Rebrotes: los laboratorios de Estados Unidos manipulan los tests para aparentar una nueva ola ficticia

F. William Engdahl

Durante varias semanas, justo cuando la mayoría de los estados de Estados Unidos comenzaron la desescalada, después de tres meses de “aplanar la curva” con medidas de confinamiento, varios estados, incluyendo Texas y Florida, comenzaron a informar de un número récord de nuevos casos positivos de coronavirus. Al menos eso es lo que se le dice al mundo. Una investigación más detallada sugiere lo que está ocurriendo como una manipulación masiva de las pruebas de coronavirus que incluye la colusión de los Centros Nacionales para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los mismos CDC que manejaron mal el despliegue inicial de las pruebas de virus en marzo al distribuir pruebas que se encontró que contenían rastros del virus y otros defectos graves. El escándalo actual lleva las marcas de la mala gestión. Parece que hubo connivencia política para influir en las elecciones de noviembre y mucho más.

Parece que hoy en día algo está muy, muy podrido en el estado de Texas. Lo mismo ocurre con Florida, California, Arizona y muchos otros estados que, justo después de la desescalada, volvieron a imponer las mascarillas y un distanciamiento social estúpido e ineficaz. Sin embargo, si observamos los datos reales sobre las muertes atribuidas al coronavirus, desde mediados de abril aproximadamente, las muertes diarias designadas por el coronavirus, ya sea “con” o “por”, han disminuido constantemente hasta un nivel aproximadamente un 90 por ciento inferior al pico de la epidemia.

Incluso el altamente corrupto CDC ha tenido que admitir que “a escala nacional, los niveles de ILI (enfermedad similar a la influenza) son bajos en general… Los cambios en los indicadores después de la ILI de coronavirus (CLI) y las pruebas de laboratorio han confirmado que el coronavirus no fue consistente durante la semana más reciente, con algunos aumentando, pero otros disminuyendo. Entonces, el informe semanal del CDC, actualizado el 17 de julio, afirma lo siguiente:

“Según los datos del certificado de defunción, el porcentaje de muertes atribuidas a la neumonía, la gripe o el coronavirus (PIC) aumentó del 8,1 por ciento en la semana 27 al 6,4 por ciento en la semana 28, lo que representa la duodécima semana de un porcentaje decreciente de muertes por PIC… A escala nacional, la actividad del PIC sigue estando por debajo de la tasa de referencia en la semana 13, pero ha estado aumentando desde hace cinco semanas”.

Fíjense en el lenguaje. El CDC define la ILI como una “enfermedad similar a la influenza”. Entonces, ¿son estas pruebas para la presencia de un virus específico, el coronavirus, que es responsable de la epidemia de Wuhan que aparentemente se ha extendido por todo el mundo desde principios de 2020? ¿O son enfermedades “parecidas a la gripe”, un “cualquier cosa” que puede o no incluir el coronavirus? El CDC ha agrupado hábilmente las muertes, ya sea por neumonía, influenza o coronavirus, en una sola canasta de causas de muerte que llama PIC: neumonía, influenza o coronavirus. Todas las muertes de PIC se designan ahora como coronavirus según las instrucciones del CDC en los certificados de defunción.

Incluso con este juego de manos, el CDC no puede ocultar el hecho de que todas las muertes por PIC en Estados Unidos han estado disminuyendo desde hace 12 semanas. ¿Cómo se puede mantener el país en un estado de miedo y contención por más tiempo, y cómo podemos satisfacer la agenda de los demócratas sin escrúpulos que parecen dispuestos a hacer cualquier cosa para debilitar la economía con el fin de derrotar al candidato presidencial republicano el 3 de noviembre?

La respuesta ha sido un aumento espectacular del número de pruebas realizadas a los ciudadanos para detectar el coronavirus, o más específicamente para una prueba indirecta de anticuerpos u otros signos que pueden o no indicar que una persona tiene el coronavirus. A mediados de junio, como la mayoría de los estados estaban volviendo a condiciones más normales, el CDC hizo esfuerzos para aumentar significativamente el número de pruebas. Naturalmente, un aumento drástico del número de personas que se someten a pruebas hará que un número creciente de personas también den positivo por indicios de coronavirus. En un momento en el que Trump y muchos gobernadores estatales abogaban con razón por la desescalada, el CDC comenzó a presionar para que se aumentara drásticamente el número de pruebas. El número de pruebas aumentó de unos 150.000 a más de 700.000 por día. Reuters informó que muchas pruebas aprobadas por el CDC también estaban contaminadas.

Hoy en día, el caso de Texas es representativo de lo que parece estar sucediendo. Según los funcionarios de Texas en contacto con el ex congresista de los Estados Unidos Ron Paul, que es médico, el Departamento de Servicios de Salud de Texas cambió la definición de lo que constituye un “caso coronavirus” a mediados de mayo, cuando los casos disminuyeron considerablemente. La nueva definición establece que “mientras que anteriormente la determinación de un ‘caso’ coronavirus era un resultado de prueba confirmado, la definición se cambió repentinamente para contar los casos ‘probables’ como ‘casos’ de coronavirus”. Al mismo tiempo, el criterio [umbral] para determinar los casos “probables” se ha reducido a un nivel que no tiene sentido. En principio, si tiene fiebre y dolor de cabeza, incluso sin hacer pruebas, puede ser clasificado como un “probable paciente de coronavirus”.

Se pone peor. Sobre la base de criterios subjetivos no relacionados con los casos de coronavirus, se han clasificado también como “casos probables” hasta 15 personas que pueden haber estado en contacto con este caso “probable”. Y los “casos probables” se consideraron casos coronavirus. ¡Presto! Texas está en pánico y se están imponiendo máscaras obligatorias y otras medidas drásticas. Además, los funcionarios de salud de Texas aumentaron el temor al coronavirus al informar que los hospitales estatales estaban siendo inundados por pacientes de coronavirus. Sin embargo, cuando se les contactó, los propios directores de los hospitales de Houston dijeron que estaban lejos de estar agobiados y que, de hecho, estaban más o menos al mismo nivel que el año pasado. Texas tiene un gobernador republicano y es un estado crítico para Trump en noviembre.

En Florida, donde el gobernador republicano ha sido objeto de fuertes ataques de los medios de comunicación por permitir la apertura de playas y otras medidas, como fue el caso en “The Sunshine State”, el reciente aumento de los casos “positivos” de coronavirus es igualmente sospechoso. Una cadena local de televisión de Florida fue alertada cuando vio un deterioro en las pruebas de laboratorio, muchas de las cuales mostraron que el 100 por cien de las pruebas eran “positivas”. La cadena de televisión contactó con laboratorios de pruebas en todo el estado. Lo que encontraron fue revelador.

El periodista Charles Billi dijo: “Encontramos muchos laboratorios que sólo informan de resultados positivos, lo que significa que tienen una tasa de positividad del 100 por ciento. Eso llamó nuestra atención. Encontraron veintidós laboratorios que informaron de una tasa de positividad del 100 por cien. Dos laboratorios informaron de un 91,18 por ciento de positividad. Resultados como estos sugieren que algo está podrido en alguna parte. Las investigaciones ulteriores demostraron que muchos laboratorios ni siquiera comunicaron resultados negativos. Pero cuando los reporteros de televisión contactaron con los distintos laboratorios para cuestionar estas cifras impactantes, los datos cambiaron de forma sospechosa. Un laboratorio, Orlando Health, tenía una tasa de positividad del 98 por ciento. Sin embargo, cuando Fox 35 News se puso en contacto con el hospital, confirmaron los errores del informe. La tasa de positividad de Orlando Health es sólo del 9,4 por ciento, no del 98 por ciento como en el informe. Del mismo modo, el Centro Médico para Veteranos de Orlando tiene una tasa de positividad del 76 por ciento. Un portavoz de los veteranos dijo a Fox 35 News el martes que esto no refleja sus cifras y que la tasa de positividad del centro es en realidad del 6 por ciento. Es una gran diferencia”.

No es sorprendente que las “infecciones” de coronavirus hayan aumentado de forma alarmante en Florida en las últimas semanas. Al 14 de julio los trabajadores de sanidad del estado de Florida aún no habían respondido a las solicitudes de comentarios de los periodistas.

Citando un aumento dramático en el número de personas que dan positivo al coronavirus, el gobernador demócrata de California, Gavin Newsome, revocó su decisión del 14 de julio de permitir que las escuelas, oficinas, centros comerciales e iglesias vuelvan a abrir, aunque se informa que se permiten marchas de protesta de los Antifa o BLM [Black Lives Matter]. Esta decisión en un estado de 40 millones de personas y la mayor economía del estado supondrá un duro golpe para cualquier recuperación económica de Estados Unidos antes de noviembre. El mes pasado, el gobernador demócrata Gavin Newsom ordenó que se enviaran las papeletas a los 20,6 millones de votantes de California para las elecciones generales del 3 de noviembre.

Estos casos muestran la enorme aberración que rodea a todo el tema del riesgo que supone el coronavirus para el pueblo estadounidense y una agenda política que podría tener consecuencias perturbadoras para el proceso democrático en Estados Unidos.

Las influyentes fuerzas políticas que apoyan al gurú de los NIH, Tony Fauci, que siempre se ha equivocado en sus consejos, pero que siempre ha favorecido el confinamiento, los tests y las vacunas más draconianas, están claramente tratando de continuar el bloqueo destructivo hasta las elecciones de Estados Unidos en noviembre. Estas fuerzas políticas parecen estar preparadas para cualquier campaña de manipulación y pánico para lograr esto. Ahora Fauci y sus colegas simplemente han cambiado su tono. Hace tres meses, Fauci y sus cómplices declararon que el objetivo del confinamiento y el distanciamiento social, algo que nunca se había hecho antes en la salud pública moderna, era “aplanar la curva” de los nuevos casos de coronavirus para que los hospitales no estuvieran sobrecargados. Esta saturación raramente se produjo. Ahora que los hospitales están casi vacíos en todo el país, la historia se ha desplazado al insignificante número de “nuevos casos de coronavirus”, lo que en realidad significa nuevos números elaborados con pruebas cuya fiabilidad ha sido descrita repetidamente como “insatisfactoria” o incluso peor.

El Dr. John Ioannidis, de la Universidad de Stanford, señala que la tasa de mortalidad por coronavirus en personas menores de 45 años es “casi cero”, y entre 45 y 70 años está entre el 0,05 por ciento y el 0,3 por ciento. Así pues, el hecho de que los adultos jóvenes y de mediana edad den positivo en gran número no es señal de una inminente ola de muertes, ya que el riesgo de muerte en esos grupos de edad es insignificante. La curva del coronavirus ha sido “aplanada”. La política impulsa los acontecimientos de coronavirus en Estados Unidos, pero no la política que Fauci y el Gobernador de California reclaman. Esto podría tener consecuencias sociales y económicas catastróficas si continúa.

https://www.globalresearch.ca/america-second-corona-wave-political-hoax/5719027

Más información:

* Dossier coronavirus

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: