internacional. La última reunión secreta confirmada del ACC con representantes de los servicios secretos europeos tuvo lugar el 24 de octubre de 1990 en Bruselas.

“Los principales oficiales de la red secreta se entrenaron junto con las Fuerzas Especiales de los Boinas Verdes en los Estados Unidos de América y las Fuerzas Especiales SAS británicas en Inglaterra […] En caso de una invasión soviética de Europa Occidental, los soldados secretos del Gladio bajo el mando de la OTAN… [formaron una] red de permanencia que operaba detrás de las líneas enemigas” (11).

La OTAN impulsa el terrorismo de Estado en Europa

Sin embargo, la esperada invasión soviética nunca ocurrió. Y así, estos ejércitos secretos encontraron otro propósito. Debían ser utilizados contra el pueblo. El deseo era que mediante la puesta en escena de operaciones de falsa bandera que se achacaban a los comunistas, se invocaría el pánico y la repulsión enviando a los votantes a los brazos de bienvenida a los llamados gobiernos de derecha “seguros”. Italia, que contaba con el mayor y más poderoso partido comunista de Europa, sería la primera en la lista de objetivos. Se esperaba que el Partido Comunista de Italia, admirado por encabezar la lucha contra Mussolini, ganara en las primeras elecciones de la posguerra en junio de 1946. Esto, por supuesto, fue considerado intolerable bajo el dictado del Telón de Acero.

El periodista de investigación Christopher Simpson escribe en su libro “Blowback” que una parte sustancial de la financiación de la oposición al Partido Comunista de Italia, que era el Partido Demócrata Cristiano, procedía de activos nazis capturados, en gran parte en poder de los estadounidenses. Esta intervención inclinó la balanza a favor del Partido Demócrata Cristiano de Italia, que escondía a miles de fascistas en sus filas. El Partido Demócrata Cristiano sería el partido dominante en Italia durante cinco décadas hasta su disolución en 1994.

En marzo de 2001 el general Giandelio Maletti, antiguo jefe de la contrainteligencia italiana, sugirió que, junto al ejército secreto Gladio, los servicios secretos italianos y un grupo de terroristas de la derecha italiana, las masacres que habían desacreditado a los comunistas italianos habían contado también con el apoyo de la Casa Blanca en Washington y de la CIA. En el juicio contra los extremistas de derecha acusados de haber participado en la masacre de Piazza Fontana, el general Maletti declaró:

“La CIA, siguiendo las directrices de su gobierno, quería crear un nacionalismo italiano capaz de frenar lo que consideraba un deslizamiento hacia la izquierda y, para ello, puede haber hecho uso del terrorismo de derechas […] La impresión era que los estadounidenses harían cualquier cosa para impedir que Italia se deslizara hacia la izquierda. Italia ha sido tratada como una especie de ‘protectorado’ de Estados Unidos” (12).

Para asegurarse de que no surgiera ningún otro apoyo comunista en Italia, la Operación Gladio, con la dirección y el apoyo de la CIA y el MI6, dirigió una campaña de violencia brutal contra los italianos que se prolongó durante la mayor parte de dos décadas, conocidas como los “años de plomo”.

En Los ejércitos secretos de la OTAN Daniele Ganser escribe:

“Según las conclusiones de la investigación parlamentaria belga sobre Gladio, una guerra secreta no ortodoxa precedió incluso a la fundación de la alianza [OTAN]. A partir de 1948, la guerra no ortodoxa fue coordinada por el llamado “Comité Clandestino de la Unión Occidental” (CCWU).

“Cuando en 1949 se firmó el Tratado del Atlántico Norte, el CCWU [Comité Clandestino de la Unión Occidental] se integró secretamente en el nuevo aparato militar internacional y a partir de 1951 operó bajo la nueva etiqueta CPC [Comité Clandestino de Planificación]. En aquella época, el cuartel general europeo de la OTAN estaba en Francia y también el CPC se encontraba en París. Al igual que el CCWU, el CPC se ocupaba de la planificación, la preparación y la dirección de la guerra no ortodoxa llevada a cabo por los ejércitos de retaguardia y las Fuerzas Especiales. Sólo los oficiales con la más alta autorización de seguridad de la OTAN podían entrar en la sede del CPC… bajo la dirección de expertos de la CIA y del MI6 los jefes de los servicios secretos de Europa Occidental se reunían a intervalos regulares durante el año para coordinar las medidas de guerra no ortodoxa en Europa Occidental” (13).

En 1959 un acta de información interna de la OTAN, fechada el 1 de junio de 1959, se deslizó en manos de un periódico británico, en la que se revelaba que la tarea de las unidades stay-behind había pasado de enfrentarse a una invasión soviética a enfrentarse a una “subversión interna”. Los ejércitos secretos iban a desempeñar a partir de entonces un “papel determinante […] no sólo en el plano de la política general de la guerra [interna], sino también en el de la política de emergencia” interna (14). Lo que esto significaba era que un ejército secreto de unidades stay-behind, bajo la dirección de la OTAN, en ausencia de una amenaza soviética, iban a dirigir sus acciones a asuntos internos que incluirían espionaje y actos de terrorismo sobre los ciudadanos de Europa con el apoyo y la cobertura de las unidades policiales de esas naciones. Esto se utilizaría para centralizar aún más el control dentro de los gobiernos de derecha que apoyaban el aparato de la OTAN.

Yves Guerin-Serac y la estrategia de la tensión

La Operación Gladio, que utilizó la “Estrategia de la Tensión”, funcionó en tres niveles básicos. El primero era una guerra de guerrillas que se libraría principalmente en las calles, con el fin de alejar a los leales a la Unión Soviética. El segundo nivel era el frente político e implicaba conspiraciones inspiradas por la OTAN, que normalmente acusaban a ciertos gobiernos de estar en asociación secreta con la URSS, con el fin de desalojar a los gobiernos democráticamente elegidos que no eran amigos del aparato estatal de la OTAN y sustituirlos por regímenes títeres. El tercer nivel era el asesinato (duro y blando) de figuras que se consideraban obstructivas a los objetivos de la OTAN. Entre los ejemplos de asesinatos de Gladio se encuentran el ex primer ministro italiano Aldo Moro en 1978, el primer ministro sueco Olof Palme en 1986 (conocido como el JFK sueco), el primer ministro turco Adnan Menderes en 1961 junto con dos compañeros de gabinete, y el presidente estadounidense Kennedy en 1963. Así como el asesinato suave (asesinato de carácter) del Primer Ministro de Reino Unido Harold Wilson. Estos asesinatos suelen ir seguidos de un golpe de estado apoyado por la OTAN y Estados Unidos. Los intentos de asesinato de la Operación Gladio incluyeron al Presidente de Gaulle y al Papa Juan Pablo II (15).

Yves Guerin-Serac fue el Gran Maestro de las Operaciones Negras detrás de la Operación Gladio. “Era un esclavo de su visión personal de un Nuevo Orden Mundial cristiano-fascista. También fue el mentor intelectual del terrorismo Gladio. Escribió los manuales básicos de entrenamiento y propaganda que pueden describirse con justicia como el orden de batalla de Gladio”, escribe Richard Cottrell en “Gladio: El puñal de la OTAN en el corazón de Europa”.

Fue un héroe de guerra, un agente provocador, un asesino, un bombardero, un agente de inteligencia, un católico mesiánico y el gran maestro intelectual detrás de la “Estrategia de la Tensión”, esencial para el éxito de la Operación Gladio. Guerin-Serac publicó a través de Aginter Press el manual de Gladio, incluyendo Nuestra Actividad Política en lo que puede describirse acertadamente como el Primer Mandamiento de Gladio:

“Nuestra creencia es que la primera fase de la actividad política debe ser crear las condiciones que favorezcan la instalación del caos en todas las estructuras del régimen […] En nuestra opinión, el primer movimiento que debemos hacer es destruir la estructura del Estado democrático bajo la cobertura de las actividades comunistas y pro-soviéticas […] Además, tenemos gente infiltrada en estos grupos” (16).

Guerin-Serac continúa:

“Dos formas de terrorismo pueden provocar esa situación [la ruptura del Estado]: el terrorismo ciego (cometer masacres indiscriminadas que causen un gran número de víctimas), y el terrorismo selectivo (eliminar a personas elegidas)…

“Esta destrucción del Estado debe llevarse a cabo bajo la cobertura de “actividades comunistas”. Después, hay que intervenir en el seno del ejército, del poder jurídico y de la iglesia, para influir en la opinión popular, proponer una solución y demostrar claramente la debilidad del aparato jurídico actual. Hay que polarizar la opinión popular de tal manera que se nos presente como el único instrumento capaz de salvar la nación” (17).

La violencia anárquica y aleatoria iba a ser la solución para provocar ese estado de inestabilidad y permitir así un sistema completamente nuevo, un orden autoritario global. Yves Guerin-Serac, que era abiertamente fascista, no sería el primero en utilizar tácticas de falsa bandera que fueron atribuidas a los comunistas y utilizadas para justificar un control policial y militar más estricto por parte del Estado.

El 27 de febrero de 1933 Hermann Göring, el segundo al mando de Hitler, gritó ante el incendio del Reichstag: “¡Este es el comienzo de la revolución comunista! No debemos esperar ni un minuto. No tendremos piedad. Todo funcionario comunista debe ser fusilado, dondequiera que se encuentre. Todo diputado comunista debe ser colgado hoy mismo” (18).

Es increíble que la gente no parezca cansarse nunca de este tipo de teatralidad como parte de la narrativa popular de lo que se nos dice que conforma nuestra historia, sin importar cuántas veces la hayamos escuchado antes. La línea de chivos expiatorios obvios también es algo que parece no cansarse nunca. En el caso del incendio del Reichstag, ahora ampliamente reconocido como una falsa bandera, fue un judío holandés desconcertado el que fue acusado al instante.

Al día siguiente del incendio, seis días antes de las elecciones generales previstas, Hitler convenció al anciano y confuso presidente von Hindenburg (el icono de la Primera Guerra Mundial) de que la crisis era de una gravedad tan profunda que sólo podía afrontarse con la abolición total de todas las libertades personales. La Ley de Incendio del Reichstag otorgada por Hindenburg dio a Hitler muchos de los instrumentos que necesitaba para la toma total del poder. En dos semanas, la democracia parlamentaria también quedó reducida a las brasas humeantes de la historia. No sería la única falsa bandera orquestada por Hitler.

En “Gladio, la daga de la OTAN en el corazón de Europa” Richard Cottrell escribe: “Las unidades de la SS obligaron a un pequeño grupo de víctimas de los campos de concentración ‘liberadas’ de Buchenwald y disfrazadas con uniformes polacos, a realizar un simulacro de ataque de falsa bandera contra la principal torre de radio del estado libre de Danzig, controlado por los nazis. Alegando una provocación de los polacos, se produjo la invasión alemana de Polonia” (19).

Guerin-Serac pasó su vida dedicado a un nuevo Imperio Negro (20) que soñaba que combinaría la divinidad universal de la iglesia romana con Estados Unidos y Europa como sucesor del Sacro Imperio Romano. Esto era el fascismo cristiano e Yves Guerin-Serac era su cruzado (21). Pertenecía a varias bandas antiguas, incluyendo la primera generación de “antiguos” nazis y fascistas. También pertenecía a un veterano clan de oficiales franceses ensangrentados en las luchas de Indochina y Corea y era miembro de la tropa de élite de la 11 Brigada Paracaidista de Choque, que colaboraba con la SDECE (agencia de inteligencia francesa). Su conexión con la inteligencia francesa sería clave para que se convirtiera en miembro fundador de la Organisation Armée Secrète (OAS), un grupo terrorista francés, formado por oficiales franceses descontentos, con sede en España, que luchaba contra la independencia de Argelia. Guerin-Serac formaría una intrincada red paramilitar y terrorista por toda Europa, así como instalaciones de entrenamiento al servicio de la Operación Gladio, a través de la tapadera de Aginter Press.

Cottrell escribe: “Guerin-Serac llegó a Lisboa en 1966 con un proyecto inspirador para la siguiente etapa de la lucha contra el liberalismo impío. Propuso […] una organización que actuaría nada menos que como una agencia de viajes internacional para terroristas. La financiación principal fue suministrada por la CIA, según la Comisión Pellegrino establecida en 1995 por el Senado italiano para investigar los ‘anni di piombo’ [años de plomo]. Guido Salvini fue el magistrado designado para examinar el atentado de 1969 contra el banco agrícola de la plaza Fontana de Milán. Culpó firmemente a Aginter Press, de Guerin-Serac. Salvini dijo a los senadores que los agentes de Aginter estaban activos en Italia desde 1967, instruyendo a las organizaciones neofascistas militantes locales en el uso de explosivos. A partir de este dato, la CIA está positivamente conectada con la ola de terrorismo de Gladio que barre Europa” (22).

Detrás de la sencilla fachada comercial de Aginter Press se escondía una red invisible diseñada para transportar terroristas por Europa, América Latina y África, proporcionando documentos y pasaportes falsos a asesinos que se hacían pasar por reporteros y fotógrafos, entre ellos Guerin-Serac (23).

Cottrell continúa: “Aginter […] era una escuela de acabado del Gladio, donde los reclutas de los ejércitos secretos de toda Europa eran entrenados en las artes de la fabricación de bombas, el asesinato, las operaciones psicológicas, la desestabilización y la contrainsurgencia. Gran parte de estos cursos se tomaron prestados de los libros de texto del centro de guerra encubierta del ejército estadounidense en Fort Bragg. Entre los instructores invitados de vez en cuando se encontraban miembros del SAS británico, los Boinas Verdes […] Guerin-Serac fue llamado alegremente a la vecina España para organizar los escuadrones de la muerte que aplastaban la resistencia al régimen de Franco. Las actividades de Aginter han sido rastreadas en todos los países en los que la Estrategia de la Tensión operó a pleno rendimiento: Turquía, Grecia, Chipre, Italia, Alemania y Bélgica” (24).

¡Disparad a los bastardos!

Gran Bretaña no esperó al final de la Segunda Guerra Mundial para cooperar con los nazis. Bajo la dirección de Mussolini, las tropas italianas atacaron Grecia durante la Segunda Guerra Mundial en 1940, pero fueron derrotadas por la resistencia masiva de la población griega. Hitler, por su parte, envió sus tropas alemanas que conquistaron el país y lo pusieron bajo el control de las Potencias del Eje en 1941. Los griegos volvieron a organizar una operación de resistencia masiva y durante toda la guerra el ejército alemán tuvo grandes dificultades para mantener el país bajo control. Al igual que en Italia y Francia, la organización de resistencia más fuerte de Grecia a la ocupación fascista estaba dominada por los comunistas. El ELAS, el Ejército Popular de Liberación, había sido fundado por iniciativa del Partido Comunista Griego (KKE) unos meses después de la invasión alemana. El EAM, el brazo político del Ejército Popular de Liberación, también estaba dominado por los comunistas griegos. De una población de siete millones, hasta dos millones de griegos eran miembros del partido EAM, mientras que 50.000 luchaban activamente en las filas del ejército del ELAS (25).

Las operaciones del ELAS contaron con el apoyo del ejército secreto británico SOE (26). Se desarrollaron muchas amistades personales entre los combatientes de la resistencia griega del ELAS y los oficiales de enlace del SOE británico. Sin embargo, esto se rompió bruscamente en marzo de 1943, cuando el primer ministro Winston Churchill decidió interrumpir todo el apoyo británico al ELAS, ya que temía que Grecia, tras la derrota de las potencias del Eje, pudiera quedar bajo control comunista. En ese momento, Grecia estaba en plena guerra con los nazis alemanes.

Para minimizar el poder de los comunistas y socialistas griegos, Londres planeó reinstalar al rey conservador griego Jorge II, que había cooperado con el dictador fascista Ioannis Metaxas (primer ministro de Grecia de abril de 1936 a enero de 1941), para formar un gobierno pro-fascista. Metaxas había pedido un “nuevo orden” fascista en Grecia, argumentando 1943, que la Gran Depresión demostraba el fracaso de la democracia y que el fascismo era la solución (27). Esta solución fascista se produjo en consonancia con la restauración de la monarquía griega (28). La directriz crucial del Ministerio de Asuntos Exteriores británico del 20^ de marzo de 1943 decía “El SOE debe dirigirse siempre hacia los grupos dispuestos a apoyar al Rey y al Gobierno, y además inculcar a los grupos que puedan ser antimonárquicos el hecho de que el Rey y el Gobierno disfrutan del más completo apoyo del Gobierno de Su Majestad” de Gran Bretaña (29). El rey Jorge II no era muy popular entre muchos griegos después de haber cooperado con el dictador fascista Metaxas. Sin embargo, Londres siguió la política conservadora y, en octubre de 1943, el Ministerio de Asuntos Exteriores británico llegó a contemplar “una política franca de ataque y debilitamiento de EAM por todos los medios a nuestro alcance” (30).

Los “antiguos” colaboradores nazis y las unidades especiales de derechas, como las Bandas X fascistas, con el apoyo británico, comenzaron a perseguir y matar a los combatientes del ELAS. Sin embargo, estos grupos no contaban con el apoyo popular y los niveles de reclutamiento eran sólo de unos 600 hombres. Por ello, Churchill decidió subir la apuesta y a finales de 1944 dio la orden de crear una nueva unidad del ejército griego, que llegó a ser conocida de diversas formas como Brigada de Montaña Griega, Fuerza de Incursión Helénica o LOK, su acrónimo griego Lochos Oreinon Katadromon (31). Al estar dirigida contra los comunistas y los socialistas, la unidad excluía a “casi todos los hombres con opiniones que iban desde el conservadurismo moderado hasta la izquierda”. Bajo la supervisión militar británica y por orden expresa de Churchill, la unidad se llenó de monárquicos y antirrepublicanos” (32).

Ganser escribe en “Los ejércitos secretos de la OTAN” que “mientras el ELAS luchaba tanto contra los ocupantes nazis alemanes como contra la Fuerza de Incursión Helénica patrocinada por los británicos, Churchill temía un desastre de relaciones públicas si se revelaba al público británico que Londres estaba apoyando secretamente a los fascistas contra los comunistas en Grecia. Por ello, en agosto de 1944 ordenó a la BBC que eliminara “cualquier tipo de crédito” al ELAS cuando informara sobre la liberación de Grecia. Pero sólo unas semanas después el ELAS consiguió la victoria sobre los ocupantes alemanes y Hitler se vio obligado a retirar a sus soldados también de Grecia. Churchill exigió inmediatamente que la resistencia se desarmara, una orden que el ELAS estaba dispuesto a obedecer si se aplicaba igualmente a su único enemigo restante en el campo, la Fuerza de Asalto Helénica patrocinada por los británicos” (33).

Gran Bretaña se negó a disolver el ejército secreto de derechas y por ello se produjeron grandes manifestaciones griegas contra el apoyo de Gran Bretaña a la monarquía fascista el 3 de diciembre de 1944, apenas seis semanas después de que las fuerzas de Hitler hubieran sido derrotadas y expulsadas del país. Un pequeño grupo de entre 200 y 600 manifestantes pacíficos, hombres, mujeres y niños, se reunieron en la plaza Syntagma de Atenas, la plaza principal frente al parlamento griego. Un grupo mucho mayor, de 60.000 manifestantes, se vio retrasado por los bloqueos policiales. Las tropas británicas y la policía con ametralladoras estaban posicionadas en los tejados (34). De repente, y sin previo aviso, la manifestación pacífica se convirtió en una masacre cuando se dio la orden: “Disparad a los bastardos”. Poco después del baño de sangre, el grupo principal de manifestantes llegó a la plaza. En una muestra de notable contención, estos 60.000 manifestantes celebraron una manifestación pacífica contra el apoyo de Gran Bretaña a la monarquía fascista, mientras se encontraban entre los cadáveres de sus camaradas recientemente asesinados.

En Londres Churchill se enfrentó a una furiosa Cámara de los Comunes que exigió una explicación por la barbarie. Aunque admitió que había sido una “cosa espantosa”, Churchill subrayó que era igualmente estúpido llevar a un gran número de niños desarmados a una manifestación, mientras la ciudad estaba llena de hombres armados. El papel del ejército secreto de derechas en la masacre de Syntagma nunca fue investigado (35).

La Doctrina Truman

Tras la demostración de fuerza, los británicos reinstalaron al rey Jorge II y se sucedieron débiles gobiernos títeres británicos de tendencia derechista. Una facción de la resistencia griega se rearmó y se echó al monte y en el otoño de 1946 inició una guerra civil contra los británicos y la derecha local. Una Gran Bretaña agotada pidió a principios de 1947 el apoyo de Estados Unidos. Truman, con su famosa “doctrina” de marzo de 1947, logró convencer al Congreso de que interviniera abiertamente en Grecia. Grecia fue el primer país invadido por Estados Unidos durante la Guerra Fría (36). En las décadas siguientes, Washington esgrimió el argumento utilizado en Grecia para justificar sus invasiones abiertas o encubiertas en Corea, Guatemala, Irán, Cuba, Vietnam, Camboya, Nicaragua, Panamá y varios otros países (37).

Estados Unidos inició en secreto la Operación Antorcha y utilizó la guerra química para derrotar a la resistencia griega lanzando miles de kilos de napalm sobre Grecia (38). A finales de 1948 la resistencia griega, que había derrotado a los fascistas italianos, a los nazis alemanes y a las tropas británicas, se derrumbó finalmente tras años de lucha heroica. Una Grecia vacía se unió a la OTAN en 1952 y para entonces “se había convertido en un aliado-cliente sumamente fiable de Estados Unidos. Era un anticomunista acérrimo y estaba bien integrado en el sistema de la OTAN” (39).

En “El secuestro de Grecia: el Rey, los coroneles y la resistencia”, Peter Murtagh escribe: “La Fuerza de Asalto [Helénica] se duplicó como el brazo griego de la red clandestina de guerrilla paneuropea creada en los años 50 por la OTAN y la CIA y controlada desde el cuartel general de la OTAN en Bruselas por el Comité de Coordinación Aliada […] La rama griega de la red era […] conocida como Operación Piel de Oveja” (40).

¿Es esto a lo que se refería Kalergi en su “Cruzada por la Paneuropa”?, ¿una “red clandestina de guerrilla paneuropea” para “defender” a Europa? Ganser escribe: “La junta griega consolidó su poder a través de un régimen de encarcelamiento y tortura […] Comunistas, socialistas, artistas, académicos, periodistas, estudiantes, mujeres políticamente activas, sacerdotes, incluyendo a sus amigos y familiares fueron [horriblemente] torturados […] El inspector Basil Lambro, jefe de la policía secreta de Atenas, solía decir: ‘Aquí todos somos demócratas’. ‘Todos los que vienen aquí hablan. No nos estropean el historial’. El sádico torturador dejaba claro a sus víctimas: ‘Nosotros somos el gobierno, vosotros no sois nada’. ‘El gobierno no está solo. Detrás del gobierno están los americanos’. Si estaba de humor, Basil también ofreció su análisis de la política mundial: ‘El mundo entero está en dos partes, los rusos y los americanos. Nosotros somos los americanos. Agradece que sólo te hayamos torturado un poco. En Rusia os matarían’” (41).

El brazo americano del Gladio

La Ley de Seguridad Nacional de 1947, un caballo de Troya, formaba parte de la nueva generación de legislación posterior a Roosevelt y condujo a la creación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), colocándola bajo la dirección del Consejo de Seguridad Nacional (NSC). Aunque no autorizaba explícitamente a la CIA a realizar operaciones encubiertas, la Sección 102 era lo suficientemente vaga como para permitir abusos. En diciembre de 1947, menos de cuatro meses después de la creación de la CIA, se percibió la necesidad de “frenar el flujo del comunismo” en Europa Occidental -en particular en Italia- mediante una “guerra psicológica” abierta y encubierta, y nació el NSC 4-A (42). El NSC 4-A sería sustituido por el NSC 10/2 (43) menos de un año después, aprobado por el presidente Truman el 18 de junio de 1948, creando la Oficina de Coordinación Política (OPC). El NSC 10/2 fue el primer documento presidencial que especificaba un mecanismo para aprobar y gestionar las operaciones encubiertas, y también el primero en el que se definía el término “operaciones encubiertas”.

Tras el escándalo del Watergate, el parlamento estadounidense investigó a la CIA y al NSC a través de las Audiencias del Comité del Senado de Frank Church (44 y descubrió que “las elecciones nacionales celebradas en Europa en 1948 habían sido una de las principales motivaciones para la creación de la OPC… Mediante la canalización de fondos a los partidos de centro y el desarrollo de activos mediáticos, la OPC intentó influir en los resultados electorales, con un éxito considerable […] Estas actividades constituyeron la base de la acción política encubierta durante los siguientes veinte años. Hasta 1952, sólo en un país de Europa Central se estaban llevando a cabo aproximadamente cuarenta proyectos de acción encubierta […] Hasta 1950, las actividades paramilitares del OPC (también denominadas acciones preventivas) se limitaban a los planes y preparativos de las redes de seguridad en caso de una futura guerra. A petición del Estado Mayor Conjunto, estas operaciones proyectadas de la OPC se centraron, una vez más, en Europa Occidental y fueron diseñadas para apoyar a las fuerzas de la OTAN contra un ataque soviético” (45).

George F. Kennan seleccionó a Frank Wisner como primer comandante de la unidad de acción encubierta de la CIA, la OPC. Wisner y otros oficiales de la OPC de Estados Unidos “tendían a ser patricios blancos anglosajones de viejas familias con dinero antiguo […] y heredaron en cierto modo las actitudes tradicionales británicas hacia las razas de color del mundo” (46). Wisner se convirtió en el principal arquitecto de la red de ejércitos secretos en Europa Occidental. De 1948 a 1950 la OPC fue una operación renegada dirigida por Allen Dulles y Frank Wisner. En 1950 la OPC pasó a llamarse Dirección de Planes y continuó bajo el mando directo de Frank Wisner. George F. Kennan, supervisor de la OPC en aquella época, apoyaría firmemente la aprobación de la NSC 10/2 y las acciones encubiertas de la CIA en Italia y más allá.

Ganser escribe:

“Junto al Pentágono, las Fuerzas Especiales estadounidenses también participaron directamente en la guerra secreta contra los comunistas en Europa Occidental, ya que junto con el SAS entrenaron a los miembros de la red stay-behind. Después de que el servicio secreto de guerra estadounidense OSS se disolviera tras el final de la guerra, las Fuerzas Especiales estadounidenses renacieron con sede en Fort Bragg, Virginia, en 1952. El general McClure estableció un Centro de Guerra Psicológica en Fort Bragg y en el verano de 1952 la primera unidad de las Fuerzas Especiales, llamada de forma algo engañosa el 10^º Grupo de Fuerzas Especiales, se organizó de acuerdo con la experiencia de la OSS durante la Segunda Guerra Mundial, y heredó directamente la misión de esta última de llevar a cabo, al igual que el SAS británico, misiones de sabotaje y de reclutar, equipar y entrenar a las guerrillas con el fin de explotar el potencial de resistencia tanto en Europa Oriental como Occidental.

“En todo momento las Fuerzas Especiales de Estados Unidos se instalaron en Fort Bragg en 1952 el nombre de la rama de acción encubierta de la CIA cambió de “OPC” a “Dirección de Planes” (DP), y Wisner fue ascendido a Director Adjunto de Planes. Junto con el director de la CIA, Allen Dulles, intensificó las operaciones de acción encubierta de Estados Unidos a escala mundial. Dulles autorizó los intentos de asesinato de la CIA contra Castro y Lumumba, así como los experimentos de la CIA con LSD con sujetos involuntarios” (47).

Edward Lansdale, que era jefe de la Misión Militar de Saigón y protegido del general Lemnitzer, quería enviar un submarino a la costa de La Habana, donde crearía un “infierno de luz”. Al mismo tiempo, según el plan de Lansdale, agentes con base en Cuba advertirían a los nativos religiosos de la segunda venida de Cristo y de la aversión del Salvador por Fidel Castro. El plan se llamó “Eliminación por iluminación”, pero finalmente fue archivado (48). Sería divertido que tales planes se quedaran en el papel, pero estos hombres fueron responsables de la tortura y la muerte de innumerables individuos por los planes que se hicieron realidad.

Tan pronto como el general Lemnitzer se convirtió en Jefe de Estado Mayor del Ejército en 1959, instaló a Lansdale en un escritorio del despacho del Subsecretario de Defensa Gilpatric en el Pentágono. Lansdale fue puesto a cargo de la Operación Mangosta bajo el patrocinio directo de Lemnitzer con el objetivo principal de eliminar a Castro, desafiando directamente la ley federal que prohíbe los asesinatos políticos. La Operación Mangosta fue una extensa campaña de ataques terroristas contra civiles y operaciones encubiertas llevadas a cabo por la CIA y fue dirigida desde JM/Wave en Miami. Lansdale participaría en muchas operaciones encubiertas, incluyendo incursiones y bombardeos en Cuba y otros objetivos en toda América Latina.

En marzo de 1962 el general Lemnitzer, sin entender lo que había sucedido con Dulles, Bissell y Cabell, decidió que sería una buena idea proponer la Operación Northwoods al presidente Kennedy para su aprobación. La Operación Northwoods era una propuesta de operación de falsa bandera contra ciudadanos estadounidenses, que preveía que los agentes de la CIA escenificaran y cometieran realmente actos de terrorismo contra objetivos militares y civiles estadounidenses y posteriormente culparan al gobierno cubano para justificar una guerra contra Cuba. El plan fue redactado específicamente por el general Lemnitzer y tenía una sorprendente similitud con la Operación Gladio de la OTAN. La lógica de Northwoods era la de Gladio. El Estado Mayor se inclinaba por la violencia prefabricada porque creía que los beneficios obtenidos por el Estado cuentan más que las injusticias contra los individuos. El único criterio importante era alcanzar el objetivo y el objetivo era un gobierno de ultraderecha.

No había ni un solo punto en el manual de Northwoods que no equivaliera a un flagrante acto de traición, y sin embargo el estamento militar estadounidense envió el documento Top Secret – Justificación para la intervención militar de Estados Unidos en Cuba directamente a la mesa del Secretario de Defensa Robert McNamara, para que lo transmitiera al Presidente Kennedy. Ni que decir tiene que el presidente Kennedy rechazó la propuesta y unos meses más tarde no se renovó el mandato del general Lemnitzer como jefe del Estado Mayor Conjunto, que ocupó el cargo desde el 1 de octubre de 1960 hasta el 30 de septiembre de 1962.

Los intentos de asesinar a De Gaulle

Sin embargo, la OTAN no perdió el tiempo, y en noviembre de 1962 Lemnitzer fue nombrado comandante del Mando Europeo de Estados Unidos y Comandante Supremo Aliado en Europa (SACEUR) de la OTAN, cargo que ocupó desde el 1 de enero de 1963 hasta el 1 de julio de 1969.

Lemnitzer era la persona idónea para supervisar las operaciones intercontinentales del Gladio en Europa. Había sido uno de los principales impulsores de la creación del Grupo de Fuerzas Especiales en 1952 en Fort Bragg, donde se entrenaba a los comandos en las artes de la insurgencia guerrillera en caso de una invasión soviética de Europa. En poco tiempo, los hombres que llevaban con orgullo las distintivas boinas verdes estaban cooperando discretamente con las fuerzas armadas de una serie de países europeos y participando en operaciones militares directas, algunas de ellas extremadamente delicadas y altamente ilegales, si no francamente traicioneras.

Una de estas operaciones era la coalición OTAN/CIA, que había patrocinado al menos dos intentos de asesinar al presidente de Gaulle (49). En respuesta a esto, de Gaulle había echado el cuartel general de la OTAN de Francia, había retirado a Francia de la OTAN y había dado a Lemnitzer una orden sumaria de abandonar la OTAN. Si las órdenes del Presidente De Gaulle hubieran sido denegadas, éste habría estado dispuesto a ir a la guerra, por lo que hubo un poco de remodelación, pero en esencia el juego continuó intacto.

“Francia está decidida a recuperar en todo su territorio el pleno ejercicio de su soberanía” (De Gaulle). Muchos de los imperialistas pro-fascistas pensaron que De Gaulle finalmente iba a hacer el juego. Que aunque tuviera sus críticas al fascismo, al fin y al cabo era un anticomunista y un imperialista y, por tanto, era inevitable que acabara “viendo la luz”. Esto fue algo con lo que los pro-fascistas pensaron que podrían trabajar en la “reestructuración” de Europa en medio de la Guerra Fría.

Ganser escribe en Los ejércitos secretos de la OTAN: “Por iniciativa de Estados Unidos y de las fuerzas especiales británicas SAS, se creó en Francia un ejército secreto bajo el nombre encubierto de ‘Plan Bleu’ (Plan Azul) cuya tarea era impedir secretamente que el poderoso PCF [Partido Comunista de Francia] llegara al poder. El Plan Azul, en otras palabras, pretendía evitar que Francia se volviera roja […] El SAS, especializado en la guerra secreta, se puso en contacto con el recién creado servicio secreto francés Direction Generale des Etudes et Recherche (DGER) y acordó con ellos la creación de un ejército secreto en el norte de Francia, al otro lado del Canal de la Mancha, en la Bretagne” (50).

Un mes después de haber expulsado a los comunistas del gobierno, los socialistas franceses atacaron a la derecha militar y a la CIA y pusieron al descubierto el ejército secreto del Plan Bleu. El 30 de junio de 1947, el Ministro del Interior socialista francés, Edouard Depreux, expuso que se había creado un ejército secreto de derechas en Francia a espaldas de los políticos con el objetivo de desestabilizar el gobierno francés. “Hacia finales de 1946 tuvimos conocimiento de la existencia de una red de resistencia negra, formada por resistentes de extrema derecha, colaboradores de Vichy y [pro] monárquicos […] Tenían un plan de ataque secreto llamado ‘Plan Bleu’, que debería haber entrado en acción hacia finales de julio, o el 6 de agosto” de 1947 (51).

Ganser continúa:

“La guerra secreta contra los comunistas no terminó cuando el Plan Bleu fue expuesto y cerrado en 1947. Al contrario, el primer ministro socialista francés Paul Ramadier se encargó de que sus jefes de confianza dentro del servicio secreto militar no fueran destituidos por el escándalo. Cuando pasó la tormenta, ordenó a Henri Ribiere, jefe del SDECE, y a Pierre Fourcand, director adjunto del SDECE, a finales de 1947, la creación de un nuevo ejército secreto anticomunista bajo el nombre en clave de ‘rosa de los vientos’ (), el símbolo oficial de la OTAN en forma de estrella. El nombre en clave fue bien elegido, ya que cuando se creó la OTAN en 1949 con sede en París, el SDECE coordinó su guerra secreta anticomunista estrechamente con la alianza militar. Los soldados secretos comprendieron que, en su contexto marítimo original, la ‘rosa de los vientos’ () es el dibujo de la carta que se encuentra debajo de la aguja de la brújula según el cual se fija el rumbo y según el cual se efectúan correcciones si el barco corre peligro de desviarse” (52).

Sin embargo, se cometió un gran error al establecer la base de la OTAN en Francia. De Gaulle no iba a jugar a la pelota después de todo…

Después de la Segunda Guerra Mundial aumentó la presión para que las naciones europeas se comprometieran con el dictado de la OTAN. El Presidente de Francia Charles de Gaulle (1959-1969) no estaba de acuerdo con esta orientación. Uno de los principales puntos de este desacuerdo fue la fuerza de ataque nuclear, que De Gaulle creía que debía mantenerse firmemente fuera del control de la OTAN. Rechazaba la perspectiva de que Francia se viera arrastrada automáticamente a una guerra de disparos entre la OTAN y el Pacto de Varsovia. La implacable búsqueda de De Gaulle del nacionalismo y la independencia de Francia en política exterior y militar era claramente incompatible con los estatutos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Cuando De Gaulle empezó a hablar de entregar a Argelia su independencia, los antiguos aliados y los miembros de su propio ejército y policía decidieron que De Gaulle tenía que irse.

El 21 de abril de 1961 entró en acción un complot para derrocar al presidente de Gaulle, organizado por la OAS (Organisation Armée Secrète), el grupo terrorista francés dirigido por Yves Guerin-Serac. Ese día, cuatro generales descontentos, conocidos como el “grupo ultra”, dieron un golpe de Estado en Argel. El grupo civil de Washington, el Pentágono y el cuartel general de la OTAN en Francia se vieron implicados en el complot para eliminar al presidente francés y asegurar Argelia para Occidente. El dirigente del golpe, el general de la fuerza aérea Maurice Challe, fue anteriormente comandante de las fuerzas de la OTAN en Europa Central.

Los primeros esbozos del golpe se acordaron en el verano de 1960, cuando el antiguo gobernador de Argelia, Jacques Soustelle, mantuvo una charla secreta con Richard M. Bissell. Bissell, subdirector de planes de la CIA (antes llamada OPC), el ala de operaciones encubiertas de la CIA, y estrecho colaborador de Allen Dulles y Frank Wisner. Ese mismo año, Challe escenificó su renuncia a la OTAN. En enero de 1961 se reunieron los principales conspiradores y el principal punto del orden del día era la formación de la OAS como gobierno alternativo que sustituiría al de De Gaulle una vez que éste hubiera sido derrocado. Las figuras clave del Plan Bleu estaban presentes (53). Las fuerzas de Challe en Argelia se financiaron en secreto utilizando canales estrechamente relacionados con el Gladio francés (54). En la víspera del golpe, Bissell tuvo una reunión no revelada con Challe en Argel. Se le dijo a Challe que si conseguía controlar el país en 48 horas, el gobierno estadounidense reconocería formalmente su régimen (55). El golpe de estado finalmente fracasó.

Ganser escribe: “Cuando se fundó la OTAN en 1949, su cuartel general, incluido el SHAPE [Cuartel General Supremo de las Potencias Aliadas en Europa], se construyó en Francia. A partir de entonces, Francia fue especialmente vulnerable a la guerra secreta de la OTAN y de la CIA, como lamentó De Gaulle, ya que, junto con la OTAN, también el centro de mando secreto del Gladio, el CPC [Comité de Planificación Clandestina], se encontraba en París, como reveló el documento italiano “Las fuerzas especiales del SIFAR [servicio de inteligencia italiano] y la operación Gladio” de junio de 1959. ‘A nivel de la OTAN hay que mencionar las siguientes actividades 1. La actividad del CPC de París… adscrito al SHAPE’” (56).

Lo que esto significa es que el centro de mando de Gladio, el Comité de Planificación Clandestina (CPC), se encontraba en París para coordinarse directamente con el cuartel general de la OTAN. En otras palabras, Gladio trabajaba directamente para el centro de mando de la OTAN.

Ganser continúa: “Además, también el centro de mando secreto del Gladio ACC [Comité Clandestino Aliado] se reunió repetidamente en París. Fue una gran sorpresa para la Casa Blanca en Washington cuando en febrero de 1966 De Gaulle, debido a una serie de motivos estratégicos y personales que los historiadores aún se esfuerzan por explicar, decidió desafiar a Estados Unidos de frente y ordenó a la OTAN y a Estados Unidos que pusieran sus bases militares en Francia bajo control francés o que las desmantelaran. Estados Unidos y la OTAN no reaccionaron al ultimátum, por lo que, en una decisión espectacular, De Gaulle sacó a Francia del mando militar de la OTAN el 7 de marzo de 1966 y expulsó a toda la organización de la OTAN, junto con sus agentes de acción encubierta, del territorio francés. Para enfado de Washington y del Pentágono, la sede europea de la OTAN tuvo que trasladarse a Bélgica. En Bruselas, Mons y Casteau se erigieron los nuevos cuarteles generales europeos de la OTAN, donde han permanecido hasta hoy. La investigación parlamentaria belga sobre Gladio y la guerra secreta confirmó más tarde que ‘en 1968 la presidencia del CPC se trasladó a Bruselas’ para estar con la OTAN. La investigación en Bélgica reveló además que el centro de guerra secreta del CAC celebró una reunión con participación internacional en Bruselas en fecha tan tardía como el 23 y 24 de octubre de 1990.

El autor belga del Gladio, Jan Willems, llamó la atención sobre el delicado hecho de que cuando De Gaulle retiró al ejército francés del mando militar integrado de la OTAN, se cancelaron algunos de los acuerdos secretos entre Francia y Estados Unidos. En esta ocasión se reveló que existían protocolos secretos relativos a la lucha contra la subversión comunista, firmados bilateralmente por Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. De Gaulle denunció los protocolos como una violación de la soberanía nacional. En otros estados de la OTAN también se revelaron cláusulas secretas similares. En Italia, Giuseppe de Lutiis reveló que al convertirse en miembro de la OTAN, Italia firmó en 1949 no sólo el Pacto Atlántico, sino también protocolos secretos que preveían la creación de una organización no oficial “encargada de garantizar el alineamiento interno de Italia con el bloque occidental por cualquier medio, incluso si el electorado mostrara una inclinación diferente”. Y también en el acuerdo inicial de la OTAN en 1949 se exigía que antes de que una nación pudiera adherirse, debía haber establecido ya una autoridad de seguridad nacional para luchar contra el comunismo a través de cuadros ciudadanos clandestinos’”.

De Gaulle no sólo no iba a estar de acuerdo con los ejércitos secretos de la OTAN, sino que iba a intervenir activamente para asegurar la soberanía de los países europeos contra el objetivo final imperialista fascista de la OTAN y sus armas secretas Gladio. Era una guerra total en el mundo clandestino de la inteligencia y la guerra clandestina, y De Gaulle era uno de los pocos que estaba totalmente equipado para jugar el juego.

Más de 30 intentos de asesinato se produjeron durante la presidencia de De Gaulle. Después de 43 años, en 2009, Francia finalmente se reincorporaría a la OTAN, una decisión tomada por el presidente Nicolas Sarkozy, que ha tenido “un interesante historial de ganar elecciones con dramáticas intervenciones post-terroristas perfectamente programadas” (57). Hay que señalar que se ha hecho un gran esfuerzo por negar rotundamente o restar importancia al papel de Francia en Gladio, y a la participación de la OTAN, sin embargo, son demostrablemente falsos. Cuando la Operación Gladio de Italia fue finalmente revelada al mundo a principios de la década de 1990, hubo un frenesí de los medios de comunicación preguntando si otros gobiernos dentro de Europa también estaban implicados.

Los franceses y los británicos negaron que sus gobiernos estuvieran implicados en las redes Gladio. El Primer Ministro italiano Andreotti, que no quería ser el único barco hundido, destrozó sin piedad el encubrimiento francés cuando el 10 de noviembre de 1990 declaró que Francia también había participado en la reciente reunión del organismo director del Gladio, el ACC (Comité Clandestino Aliado), celebrada en Bélgica el 23 de octubre de 1990. Sólo con la acusación de Andreotti, Francia cambió de tono y reconoció su papel en el Gladio, y el ministro francés de Defensa, Jean Pierre Chevènement, afirmó que el ejército secreto francés era “completamente pasivo” (58).

En la tranquilidad de una pequeña ciudad belga

“El tráfico sexual, la pederastia industrial, las denuncias de películas snuff realizadas para el chantaje político y financiero, o simplemente para obtener beneficios, se enredaron en una negra telaraña de espías, el tráfico de drogas oficialmente confabulado, la red paramilitar secreta y la constante intromisión de los altos mandos de la OTAN en los asuntos internos del país” (Richard Cottrell, Gladio: El puñal de la OTAN en el corazón de Europa).

Bélgica está formada por una población étnica flamenca y francesa. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos flamencos se pusieron abierta o simbólicamente del lado de los alemanes, con la esperanza de que la nación flamenca -incluso dentro de una mancomunidad nazi- acabara con Bélgica por completo.

“Un residuo de la confraternización en tiempos de guerra con los alemanes condujo a un simbolismo pagano de estilo nazi y a ceremonias místicas de vinculación sanguínea dentro de la red de stay-behind belga y de elementos de las fuerzas armadas nacionales, que en cualquier caso se inclinaban hacia la derecha. Esta vena mística tuvo una importancia escalofriante a la hora de dar forma a muchas de las perversiones que aún no se habían producido en Bélgica” (Richard Cottrell escribe en Gladio: La daga de la OTAN en el corazón de Europa) (59).

En Los ejércitos secretos de la OTAN Ganser escribe: “Según el autor belga del Gladio, Jan Willems, la creación del WUCC [Comité Clandestino de la Unión Occidental] en la primavera de 1948 había sido una consecuencia directa de un discurso público del ministro de Asuntos Exteriores británico, Ernest Bevin, celebrado en Londres el 22 de enero de 1948. Ante el parlamento británico, Bevin había elaborado su plan para una “Unión Occidental”, una organización internacional diseñada para contrarrestar lo que él percibía como la amenaza soviética en Europa” (60).

Ernest Bevin (Secretario de Estado de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, de julio de 1945 a marzo de 1951) contribuyó a la creación de la OTAN y fue fundamental en la fundación del Departamento de Investigación de la Información (IRD), un departamento secreto de propaganda de la Guerra Fría del Ministerio de Asuntos Exteriores británico, especializado en propaganda pro-colonial, anticomunista y de desinformación, incluida la propaganda negra. (61 Su compromiso con el sistema de seguridad de Europa Occidental, le llevó a firmar el Tratado de Bruselas en 1948. Este Tratado atrajo a Gran Bretaña, Francia, Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo a un acuerdo de seguridad colectiva, abriendo el camino a la formación de la OTAN en 1949 (62). Bevin también desempeñó un papel en el Parlamento al desinformar a los diputados y no extraditar al muftí de Jerusalén, mientras estaba bajo custodia francesa, que había sido instalado y financiado por el gobierno británico en Palestina y que había colaborado estrechamente con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial (63).

La pequeña Bélgica, poco después del traslado de la OTAN a Bruselas, contaba con los segundos cárteles del crimen más poderosos e intrusivos de Europa Occidental. En muy poco tiempo, la cabina de mando de Europa era también su principal centro de narcóticos y armas ilegales, con un complemento de tráfico sexual. Según el periodista de investigación Richard Cottrell (64), la CIA había reclutado a nazis belgas -en su mayoría, pero no exclusivamente, flamencos- tan pronto como terminó la guerra, y los seleccionó para altos cargos a nivel estatal y provincial. Estas “antiguas” figuras nazis belgas fueron protegidas de la justicia y liberadas de la cárcel bajo la protección de la CIA. Las maquinaciones de la OTAN, junto con los expertos en contrainsurgencia importados por el general Lemnitzer (65), fueron responsables de la formación de las operaciones Gladio belgas, divididas en secciones SDRA-8 (francesa) y STC/Mob (flamenca) (66).

Cottrell escribe: “Según el periodista Manuel Abramowitz -un destacado investigador de la extrema derecha en Bélgica- los neonazis fueron incitados a infiltrarse en todos los mecanismos del Estado, con especial atención a la policía y el ejército. En la década de 1980, este nivel de penetración había llegado a ser tan profundo -gracias a frentes fascistas como la milicia neonazi Westland New Post y su contraparte francófona, Front de la Jeunesse- que podría decirse que las fuerzas militares de Bélgica habían caído casi por completo bajo el control extremista. Ni una sola vez, tras las numerosas operaciones de falsa bandera de las décadas siguientes, apareció una prueba convincente de una fuerza subversiva de izquierdas coordinada y creíble que operara en suelo belga, mientras que las organizaciones sediciosas de la extrema derecha florecían abiertamente” (67).

El senador Hugo Coveliers, presidente de la comisión especial de investigación sobre el gansterismo y el terrorismo en Bélgica (1988-1990), rastreó la presencia de materiales incriminatorios hasta una unidad especial llamada “policía judicial”. Esto es lo que dijo Coveliers sobre lo que se conoció como el “escándalo de los expedientes X”:

“Imagínese, en todas partes se oye la historia de un dossier de chantaje en el que organizaciones de extrema derecha están en posesión de fotos y vídeos en los que varias personas prominentes de Bruselas y sus alrededores tienen relaciones sexuales con chicas jóvenes; menores de edad, se dice. La existencia de este dossier siempre ha sido negada con vehemencia. Hasta que se demostró que los testimonios y vídeos de este asunto estaban efectivamente en posesión de los servicios policiales.

“El expediente, al principio inexistente, resulta que existe. Los vídeos sin sustancia resultan entonces lo suficientemente interesantes como para ser entregados al juez de instrucción encargado de la investigación de la Banda de Nivelles [considerada responsable de algunas de las masacres de las tiendas]. Pero esta persona, posteriormente, ¡tiene miedo de declarar al respecto! ¡Qué creen que está pasando aquí!” (68).

Cottrell, que es un antiguo diputado del Parlamento Europeo y ha llevado a cabo investigaciones formales ordenadas por el Parlamento Europeo, explora estas vías con mayor detalle en su libro. Llega a la conclusión de que estas redes de tráfico sexual en Bélgica, que implican el abuso y el asesinato de niños, se fomentan entre los funcionarios públicos por dos razones. La primera es producir un chantaje incriminatorio que haga imposible la retirada política. La segunda razón es que algunas de estas actividades, que fueron grabadas y conservadas en archivos de alto secreto, formaban parte de las ceremonias de iniciación de los cultistas.

Cottrell escribe: “Se alegó que éstas implicaban rasgos neonazis paganos, como los rituales de sangre, practicados por elementos dentro de las fuerzas secretas del Estado, así como la estructura militar ortodoxa” (69).

En este contexto, el escándalo de la OTAN al publicar en Twitter el símbolo oculto nazi del Sol Negro para el día internacional de la mujer en 2022, podría no haber sido un desliz después de todo.

(1) En 1940 H.G. Wells acuñó la expresión “Nuevo Orden Mundial”
(2) Dorril, Stephen. Blackshirt: Sir Oswald Mosley and British fascism. Viking, London, New York, 2006, pgs. 560-561.
(3) Ibid, pg. 561.
(4) Chung, Cynthia. The Empire on which the Black Sun Never Set: The Birth of International Fascism and Anglo-American Foreign Policy. 2022, cap. 2.
(5) Dorril, Stephen. Blackshirt: Sir Oswald Mosley and British fascism. Viking, London, New York, 2006, pg. 577.
(6) Ibid, pg. 585.
(7) Sobre Otto Skorzeny, vid cap. 6, 8 y 11 del libro The Empire on which the Black Sun Never Set
(11) Ganser, Daniele. NATO’s Secret Armies: Operation Gladio and Terrorism in Western Europe. Frank Cass, London, New York, 2005, pg. 1.
(12) Willan, Philip. Terrorists helped by CIA to stop rise of left in Italy. The Guardian, 26 de marzo de 2001
(13) Ganser, NATO’s Secret Armies, pg. 28
(14) Cottrell, Richard. Gladio, NATO’s Dagger at the Heart of Europe: The Pentagon-Nazi-Mafia Terror Axis. Progressive Press, 2015.
(15) Para más detalles sobre el asesinato del papa Juan Pablo II, vid Cottrell, Gladio, NATO’s Dagger.
(16) Ganser, NATO’s Secret Armies, pgs. 115-121.
(17) Ibid
(18) William L. Shirer. The Rise and Fall of the Third Reich: A History of Nazi Germany. Simon & Schuster Paperbacks, 1959, pg. 192.
(19) Cottrell, The Pentagon-Nazi-Mafia Terror Axis
(20) El imperio negro es una referencia al Imperio Fascista.
(21) Kalergi’s Catholic Crusade for a Pan-Europe, cap. 2.
(22) Cottrell, Gladio, NATO’s Dagger
(23) Mosley y su hijo trabajaban para una agencia de viajes española organizada por Otto Skorzeny’s conectada a Aginter Press.
(24) Cottrell, Gladio, The Pentagon-Nazi-Mafia Terror Axis.
(25) Ganser, Daniele. (2005). NATO’s Secret Armies: Operation Gladio and Terrorism in Western Europe. Frank Cass, pg. 212.
(26) Ibid, pg. 212.
(27) Cliadakis, Harry. The Political and Diplomatic Background to the Metaxas Dictatorship, 1935-36. Journal of Contemporary History, enero de 1979. 14 (1), pgs. 117-138.
(28) Ibid
(29) Mackenzie, W.J.M. The Secret History of SOE Special Operations Executive 1940-1945. Little, Brown Group Limited, mayo de 2002, pg. 703.
(30) Ibid, pgs. 722-723.
(31) Murtagh, Peter. The Rape of Greece: The King, the Colonels and the Resistance. Simon & Schuster, Canada, enero de 1994, pg. 29.
(32) Ibid
(33) Ganser, NATO’s Secret Armies, pg. 213.
(34) Ibid, pg. 213-215.
(35) Ibid, pg. 213-215.
(36) Ibid, pg. 213-215.
(37) Ibid, pg. 215.
(38) Ibid, pg. 215.
(39) Blum, William. Killing Hope: U.S. Military and C.I.A. Interventions Since World War II. Common Courage Press, Maine, octubre de 2008, pg. 36.
(40) Murtagh, Peter. The Rape of Greece: The King, the Colonels and the Resistance. Simon & Schuster Canada, enero de 1994, pg. 41.
(41) Ganser, Daniele. NATO’s Secret Armies: Operation Gladio and Terrorism in Western Europe. Frank Cass, 2005, pg. 219.
(42) National Security Council. Memorandum from the Executive Secretary NSC 4. 9 de diciembre de 1947
(43) National Security Council, 18 de junio de 1948, Directiva en Office of Special Projects NSC 10/2.
(44) Comité de audiencias Frank Church del Senado https://en.wikipedia.org/wiki/Church_Committee
(45) Senado de Estados Unidos. Informe final del Comité para estudiar las operaciones del gobierno sobre las actividades de inteligencia. Book IV: Supplementary detailed staff reports on foreign and military intelligence, pg. 36.
(46) Powers, Thomas, The man who kept the secrets: Richard helms and the CIA, Alfred A. Knopf, enero de 1979, pg. 37.
(47) Ganser, NATO’s Secret Armies, pg. 57.
(48) Kruger, Henrik, The Great Heroin Coup: Drugs, Intelligence & International Fascism. South End Press, 1980, pg. 143.
(49) Cottrell, The Pentagon-Nazi-Mafia Terror Axis.
(50) Ibid, pg. 87.
(51) Faligot, Roger y Pascal, Krop. La piscine: Les services secrets francais 1944-1984. Seuil, mayo de 1985, pg. 85.
(52) Ganser, pg. 90.
(53) Blum, William, Killing Hope: U.S. Military and C.I.A. Interventions Since World War II. Common Courage Press, Maine, 2008, pg. 149.
(54) Cottrell, Gladio, NATO’s Dagger.
(55) Blum, William, Killing Hope, pg. 149.
(56) Ganser, NATO’s Secret Armies, pgs. 98-99.
(57) Cottrell, Gladio, NATO’s Dagger.
(58) Ganser, NATO’s Secret Armies, pg. 17.
(59) Cottrell, The Pentagon-Nazi-Mafia Terror Axis.
(60) Ganser, NATO’s Secret Armies, pg. 128.
(61) Burke, Jason, Secret British ‘black propaganda’ campaign targeted cold war enemies. The Guardian, 14 de mayo de 2022
(62) Baylis, John (1982). Britain and the Dunkirk Treaty: The Origins of NATO. Journal of Strategic Studies. 5 (2): pg. 236-47.
(63) See Chapter 11 of my book ‘The Empire on which the Black Sun Never Set.’
(64) Richard Cottrell es un antiguo miembro del Parlamento Europeo y periodista de investigación. Dirigió varias comisiones de investigación de la Eurocámara
(65) The Empire on which the Black Sun Never Set, cap. 8
(66) Cottrell, Gladio: NATO’s Dagger
(67) Ibid.
(68) Ibid.
(69) Ibid.

Cynthia Chung https://cynthiachung.substack.com

(*) Rosa de los vientos es el nombre de un ejército secreto anticomunista francés creado en 1947. El primer cuartel general de la OTAN se estableció en Francia en 1949.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo