El asesinato de Kennedy 50 años después (4)

Operación Paperclip

Juan Manuel Olarieta

Cuando al final de la Segunda Guerra Mundial la
avanzadilla del Ejército Soviético llegó hasta el cuartel general del
espionaje nazi, lo encontraron vacío. Su máximo dirigente, el general
Gehlen, con todo su Estado Mayor, se habían entregado a Allen Dulles, el
agente de la OSS, Oficina de Servicios Estratégicos, en Suiza.

Tras la guerra el espionaje nazi pasó a trabajar
para Estados Unidos en lo que se conoció con el nombre clave de
Operación Paperclip. La OSS se convirtió en la CIA, de la que Allen
Dulles fue su primer director civil en 1953. Cuando aquel año el primer
ministro iraní nacionalizó el petróleo, Dulles le derrocó con la ayuda
de Gehlen.

La red de contactos que Gehlen había trenzado en el
interior de la URSS quedó a disposición de Dulles bajo la tapadera de la
Oficina de Coordinación Política del Departamento de Estado. Una parte
de ella, dirigida por Frank Wisner, se convirtió finalmente en la Red
Gladio. Más allá del Telón de Acero el jefe de la CIA no movía un dedo
sin preguntar antes a Gehlen. Entre 1948 y 1950 más de 200 nazis de
Bielorrusia fueron trasladados a Nueva Jersey junto con sus respectivas
familias. Los nazis entrenaron a la CIA en los métodos operativos de
funcionamiento. Eran pioneros en la infiltración, la intoxicación y la
creación de empresas ficticias para apoyar operaciones encubiertas.

Los nazis refugiados en Estados Unidos eran, ante
todo, grandes capitalistas, como Karl Blessing, antiguo funcionario del
Reichsbank y dirigente del cártel del petróleo Konti (Kontinentale Oil
A.G.). Konti tenía importantes intereses en Oriente Medio de los que
surgieron los lucrativos negocios de Allen Dulles y la familia Bush con
los jeques saudíes y la familia de Osama Bin Laden.

Konti estaba asociada a IG Farben, el principal
cliente nazi de Allen Dulles y McCloy, ambos miembros de la Comisión
Warren. Después de la guerra, una vez al frente de la CIA, Dulles no
sólo ocultó los antecedentes nazis de Blessing sino que le redactó una
biografía falsa.

Lo mismo ocurrió con el capitán de las SS Otto von
Albrecht Bolschwing, que había sido el brazo derecho de Gehlen en
Estados Unidos. Simultáneamente Von Bolschwing trabajaba para la OSS de
Dulles. Sin el apoyo de éste y de Hoover, la penetración nazi en Estados
Unidos hubiera resultado imposible. Además de Dulles y Hoover, el
tercer pilar de la Operación Paperclip era Nixon que empezó así su
carrera política.

En 1945 Nixon era un joven oficial de la marina
encargado de la tarea de supervisar los documentos nazis capturados tras
la guerra. Dulles y Hoover le indicaron cómo tenía que hacer su
trabajo. Debía eliminar determinados expedientes de los dirigentes nazis
de la Konti así como los indicios que incriminaban a Prescott Bush en
la colaboración con el enemigo durante la Segunda Guerra Mundial.

Ayudando a Prescott Bush Nixon se convirtió en un
apéndice de los monopolios petroleros de Texas y California. En
compensación, Allen Dulles le ayudó en 1947 a financiar su primera
campaña parlamentaria en California, que fue un éxito. Dentro del
parlamento Nixon tuvo un papel protagonista al lado del senador Joseph
McCarthy durante la caza de brujas, logrando que la CIA quedara fuera de
la investigación.

Cuando en 1952 los republicanos llegaron en el
gobierno, en su condición de vicepresidente Nixon supervisó el nuevo
programa de inmigración para ocultar a los nazis, a los que llegó a
recibir en la Casa Blanca.

Serie completa: El asesinato de Kennedy 50 años después

– El club de los hijos de puta (1)
– De la alta sociedad a los bajos fondos (2)
– El escenario del crimen: Dallas (3)
– Operación Paperclip (4)
– La aristocracia del espionaje nazi en Estados Unidos (5)
– La camarilla nazi-zarista de Dallas (6)
– El chivo expiatorio: Lee Harvey Oswald (7)
– La infiltración de Oswald en los medios progresistas (8)
– Todos los hilos conducen al mismo sitio (9)
– El asesinato del asesino (10)
– Epílogo para un crimen perfecto (y 11)
– ‘Tenemos que convencer al público de que Oswald es el verdadero asesino de Kennedy’


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: