El papel de la CIA en el tráfico de drogas durante la Guerra de Vietnam

A las 7:30 a.m. del 16 de marzo de 1968, la Fuerza de Tareas Barker asaltó la pequeña aldea de My Lai en la provincia de Quang Nai, Vietnam del Sur. Dos escuadrones acordonaron la aldea y otro, dirigido por el teniente William Calley, la ocupó y luego, acompañado por oficiales de inteligencia del ejército estadounidense, comenzó a masacrar a todos los habitantes. Durante las ocho horas siguientes, los soldados estadounidenses mataron metódicamente a 504 hombres, mujeres y niños.

El difunto Ron Ridenhour, que fue el primero en denunciar la masacre, dijo años después: “Sobre My Lai había helicópteros tripulados por todo el personal de la brigada, la división y la Fuerza de Tareas. Los tres niveles de la cadena de mando sobrevolaban literalmente el pueblo mientras se producía la masacre. Se necesita mucho tiempo para matar a 600 personas. Es un trabajo sucio. Estos tipos estuvieron sobrevolando desde las 7:30 de la mañana, cuando la unidad aterrizó por primera vez y comenzó a desplegarse en aquellas chozas. Permanecieron allí durante al menos dos horas, a 500 pies, 1.000 pies y 1.500 pies”.

El encubrimiento de esta operación comenzó casi desde el principio. El problema no fue la masacre en sí: las encuestas realizadas justo después del suceso mostraban que el 65 por ciento de los estadounidenses aprobaban la acción de Estados Unidos. Más bien, el encubrimiento fue para ocultar el hecho de que My Lai era parte del programa asesino de la CIA llamado Operación Fénix. Como escribe Douglas Valentine en su brillante libro “The Fénix Program”, la masacre de My Lai formaba parte de Fénix, el programa antiterrorista inventado apresuradamente que daba salida a los miedos reprimidos y a la ira de los hombres supermotivados de la Fuerza de Tareas Barker. Con el pretexto de neutralizar las infraestructuras, ancianos, mujeres y niños se convirtieron en el enemigo. Fénix hizo que disparar a un niño vietnamita fuera tan normal como disparar a un gorrión desde un árbol. Los objetivos procedían de información espuria proporcionada por agentes encubiertos vengativos, en violación del acuerdo de que la información recogida a través del censo no se proporcionaría a la policía. El desencadenante de la operación fue el suministro de una lista negra.

La Operación My Lai fue desarrollada por dos hombres en particular, Paul Ramsdell de la CIA y el coronel Khien, jefe de la provincia de Quang Nai. Operando bajo la tapadera de la Usaid (Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional), Ramsdell dirigió el programa Fénix en la provincia de Quang Nai, donde se encargó de preparar listas de presuntos dirigentes, organizadores y simpatizantes del FLN (Frente de Liberación Nacional, llamado “Vietcong” por los estadounidenses). Ramsdell pasó estas listas a las unidades del ejército estadounidense que llevaron a cabo las masacres. En el caso de My Lai, Ramsdell le dijo al oficial de inteligencia de la Fuerza de Tareas Barker, el capitán Koutac, que “cualquiera en esa zona era considerado un simpatizante del VC [Vietcong] porque no podías sobrevivir en esa zona a menos que fueras uno de los simpatizantes”.

Ramsdell había derivado esta creencia del coronel Khien, que tenía sus propias razones. Por un lado, su familia había sido duramente golpeada por la ofensiva del Tet lanzada por el FLN a principios de año. Además, el FLN había perturbado gravemente sus negocios. Khien era conocido como uno de los dirigentes más corruptos de Vietnam del Sur, un oficial que ganaba dinero de todo, desde el fraude en las nóminas hasta la prostitución. Pero, al parecer, de donde más obtuvo fue de la venta de heroína a los soldados estadounidenses.

Para la CIA, la necesidad de encubrir su participación en la masacre de My Lai se convirtió en algo primordial en agosto de 1970, cuando el sargento David Mitchell, miembro de la Fuerza de Tareas Barker, fue juzgado por matar a docenas de civiles vietnamitas en My Lai. Mitchell afirmó que la operación de My Lai se llevó a cabo bajo la supervisión de la CIA. El abogado de la Agencia, John Greaney, logró impedir que los abogados de Mitchell emitieran citaciones a cualquier personal de la Agencia. A pesar de estas maniobras, la CIA y los mandos militares temían que la verdad saliera a la luz, por lo que el general William Peers, de la inteligencia del Ejército de Estados Unidos, fue encargado -por así decirlo- de enderezar la situación.

Peers había sido anteriormente miembro de la CIA, y sus vínculos con las operaciones de la agencia en el sudeste asiático se remontaban a la Segunda Guerra Mundial, cuando supervisaba el Destacamento 101 de la OSS, el campo birmano, que a menudo operaba bajo la apariencia del comercio de opio. Peers también había sido jefe de la CIA en Taiwán a principios de la década de 1950, cuando la agencia apoyaba al dirigente exiliado del Kuomintang, Chiang Kai-shek, y a su secuaz Li Mi. Peers había ayudado a diseñar la estrategia de pacificación de Vietnam del Sur y era un buen amigo de Evan Parker, el oficial de la CIA que dirigía el Icex (Intelligence Coordination and Exploitation), la estructura de mando que supervisaba Fénix y otras operaciones de asesinato encubiertas. No es de extrañar que la investigación de Peers no encontrara pruebas de que la CIA fuera responsable de la masacre y que, en cambio, atribuyera la tragedia a las acciones incontroladas de los soldados rasos y los oficiales subalternos de la Fuerza de Tareas Barker.

‘Todos fueron torturados hasta la muerte’

Inmediatamente después de My Lai, las encuestas mostraban un 65 por ciento de aprobación del pueblo estadounidense, pero es poco probable que ese entusiasmo hubiera sobrevivido a los crudos hechos de la Operación Fénix. Por ejemplo, Bart Osborn, un oficial de inteligencia del ejército estadounidense que recogió los nombres de los sospechosos de Fénix, declaró ante el Congreso en 1972: “Nunca conocí a un detenido en todas estas operaciones que permaneciera vivo al final de su interrogatorio. Todos murieron. Nunca se ha establecido con certeza que alguna de estas personas estuviera de hecho cooperando con el VC [Vietcong], pero todas murieron, en su mayoría fueron torturadas hasta la muerte o arrojadas desde un helicóptero”.

Uno de los intentos más extravagantes de proteger a los verdaderos instigadores de My Lai tuvo lugar durante las audiencias del Congreso de 1970, dirigidas por el senador Thomas Dodd (padre del actual senador estadounidense por Connecticut). Dodd intentó culpar a My Lai del consumo de drogas de los soldados estadounidenses. Se le ocurrió la idea después de ver un artículo de la CBS que mostraba a un soldado estadounidense fumando marihuana en la selva después de un tiroteo. El senador convocó inmediatamente audiencias de su subcomité sobre delincuencia juvenil, y su personal se puso en contacto con Ron Ridenhour, el hombre que había denunciado por primera vez la masacre, antes del informe de Seymour Hersh. Ridenhour llevaba mucho tiempo intentando demostrar que My Lai había sido planificado desde arriba, por lo que aceptó testificar con la condición de que no se le planteara la descabellada teoría de que las drogas fueron las responsables de la masacre de más de 500 personas.

Pero nada más entrar Ridenhour en la sala, Dodd comenzó a hacer declaraciones sobre las propiedades de la marihuana tan extravagantes que el propio Harry Anslinger habría aprobado. Ridenhour no se pronunció, denunció el proceso y dijo fuera de la sala que “Dodd estaba tratando de apilar las pruebas”. Nadie mencionó las drogas en My Lai después de que ocurriera y, sin embargo, buscaban una excusa. A muchos, muchos estadounidenses les gustaría encontrar una razón para esta masacre que no sea una orden dada por el mando”.

Aunque Dodd estaba dispuesto a culpar simplemente de la masacre de My Lai a las drogas y pasar página, la prensa empezó a centrarse en el tema del consumo de drogas en Vietnam por parte de las fuerzas estadounidenses. La atención prestada a este asunto llevó a una delegación del Congreso a visitar Vietnam. Estaba dirigida por el representante Robert Steele, republicano de Connecticut, y el representante Morgan Murphy, demócrata de Illinois. Estuvieron en Vietnam durante un mes, hablaron con soldados y médicos, y volvieron con una conclusión sorprendente: “El soldado que va a Vietnam”, declaró Steele, “corre un riesgo mucho mayor de convertirse en un adicto a la heroína que en una víctima de combate”. Se calcula que hasta 40.000 soldados en Vietnam eran adictos a la heroína. Más tarde, una investigación del New York Times estimó que el recuento podría ser aún mayor, tal vez hasta 80.000.

Naturalmente, el Pentágono prefería una cifra menor, estimando el número total de heroinómanos entre 100 y 200. Pero para entonces, el presidente Nixon había empezado a sospechar del flujo de cifras emitidas por el Departamento de Defensa y envió al asesor de política interior de la Casa Blanca, Egil Krogh Jr., a Vietnam para obtener otra opinión. Krogh pasó poco tiempo con los generales, pero fue al campo donde observó a los soldados encendiendo abiertamente porros y pipas tailandesas, y presumiendo de la pureza de la heroína que consumían. Krogh volvió con la noticia de que al menos el 20 por ciento de los soldados estadounidenses eran consumidores de heroína. Esta cifra impresionó a Richard Nixon, que comprendió inmediatamente que, si bien los estadounidenses podían estar dispuestos a ver morir a sus hijos en el frente de batalla contra el comunismo, les entusiasmaría mucho menos la noticia de que cientos de miles de esos mismos hijos volverían a casa convertidos en heroinómanos.

El zorro al cuidado de las gallinas

En parte como respuesta a estos hallazgos, Nixon reclutó a la CIA para su guerra contra las drogas. El hombre que la Agencia eligió para proponer como coordinador con la Casa Blanca fue Lucien Conein, un veterano de la estación de la CIA en Saigón, donde había participado en el golpe de 1963 que había visto al presidente survietnamita Ngo Dinh Diem asesinado junto con su hermano Ngo Dhin Nhu. (Los Diem fueron considerados por el presidente Kennedy y sus asesores como insuficientemente contundentes en la prosecución de la guerra. Lo que la CIA propuso, los generales survietnamitas locales lo ejecutaron, y los Diem murieron en una lluvia de balas de ametralladora). En el momento de su muerte, Nhu era uno de los mayores traficantes de heroína de Vietnam del Sur. Su proveedor era un corso que vivía en Laos llamado Bonaventure Francisci.

El propio Lucien Conein era de ascendencia corsa y, como parte de su trabajo de inteligencia, había mantenido vínculos con gánsteres corsos en el sudeste asiático y en Marsella. Su función en el equipo de lucha contra la droga de la Casa Blanca parece haber sido, más que implementar una interdicción eficaz de los suministros de drogas, proteger las actividades de la CIA relacionadas con el narcotráfico. Por ejemplo, una de las primeras recomendaciones de la CIA -un reflejo instintivo, de hecho- fue montar una “campaña de asesinatos“ contra los señores de la droga del mundo. La CIA argumentó que sólo había un puñado de señores de la heroína y que sería fácil eliminarlos a todos. Un memorando de la Casa Blanca de 1971 recuerda este consejo de la Agencia: “Con 150 asesinatos selectivos, toda la industria de fabricación de heroína puede caer en el caos”. En esa lista había conjuntos relativamente pequeños y otros que no tenían ninguna conexión con las fuerzas del Kuomintang respaldadas por la CIA y que controlaban suministros cruciales fuera de los Estados Shan. Esta discreción no era nueva, ya que existía un acuerdo entre la Oficina de Narcóticos y Drogas Peligrosas de Anslinger (precursora de la DEA) y la CIA para no enviar agentes de Anslinger al sudeste asiático, a fin de no perturbar los complejos acuerdos de la CIA en la región.

Otro método defendido por Conein era contaminar las reservas de cocaína de Estados Unidos con metedrina, para que los consumidores reaccionaran violentamente administrándose la mezcla y se volvieran contra sus proveedores. No hay pruebas de que ninguno de estos planes -el asesinato o la adición de metedrina- se haya utilizado nunca. Pero la Agencia consiguió convencer a la administración Nixon de que sus esfuerzos de erradicación debían dirigirse a Turquía y no al sudeste asiático, intentando sustituir el comercio de opio por una exportación alternativa, ayudando a los productores de opio de Anatolia a construir fábricas de bicicletas.

La CIA era muy consciente de que Turquía sólo suministraba entre el 3 y el 5 por ciento del suministro mundial de opio en bruto en ese momento. De hecho, la Agencia había realizado una investigación interna. Calculaba que el 60 por ciento del opio que circulaba en el mercado mundial procedía del sudeste asiático, y sabía dónde se encontraban los cuatro mayores laboratorios de heroína de la región, en pueblos de Laos, Birmania y Tailandia. Este informe llegó al New York Times, que publicó sus principales conclusiones, sin darse cuenta de que estos pueblos estaban todos cerca de las estaciones de la CIA, con los laboratorios dirigidos por personas pagadas por la CIA.

El mayor alijo de heroína capturado en Francia era de la CIA

En abril de 1971 los vínculos de la CIA con los reyes del opio del sudeste asiático estuvieron a punto de provocar un gran enfrentamiento internacional. El príncipe heredero Sopsaisana ha sido nombrado embajador de Laos en Francia. A su llegada a París, el príncipe anunció con enfado que parte de su extenso equipaje había desaparecido. Culpó a los funcionarios del aeropuerto francés, que prometieron dócilmente devolverle su propiedad. De hecho, las maletas del príncipe habían sido interceptadas por las aduanas francesas, tras recibir un aviso de que Sopsaisana transportaba heroína de alta calidad. Su equipaje contenía 60 kilos de heroína, por valor de 13,5 millones de dólares, la mayor incautación de droga de la historia de Francia. El príncipe había planeado enviar su cargamento de droga a Nueva York. La agencia de la CIA en París convenció a los franceses para que mantuvieran el asunto en secreto, pero el príncipe no recuperó su droga. No importaba nada. Sopsaisana regresó dos semanas después a Vientiane, la capital de Laos, donde encontró un suministro de drogas casi inagotable.

¿Qué sentido tenía que la CIA protegiera al mayor narcotraficante capturado en suelo francés? El opio utilizado para fabricar las drogas del príncipe se había cultivado en las tierras altas de Laos. Había sido comprada por un general hmong, Vang Pao, que comandaba la base aérea secreta de la CIA en Laos, y procesada en heroína de alto grado en laboratorios justo al lado del cuartel general de la CIA. La heroína fue trasladada a Vientiane por la compañía aérea privada de Vang Pao, compuesta por dos C47 que le entregó la CIA.

Vang Pao era el dirigentes de una fuerza de 30.000 hmong pagada por la CIA, que en 1971 estaba formada principalmente por hombres jóvenes, que luchaban contra las fuerzas comunistas del Pathet Lao. Los hmong tenían fama de feroces, entre otras cosas por un conflicto secular con los chinos, que en el siglo XIX los expulsaron a Laos tras confiscar sus campos de opio en Hunan. Como dijo un hmong a Christopher Robbins, autor de Air America: “Dicen que somos un pueblo al que le gusta pelear, un pueblo cruel, enemigos de todos, que cambiamos de región todo el tiempo y que no somos felices en ningún sitio. Si quieres saber la verdad sobre nuestro pueblo, pregúntale al oso herido por qué se defiende, pregúntale al perro pateado por qué ladra, pregúntale al ciervo perseguido por qué cambia de montaña”. Los hmong practicaban la agricultura de tala y quema, con dos cultivos: el arroz y el opio, el primero para la subsistencia y el segundo con fines medicinales y comerciales.

Vang Pao nació en 1932 en una aldea laosiana llamada Nong Het. A los trece años, sirvió como intérprete para las fuerzas francesas que entonces luchaban contra los japoneses. Dos años después luchó contra las incursiones del Viet Minh en Laos durante la primera guerra de Indochina. Se formó como oficial en la Academia Militar Francesa de Saigón, convirtiéndose en el hmong de mayor rango de la Real Fuerza Aérea de Laos. En 1954 Vang Pao dirigió un grupo de 850 soldados hmong en una misión infructuosa para relevar a los franceses sitiados en Dien Bien Phu durante su derrota en Vietnam.

El coronel francés Roger Trinquier, que se enfrentaba a la reducción del presupuesto francés para operaciones encubiertas e inteligencia locales, había reunido a los hmong en un ejército subsidiario. “El dinero del opio”, escribió más tarde, “financió a los maquis [mercenarios hmong] en Laos. El opio se transportaba en un DC-3 a Cap St. Jacques [una base militar francesa a sesenta millas al sur de Saigón] en Vietnam y se vendía. El dinero se puso en una cuenta que se utilizaba para alimentar y armar a los guerrilleros”. Trinquier añadió cínicamente que el comercio “estaba estrictamente controlado aunque estuviera prohibido”. El coronel Antoine Savani, director local francés de la Segunda Oficina, supervisó la comercialización en Saigón. Savani, un corso vinculado a los sindicatos de la droga de Marsella, había reclutado a la banda del río Bin Xuyen, en el bajo Mekong, para que dirigiera los laboratorios de heroína y los almacenes clandestinos de opio, y vendiera el excedente al sindicato de la droga de Córcega. Esta empresa, llamada Operación X, funcionó de 1946 a 1954.

Ho Chi Minh contra el narcotráfico

Ho Chi Minh hizo de la oposición al comercio del opio una parte fundamental de su campaña para expulsar a los franceses de Vietnam. El dirigente del Viet Minh dijo, y esto era perfectamente correcto, que los franceses estaban fomentando el consumo de opio entre el pueblo vietnamita como medio de control social. “Un pueblo drogado”, declaró Ho, “tiene menos posibilidades de levantarse y deshacerse del opresor”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los oficiales de la OSS que trabajaban para expulsar a los japoneses del sudeste asiático habían entablado una relación cordial con Ho Chi Minh, observando que el dirigente del Vietminh hablaba inglés con fluidez y conocía la historia estadounidense. Ho citó de memoria largos pasajes de la Declaración de Independencia y amonestó a los oficiales de inteligencia, diciendo que los nacionalistas vietnamitas, desde Lincoln, habían pedido a los presidentes estadounidenses que les ayudaran a expulsar a los colonialistas franceses. Al igual que con las fuerzas de Mao en China, los agentes de la OSS en Vietnam se habían dado cuenta de que las bien entrenadas tropas de Ho eran un aliado esencial, más eficaz y menos corrupto que el ejército del Kuomintang de Chiang Kai-shek y las fuerzas pro francesas en Indochina. Cuando Ho contrajo la malaria, la OSS envió a uno de sus agentes, Paul Helliwell, que más tarde dirigiría la Compañía de Suministros de Ultramar de la CIA, para tratar al comunista enfermo. Al igual que Joe Stilwell, sobre Mao, muchos militares y personal de la OSS recomendaron que Estados Unidos apoyara a Ho tras la expulsión de los japoneses.

Al llegar a Vietnam en 1945, el general estadounidense Phillip Gallagher pidió a la OSS información detallada sobre Ho. Un agente de la OSS llamado Le Xuan, que más tarde trabajaría para la CIA durante la guerra de Vietnam, obtuvo un expediente sobre Ho de un nacionalista vietnamita. Le Xuan le pagó con una bolsa de opio. El archivo reveló a las agencias de inteligencia estadounidenses que Ho había pasado largos periodos de tiempo en la Unión Soviética, una revelación que prohibiría cualquier futuro apoyo estadounidense a su causa. Más tarde, Xuan se volvió contra la CIA, fue a París en 1968, reveló sus servicios a la Agencia y denunció su política asesina en Vietnam.

En 1953 el coronel Edwin Lansdale, entonces asesor militar de la CIA en el sudeste asiático, descubrió el contrabando de opio de la Operación X de Trinquier. Lansdale afirmó posteriormente que había protestado por el papel de Francia en el comercio de opio, pero que le habían aconsejado que se callara porque, según sus palabras, exponer “la operación sería una gran vergüenza para un gobierno amigo”. De hecho, el director de la CIA, Allen Dulles, quedó muy impresionado con la operación de Trinquier y, previendo el momento en que Estados Unidos tomaría el relevo de los franceses en la región, comenzó a canalizar dinero, armas y asesores de la CIA al ejército hmong de Trinquier.

El santuario del comercio de drogas de la CIA: Laos

Los acuerdos posteriores a Dien Bien Phu, firmados en Ginebra en 1954, decretaron que Laos debía ser neutral y estar fuera de los límites de todas las fuerzas militares extranjeras. Esto tuvo el efecto de abrir Laos a la CIA, que no se consideraba una fuerza militar. La CIA se convirtió en el actor principal e indiscutible de todas las empresas estadounidenses en Laos. Una vez en esta posición de dominio, la CIA no está sujeta a ninguna interferencia del Pentágono. Lo que el agregado militar en Laos, el coronel Paul Pettigrew, expresó muy claramente, cuando aconsejó a su sustituto en Vientiane en 1961: “Por el amor de Dios, no derroques a la CIA o te encontrarás flotando, con la cabeza en el agua, en el Mekong”.

Desde el momento en que se firmaron los Acuerdos de Ginebra, el gobierno de Estados Unidos se empeñó en socavarlos y en hacer todo lo posible para impedir la investidura de Ho Chi Minh como presidente de todo Vietnam, a pesar de que las elecciones habrían dejado claro que era la elección de la mayoría de los vietnamitas, como admitió el presidente Dwight D. Eisenhower en una frase que se ha hecho famosa. Eisenhower y sus asesores decretaron que el estatus de neutralidad de Laos debía ser revertido. Sobre el terreno, esto significaba que el gobierno neutral del primer ministro Suvanna Phouma, que mantenía relaciones amistosas con el Pathet Lao, iba a ser derrocado por la CIA, cuyo candidato preferido era el general Phoumi Nosavan. La Agencia fijó elecciones en 1960 en un intento de legitimar su poder. También en 1960, la CIA inició un refuerzo sostenido de Vang Pao y su ejército, suministrándole armas, morteros, cohetes y granadas.

Tras la victoria de John F. Kennedy en 1960, Eisenhower le advirtió que el próximo gran campo de batalla en el Sudeste Asiático no sería Vietnam sino Laos. Su consejo fue escuchado, a pesar de que Kennedy había despreciado inicialmente a Laos como “un país que no merecía la atención de las grandes potencias”. En público, Kennedy pronunció L-AY-o-s, pensando que los estadounidenses no se unirían a la causa de un lugar que significa “piojo”. En 1960 el ejército de Vang Pao contaba con sólo mil hombres. En 1961 el “ejército clandestino“ había aumentado a 9.000 personas. En el momento del asesinato de Kennedy, a finales de 1963, Vang Pao tenía unos 30.000 soldados. Este ejército y su fuerza aérea fueron financiados en su totalidad por Estados Unidos con 300 millones de dólares, administrados y supervisados por la CIA.

El primer asesor de la CIA de Vang Pao fue William Young, el misionero bautista convertido en oficial de la CIA mencionado anteriormente. Young no tenía problemas con el comercio de opio de las tribus hmong. Tras la marcha de Young en 1962, la CIA pidió al francés Trinquier que volviera como asesor militar de los hmong. Trinquier acababa de terminar un período de servicio en el Congo francés y aceptó servir como tal durante unos meses, antes de la llegada de una de las figuras más notorias de esta saga, un estadounidense llamado Anthony Posephny, conocido como Tony Poe.

Cortar las orejas a los laosianos a cambio de dinero

Poe era un oficial de la CIA, un ex marine estadounidense que había sido herido en Iwo Jima. A principios de la década de 1950, trabajó para la Agencia en Asia, primero entrenando a miembros de la tribu tibetana Khamba en Colorado (violando así la ley que prohíbe las actividades de la CIA en Estados Unidos), antes de traerlos de vuelta para recuperar al Dalai Lama. En 1958 estuvo en Indonesia durante el primer intento de derrocar a Sukarno. En 1960 entrenaba a las fuerzas del Kuomintang para asaltar China. A continuación, se mutiló la mano derecha tras un contacto imprudente con la correa del ventilador de un coche. En 1963 se convirtió en asesor de Vang Pao e inmediatamente buscó nuevos incentivos para reforzar el compromiso de los hmong con la causa de la libertad. Anunció que pagaría una prima en metálico por cada par de orejas de miembros del Pathet Lao que le entregaran. Dejó una bolsa de plástico en la puerta de su casa, donde se colocaron las orejas, y exhibió su colección colgada de una cuerda. Para convencer a sus más bien escépticos superiores de la CIA, especialmente a Ted Shackley en Vientiane, de que sus recuentos eran exactos, Poe grapó una vez un par de orejas a un informe y lo envió al cuartel general.

Este método de cálculo, inspirado en los utilizados en las masacres de los indios americanos, no era tan infalible como Poe imaginaba. Él mismo dijo más tarde que, tras visitar el país y encontrar a un niño sin orejas, le dijeron que el padre del niño se las había cortado “para conseguir dinero de los estadounidenses”. Poe había enmendado entonces su reclamación, pidiendo la cabeza completa del Pathet Lao, alegando que la había conservado en formol en su dormitorio.

El hombre, descrito por un asociado como un “psicópata adorable”, dirigía operaciones al estilo Fénix en aldeas de Laos cerca de la frontera con Vietnam. Los equipos se llamaban oficialmente “unidades de defensa interna”, aunque el propio Poe se refería a ellos más cándidamente como “equipos de cazadores-asesinos”. Poe afirmó posteriormente que fue expulsado de Long Tieng porque se opuso a la tolerancia de la CIA con el tráfico de drogas de Vang Pao, pero parece que quería adoptar el estilo francés de supervisión directa del comercio de opio. En una entrevista televisiva filmada en su casa del norte de Tailandia, Poe dijo en 1987: “No se les puede dejar correr sin una cadena. Es como cualquier animal o bebé. Tienes que controlarlos. Vang Pao era el único con un par de zapatos cuando lo conocí. ¿Por qué iba a necesitar Mercedes, hoteles y casas si antes no los tenía? ¿Por qué dárselo a él? Estaba ganando millones. Tenía su propia manera de vender heroína. Tenía su dinero en cuentas bancarias estadounidenses y suizas, y todos lo sabíamos. Intentamos vigilarlo. Comprobamos todos los conductores. Le llevábamos gratis a Tailandia. Los llevaban en avión [los cargamentos de opio] a Danang, donde los recibía el número dos de [el entonces presidente de Vietnam del Sur] Dhieu. Era una relación contractual, como la de los banqueros y empresarios. Una organización maravillosa. Simplemente una mafia. Una gran mafia organizada”.

Cuando Poe abandonó esta zona de Laos en 1965, la situación era tal y como la describió veinte años después. Los militares al servicio de la CIA recogían y enviaban opio en aviones de la CIA, que ahora volaban bajo la bandera estadounidense. “Sí, vi esos ladrillos pegajosos cargados a bordo y nadie dijo nada”, dijo el piloto de Air America Neal Hanson en una entrevista filmada a finales de la década de 1980. Era como su propiedad personal. Éramos una aerolínea libre. Alguien se subiría a nuestro avión y lo llevaríamos. Al principio, era el avión más pequeño el que iba a las aldeas periféricas y lo traía [el opio] de vuelta a Long Tieng. Si cargaban algo en el avión y nos decían que no miráramos, no mirábamos”.

150 pistas de aterrizaje para los aviones que cargan el opio de la CIA

La Operación Air America desempeñó un papel importante en la expansión del mercado del opio. Los fondos de la CIA y de la Usaid (Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional) se utilizaron para construir más de 150 pistas de aterrizaje cortas, conocidas como “lima”, en las montañas cercanas a los campos de opio, abriendo estos lugares remotos al comercio de exportación, y asegurando también que esas exportaciones fueran a Vang Pao. El jefe de la AIF en esta área en ese momento, Ron Rickenbach, dijo más tarde: “Yo estaba en las pistas. Mi país se encargó de proporcionar los aviones. Estuve en las zonas donde se cultivaba el opio. Yo personalmente fui testigo de cómo se cargaba en los aviones de Air America. Nosotros no creamos la producción de opio. Pero nuestra presencia lo aceleró drásticamente”. En 1959 Laos producía unas 150 toneladas. En 1971 la producción había aumentado a 300 toneladas. Otro impulso a la producción de opio, gran parte del cual se destinaba en última instancia a las venas de los estadounidenses que entonces luchaban en Vietnam, fue el suministro de arroz por parte de la Usaid a los hmong, lo que les permitió dejar de cultivar este alimento básico y utilizar la tierra para cultivar amapolas.

Vang Pao controlaba el comercio de opio en la región de la Llanura de las Jarras de Laos. Al comprar la única cosecha vendible, el general pudo ganarse la lealtad de las tribus de las colinas mientras llenaba su propia cuenta bancaria. Solía pagar 60 dólares por kilo, 10 dólares más que el precio habitual, y comprar la cosecha de una aldea si, a cambio, ésta le proporcionaba reclutas para su ejército. Como explicó un jefe de aldea, “los oficiales meo [es decir, hmong] con tres o cuatro galones venían de Long Tieng a comprar su opio. Llegaban en helicópteros americanos, de dos o tres en dos. El helicóptero los dejaba aquí por unos días y ellos caminaban a las aldeas, luego volvían aquí y por radio pedían a Long Tieng que enviara otro helicóptero para ellos y que trajeran el opio.

John Everingham, fotógrafo de guerra australiano, que entonces estaba destinado en Laos y había visitado la aldea hmong de Long Pot, relató lo siguiente a finales de la década de 1980: “Me dieron la cama de invitados en la casa de un jefe de aldea del distrito. Al final, tuve que compartirla con un militar, que luego supe que era un jefe del ejército de Vang Pao. Me despertó un montón de gente haciendo ruido a los pies de la cama, donde se había colocado un montón de cosas negras y viscosas sobre hojas de bambú. Y el jefe de la aldea lo pesaba y pagaba una suma bastante considerable. Esto duró varias mañanas. Descubrí que era opio crudo. Todos llevaban uniformes americanos. El opio fue llevado a Long Tieng en helicópteros de Air America, bajo contrato con la CIA. Sé que poco después de la formación del ejército de Vang Pao, los militares tomaron el control del comercio de opio. Esto no sólo les hizo ganar mucho dinero, sino que también ayudó a los aldeanos que realmente necesitaban vender su opio, lo cual era difícil en tiempos de guerra. Obviamente, los militares pagaban un muy buen precio porque los aldeanos estaban muy ansiosos por vendérselo”.

A principios de la década de 1960, el comercio de Long Tieng funcionaba así: el opio se enviaba a Vietnam a través de Laos Commercial Air, una compañía aérea dirigida conjuntamente por Ngo Dinh Nhu y el corso Bonaventure Francisci. Nhu, hermano del presidente survietnamita Diem, había presidido la proliferación de los fumaderos de opio de Saigón con el fin de asegurarse puntos de venta para sus propias operaciones. Pero tras el asesinato de los hermanos Diem, el mariscal Nguyen Cao Ky, el hombre elegido por la CIA como nuevo dirigente de Vietnam del Sur, comenzó a transportar opio desde Long Tieng en aviones militares vietnamitas. (Ky había sido anteriormente jefe de la Fuerza Aérea de Vietnam del Sur). Un hombre de la CIA, Sam Mustard, testificó sobre esto en las audiencias del Congreso en 1968.

En el lado laosiano, el general Phoumi había puesto a Ouane Rattikone a cargo de todas las operaciones relacionadas con el opio, y sus tratos dieron como resultado el desembarco de aproximadamente una tonelada de opio al mes en Saigón. Sin embargo, por sus servicios, Rattikone sólo recibía unos 200 dólares al mes del parsimonioso Phoumi. Con el apoyo de la CIA, Rattikone se rebeló y en 1965 fomentó un golpe de estado contra Phoumi, llevando a su antiguo jefe al exilio en Tailandia. Rattikone quiso entonces poner fin al contrato con la compañía corsa Air Laos, que, a pesar del nombramiento del mariscal Ky, seguía haciendo negocios. El plan de Rattikone consistía en utilizar la Real Fuerza Aérea de Laos, financiada en su totalidad por la CIA. Llamó a los envíos de opio de la fuerza aérea nacional “requisas militares”. Pero el comandante, Jack Drummond, a cargo de las operaciones aéreas, se opuso a lo que consideraba un uso logísticamente ineficiente de los T28 de la Real Fuerza Aérea de Laos y decretó que la CIA proporcionaría un C47 para los transportes de droga “si accedían a no utilizar los T28”.

Esto es precisamente lo que ocurrió. Dos años después, en 1967, la CIA y la Usaid compraron dos C47 para Vang Pao, que creó su propia compañía de transporte aéreo, a la que llamó Xieng Khouang Air, conocida por todos como Air Opium.

Cuando la CIA decidió ofrecer a Vang Pao su propia línea aérea, el jefe de la agencia de la CIA en Vientiane era Ted Shackley, un hombre que había empezado en el Proyecto Paperclip de la CIA, que reclutaba científicos nazis. Antes de llegar a Laos, Shackley había dirigido la agencia de la CIA en Miami, donde había orquestado repetidas incursiones terroristas e intentos de asesinato contra Cuba y se había asociado con emigrantes cubanos locales, que a su vez estaban muy involucrados en el tráfico de drogas. Shackley era un firme partidario de comprar la lealtad de los clientes de la CIA mediante una política de asistencia económica, a la que llamaba “la tercera opción”. La tolerancia -incluso el apoyo activo- al comercio del opio era, pues, una verdadera estrategia militar y diplomática. También se sabe que prefiere trabajar con su equipo de colaboradores de toda la vida a los que despliega en los puestos adecuados.

Así, se puede seguir al equipo de Shackley desde Miami a Laos, luego a Vietnam (donde más tarde se convirtió en jefe de estación de la CIA en Saigón) y a sus operaciones comerciales privadas en América Central. Mientras Shackley estaba en Vientiane, su socio, Thomas Clines, se encargaba de los negocios en Long Tieng. Otro hombre de la CIA, Edwin Wilson, entregó equipo de espionaje a Shackley en Laos. Richard Secord supervisó las operaciones de la CIA, organizando una serie de bombardeos, que hicieron llover más explosivos sobre los campesinos y guerrilleros de la Llanura de las Jarras que lo que Estados Unidos había hecho sobre Alemania y Japón en toda la Segunda Guerra Mundial. Más tarde encontramos a Shackley, Clines, Secord y al “lanzador aéreo“ de Air America, Eugene Hasenfus, esta vez en Centroamérica, de nuevo en el centro de las actividades cómplices de la CIA en el tráfico de drogas.

Cuando Shackley se trasladó a Saigón en 1968, la guerra se había vuelto contra Vang Pao. El Pathet Lao tenía ahora la ventaja. Durante los tres años siguientes, la historia de los hmong fue una historia de marchas forzadas y derrotas militares y, a medida que la guerra en tierra se agriaba, la CIA emprendió campañas de bombardeo que mataron a más hmong. Edgar “Pop” Buell, un misionero de las colinas, escribió en una nota a la CIA en 1968: “Hace poco tiempo reunimos 300 nuevos reclutas [de los hmong], el 30 por ciento tenía 14 años. El 30 por ciento tenía 15 ó 16 años. El 40 por ciento restante tenía 45 años o más. ¿Dónde estaba la Edad Media? Te lo diré: están todos muertos”.

Una política de tierra quemada con aroma a derrota militar

Al final de la guerra, un tercio de la población total de Laos se había convertido en refugiados. Durante su desplazamiento forzoso, los hmong sufrieron una tasa de mortalidad del 30 por ciento, con niños pequeños que a veces se veían obligados a rematar a sus agotados padres, desplomados a lo largo del camino, debido a su miseria. En 1971 la CIA practicó una política de tierra quemada en el territorio hmong para contrarrestar la llegada del Pathet Lao. La tierra se inundó con herbicidas, que acabaron con la cosecha de opio y también envenenaron a los hmong. Más tarde, cuando los hmong supervivientes en los campos tailandeses informaron de esta “lluvia amarilla”, los periodistas pagados por la CIA dijeron que se trataba de pruebas comunistas para la guerra biológica. El Wall Street Journal llevó a cabo una gran campaña de propaganda sobre el tema en los primeros años de Reagan. Vang Pao terminó en Missoula, Montana. El general Ouane Rattikone se exilió en Tailandia.

El opio transportado por la CIA provocó una tasa de adicción entre los soldados estadounidenses en Vietnam de hasta el 30 por ciento, y los soldados gastaron unos 80 millones de dólares al año en Vietnam en heroína. A principios de la década de 1970, parte de esa misma heroína se introdujo en Estados Unidos oculta en las bolsas de cadáveres de soldados muertos, y cuando el agente de la DEA Michael Levine intentó detener estas operaciones, sus superiores le disuadieron, ya que esto podría haber llevado a la revelación del comercio de Long Tieng.

En 1971 un estudiante de segundo año de Yale, Alfred McCoy, conoció al poeta Allen Ginsberg en un mitin de Bobby Seale en New Haven. Ginsberg descubrió que McCoy había investigado sobre el tráfico de drogas y que conocía varios idiomas del sudeste asiático y la historia política de la región. Le animó a estudiar la participación de la CIA en el tráfico de drogas. McCoy completó su trabajo en curso y luego viajó al sudeste asiático en el verano de 1971, embarcándose en una valiente y exhaustiva investigación que arrojó resultados impresionantes. Entrevistó a soldados y oficiales en Saigón, y también conoció a John Everingham, el fotógrafo que había sido testigo de las transacciones de opio en Laos. Everingham lo llevó a Laos al mismo pueblo. Allí McCoy entrevistó a los hmong, tanto a los habitantes como a los jefes de las aldeas. Se reunió con el general Ouane Rattikone en Tailandia y entrevistó a Pop Buell y al agente de la CIA William Young.

Al regresar a Estados Unidos en la primavera de 1972, McCoy completó el primer borrador del innovador libro “Heroin Politics in Southeast Asia”. En junio de ese año fue invitado a declarar ante el Senado estadounidense por el senador William Proxmire, de Wisconsin. A raíz de este testimonio, su editor Harper & Row le pidió que fuera a Nueva York y se reuniera con el presidente de la editorial, Winthrop Knowlton. Knowlton le dijo a McCoy que Cord Meyer, un alto funcionario de la CIA, había visitado al propietario de Harper & Row, Cass Canfield, y le había dicho que el libro de McCoy suponía una amenaza para la seguridad nacional. Meyer pidió a Harper & Row que cancelara el contrato de publicación. Canfield se negó, pero aceptó que la CIA revisara el libro de McCoy antes de su publicación.

Mientras McCoy se planteaba qué hacer, el acercamiento de la CIA a Canfield llamó la atención de Seymour Hersh, entonces del New York Times. Hersh publicó inmediatamente la historia. Como escribió McCoy en el prefacio de una nueva edición de su libro publicada en 1990: “Humillada en el ámbito público, la CIA comenzó a acosarme. En los meses siguientes, mi beca federal fue investigada. Mis teléfonos fueron intervenidos. Me sometieron a una auditoría fiscal y mis fuentes fueron intimidadas”. Algunos de sus contactos fueron amenazados con ser asesinados.

El libro fue debidamente publicado por Harper & Row en 1972. Ante la reacción preocupada del Congreso, la CIA comunicó al Comité Conjunto de Inteligencia que realizaría una investigación interna bajo la autoridad del Agente General de la CIA. La Agencia envió a doce investigadores al terreno, donde pasaron dos breves semanas realizando entrevistas. El informe nunca se publicó en su totalidad, pero aquí está su conclusión:

“No hay pruebas de que la Agencia o cualquier funcionario de alto nivel de la Agencia haya sancionado o apoyado el tráfico de drogas, como parte de su trabajo. Tampoco hemos encontrado ninguna sospecha, y mucho menos pruebas, de que algún agente, miembro del personal o contacto de la Agencia estuviera involucrado en el tráfico de drogas. Con respecto a Air America, descubrimos que siempre ha prohibido, como cuestión de política, el transporte de contrabando. Creemos que su Servicio de Seguridad, al que también recurre la Corporación de Transporte Aéreo de Laos, está actuando ahora como elemento disuasorio adicional para los narcotraficantes.

“El único ámbito de nuestras operaciones en el Sudeste Asiático que nos preocupa son los agentes y funcionarios locales con los que entramos en contacto y que han estado o pueden estar involucrados de alguna manera en el tráfico de drogas. No estamos hablando de los agentes que se introducen en la industria de la droga para recabar información sobre la propia industria, sino de aquellos con los que entramos en contacto en nuestras otras operaciones. Lo que hay que hacer con estas personas es particularmente difícil, dada su participación en algunas de nuestras operaciones, especialmente en Laos. Porque su complacencia y nuestra cooperación mutua facilitan en gran medida las actividades militares de los combatientes irregulares apoyados por la Agencia”.

El informe subraya que “la guerra ha sido claramente nuestra máxima prioridad en el Sudeste Asiático y todos los demás asuntos han pasado a un segundo plano en el orden de cosas”. El informe también sugiere que no hubo consideraciones financieras que impulsaran a los pilotos de Air America a participar en el contrabando, ya que “ganaban mucho dinero”.

Los críticos del libro de McCoy se mostraron hostiles, sugiriendo que sus cientos de páginas de entrevistas e informes bien documentados eran la fabricación de rumores conspiranoicos por parte de un opositor radical a la guerra. Las acusaciones de McCoy fueron descartadas de plano en las audiencias celebradas por Church en 1975, que concluyó que las acusaciones de contrabando de drogas por parte de agentes de la CIA “carecían de fundamento”.

El propio McCoy lo resumió en 1990, con palabras que sin duda tocan la fibra sensible de Gary Webb: “Aunque me anoté un tanto, en el primer compromiso, con lo que puede llamarse un bombardeo mediático, la CIA ganó la batalla burocrática a la larga. Al silenciar mis fuentes y anunciar públicamente que detestaban las drogas, la Agencia logró convencer al Congreso de que era inocente de la complicidad en el tráfico de opio en el sudeste asiático”.

—Jeffrey St. Clair y Alexander Cockburn https://www.counterpunch.org/2017/09/29/armies-addicts-and-spooks-the-cia-in-vietnam-and-laos/

El narcotraficante y general de la CIA Vang Pao murió en Estados Unidos en 2011

Más información:
— Las líneas aéreas de la CIA: una tapadera de las operaciones clandestinas y el tráfico de drogas
— La CIA y no el Chapo Guzmán expandió el narcotráfico en México
— La mayor organización de narcotraficantes del mundo: la CIA
— La masacre de My Lai: símbolo de los crímenes imperalistas en Vietnam
— 50 años de la gran matanza de Estados Unidos en My Lai durante la Guerra de Vietnam

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: