Primera reacción alérgica grave a la vacuna de Pfizer: una trabajadora de sanidad ha sido hospitalizada

Ayer una trabajadora de sanidad de Alaska, en Estados Unidos, tuvo una grave reacción alérgica después de recibir la vacuna contra el coronavirus de Pfizer y tuvo que ser hospitalizada.

La trabajadora está en situación estable. Se trata de una mujer de mediana edad que no tenía antecedentes de alergias, pero tuvo una reacción anafiláctica que comenzó 10 minutos después de recibir la vacuna en el Hospital Regional Bartlett en Juneau, Alaska. La reacción incluyó enrojecimiento de la piel y falta de aliento.

La reacción disminuyó poco después de que la trabajadora fuera tratado con epinefrina.

Una portavoz de Pfizer, Jerica Pitts, advirtió que la empresa todavía no tiene todos los detalles del caso pero está trabajando con las autoridades sanitarias locales.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha aconsejado a las personas con alergias que consulten a sus médicos para asegurarse de que no son alérgicos a ninguno de los componentes de la vacuna.

La institución reguladora de los medicamentos de Gran Bretaña dijo a principios de este mes, después de detectar dos informes de reacciones alérgicas graves en el país, que cualquier persona con un historial de anafilaxia a un medicamento o alimento no debería recibir la vacuna Pfizer.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) también han publicado orientaciones sobre las posibles reacciones anafilácticas. Las personas con un historial de reacciones fuertes “pueden recibir la vacuna, pero deben ser aconsejadas sobre los riesgos desconocidos de desarrollar una reacción alérgica grave”, dice la guía de los CDC.

Los científicos no saben con precisión qué componente de la nueva vacuna está implicado en la respuesta alérgica grave de Alaska y las dos británicas.

Los voluntarios del ensayo clínico de Pfizer de 44.000 personas eran excluidos si tenían antecedentes de reacciones alérgicas a las vacunas. En general, el ensayo no encontró problemas de seguridad serios, pero las instituciones reguladoras y la multinacional estudian los efectos adversos de la vacunación.

Estados Unidos está vacunando a unos tres millones de personas con la dosis de Pfizer, y esperan llegar a un total de 20 millones de personas este mes si se aprueba la vacuna desarrollada por Moderna.

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: