No es el virus, es el hambre

El pasado 4 de Octubre de 2020, a iniciativa de los científicos Dr. Martin Kulldorff, profesor de medicina de la Universidad de Harvard, bioestadístico y epidemiólogo con experiencia en la detección y seguimiento de brotes de enfermedades infecciosas y evaluaciones de seguridad de vacunas. Dra. Sunetra Gupta, profesora de la Universidad de Oxford, epidemióloga con experiencia en inmunología, desarrollo de vacunas y modelación matemática de enfermedades infecciosas. Dr. Jay Bhattacharya, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, médico, epidemiólogo, economista de la salud y experto en políticas de salud pública centrado en enfermedades infecciosas y poblaciones vulnerables, realizaron un llamamiento a nivel internacional para reflexionar sobre las consecuencias de las políticas sanitarias adoptadas por los gobiernos y respaldadas por la OMS y sus financiadores.

“Como epidemiólogos de enfermedades infecciosas y científicos de salud pública, nos preocupan los impactos en la salud física y mental de las políticas que predominan con respecto al Covid-19 y recomendamos un abordaje que llamamos Protección Focalizada.

Viniendo tanto de la izquierda como la derecha, y de alrededor del mundo, hemos dedicado nuestra profesión a proteger a los demás. Las políticas de lockdown (confinamientos) actuales están produciendo efectos devastadores en la salud pública a corto y largo plazo. Los resultados (para mencionar algunos) incluyen tasas de vacunación más bajas, empeoramiento de los resultados de enfermedades cardiovasculares, menos detecciones de cáncer y el deterioro de la salud mental—conduciendo a un mayor exceso de mortalidad en los próximos años, siendo la clase trabajadora y los miembros más jóvenes de la sociedad sobre quienes recae el peso más grande de estas medidas. Mantener a los niños fuera de las escuelas es una grave injusticia” (1).

En fecha 14 de Octubre, 33.991 científicos de todo el mundo en salud pública, biólogos, virólogos, epidemiólogos y médicos, de entre los 436.936 firmantes, cuyo número aumenta diariamente, han respaldado la citada Declaración. Mientras tanto, la cúpula de la OMS, con la excepción de David Nabarro, en lugar de ser portavoz de los científicos de la salud, cada vez más se define portavoz de las grandes corporaciones farmacéuticas y las fundaciones como la Gates y GAVI que son, en definitiva quienes la financian en un 50% de su presupuesto. Para conocer el total de contribuyentes al presupuesto de la OMS. Se puede consultar el presupuesto por contribuyentes para 2016 (2).

Se da la paradoja que la Fundación perteneciente a la multinacional tabaquera y alimentaria Philip Morris, en 2017 firmó un acuerdo de financiación de la OMS de 80 millones de dólares anuales durante 12 años (3) aunque hay quién afirma que en el 2019 se entablaron negociaciones para revertir dicho acuerdo aunque no se ha hecho público ningún comunicado oficial de la OMS al respecto.

El desempleo masivo, las interrupciones en el suministro de alimentos y la disminución de las ayudas a causa de la pandemia podrían causar hasta 12.000 muertos por hambre al día en el mundo a finales de este año, según un informe de Oxfam citando datos de la Universidad Johns Hopkins (4).

«Los efectos colaterales del Covid-19 están mucho más extendidos que el virus en sí, empujando a millones de las personas más pobres del mundo al hambre y la pobreza», dijo el director ejecutivo de Oxfam, Danny Sriskandarajah.

La FAO y el PMA señalan que declaración de pandemia está sumiendo a la población en una situación de hambre de mayor gravedad debido a que:

La disminución del empleo y los salarios significa que las personas tienen menos dinero para gastar en alimentos para el hogar y que los trabajadores en el extranjero envían menos remesas a sus familiares en los países con inseguridad alimentaria. Al mismo tiempo, los precios de los alimentos están subiendo en muchos países con crisis, creando una barrera para el acceso a los mismos.

La caída en picado de los ingresos gubernamentales significa que las redes de seguridad social fundamentales -como la protección social y los programas de alimentación escolar-, carecen de fondos suficientes y no pueden responder a unas necesidades crecientes (5).

Una caída esencial de la demanda son las cuantiosas pérdidas de ingresos resultantes de la imposibilidad de trabajar debido a los confinamientos, y una menguada demanda externa de las exportaciones de un país. Se prevé que para el fin de junio de 2020 la Covid-19 haya causado una caída de 10,5% en la cantidad de horas trabajadas en todo el mundo, en comparación con el comienzo del año (OIT, 2020). Se proyecta que la pobreza extrema (menos de USD 1,90 diarios) aumentará un 20% en 2020. A raíz de esas pérdidas de ingresos —registrándose las mayores entre los hogares urbanos— el número mundial de personas que enfrentan una aguda inseguridad alimentaria puede casi duplicarse, pasando de 135 millones en 2019 a 265 millones, y más de 30 países quizá enfrenten hambrunas para el final del año según el Programa Mundial de Alimentos (6).

Mientras, ocho de las mayores empresas de alimentación y bebidas (Coca-Cola, Danone, General Mills, Kellogg, Mondelez, Nestlé, PepsiCo y Unilever) han pagado a sus accionistas dividendos por un valor de 18 000 millones de dólares, mientras en todo el mundo siguen surgiendo nuevos epicentros de hambre. Oxfam Intermón ha compilado los datos disponibles sobre el pago de dividendos de ocho de las mayores empresas de alimentación y bebidas del mundo hasta principios de julio de 2020, utilizando para ello varias fuentes como las propias empresas y las páginas web del Nasdaq y Bloomberg. Las cifras están redondeadas al millón más cercano, y son las siguientes: Coca-Cola (3.522 millones de dólares), Danone (1.348 millones de dólares), General Mills (594 millones de dólares), Kellogg (391 millones de dólares), Mondelez (408 millones de dólares), Nestlé (8.248 millones de dólares), PepsiCo (2.749 millones de dólares) y Unilever (1.180 millones de dólares) (7).

En septiembre de 2016 más de 60 empresas y organizaciones -entre las cuales están Bimbo, Coca-Cola, Walmart, PepsiCo y Nestlé- crearon en México la entidad Movimiento por una Vida Saludable (MOVISA). Su presidente es Andrés Garza Herrera, CEO de Qualtia Alimentos en la presentación explicó que “una de las primeras acciones que se emprenderán en este marco, involucra un convenio de colaboración con la Fundación “Healthy Weight Commitment” que tiene como consejeros a directivos de Coca-Cola, Nestlé USA, PepsiCo y General Mills, entre otros. Dentro del plan también seguirá la campaña “Checa y Elige” que tiene como marcas participantes a Coca-Cola, Kellogg’s, PepsiCo, Bimbo, Nestlé, MacMa, Grupo Peñafiel, Unilever, Lala, Alpura, Qualtia, Sigma, y más (8).

La oficina panamericana de la OMS conocida como PAHO es responsable, entre otros asuntos, de intentar detener el problema de la obesidad en México, país que más refrescos consume y con una de las poblaciones más obesas  del mundo. Sin embargo, recibió 50.000 dólares de Coca-Cola, el mayor fabricante de bebidas del mundo, 150.000 dólares de Nestle,  el mayor productor de alimentos, y otros 150.000 de otro gigante del sector, Unilever. Estos datos se revelan en una investigación de Reuters. Además, el estudio muestra que algunos consejeros de la OMS  están relacionados personalmente con las financiaciones recibidas desde el sector privado (9).

El citado informe de Reuters señala que la OMS dedica apenas el 6% de su presupuesto total a la erradicación de enfermedades crónicas debidas a una dieta no saludable, pese a ser la causa del 63% de las muertes (10).

En febrero del2011 el Journal of Public Health de Oxford señaló en un editorial a la industria de alimentos y bebidas como el vector corporativo más preocupante que amenaza las políticas de salud pública: “No es sorprendente encontrar que las mayores empresas de alimentos están utilizando las mismas tácticas de la industria del tabaco para influir en el entorno regulatorio… usan sus campañas de marketing social para fortalecer su reputación y promover sus marcas, oponiéndose a cualquier política efectiva” (11).

Todo este entramado, hay que situarlo dentro de la gran campaña de reorganización del capital a escala internacional en la perspectiva de cambio de patrón tecnológico y de eliminación de stocks. Si no es posible una guerra convencional inter-imperialista, la eliminación de una parte de la población considerada “superflua” se va a dirimir mediante otras estrategias, y el hambre es una de ellas. Ya no será necesaria una política eugenésica tradicional pues está sobradamente denunciada y desprestigiada. Por otra parte, las reestructuraciones empresariales con su secuela de millones de despidos, se están realizando al amparo de las restricciones de las movilizaciones populares derivadas de las medidas impuestas por unas hipotéticas razones de “salud pública”.

La Declaración de Great Barrington pone el dedo en la llaga cuando afirma que “siendo la clase trabajadora y los miembros más jóvenes de la sociedad sobre quienes recae el peso más grande de estas medidas”, lo cual debería hacer reflexionar a las organizaciones obreras, que defienden a pies juntillas las proclamas de la OMS y sus acólitos, y en consecuencia tomar una postura en defensa de la clase obrera, cuyo enemigo no es un minúsculo virus, sino la rapacidad del capital.

(1) Declaración de Great Barrington. Para leerla completa https://gbdeclaration.org/view/signatures/
(2) https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/275312/A70_INF4-sp.pdf
(3) https://www.who.int/es/news/item/28-09-2017-who-statement-on-philip-morris-funded-foundation-for-a-smoke-free-world
(4) https://www.oxfam.org/es/notas-prensa/oxfam-alerta-de-que-finales-de-este-ano-el-hambre-provocada-por-el-covid-19
(5) https://reliefweb.int/report/world/un-informe-se-ala-27-pa-ses-susceptibles-de-sufrir-crisis-alimentarias
(6) https://www.imf.org > Files > covid19-special-notes
(7) https://www.oxfamintermon.org/es/nota-de-prensa/finales-ano-hambre-covid-podria-causar-12000-muertes-dia-mas-que-coronavirus
(8) http://www.healthyweightcommit.org/about/
(9) https://actualidad.rt.com/actualidad/view/56510-independiente-oms-recibe-cientos-miles-dolares-coca-cola-nestle-unilever
(10) https://www.voltairenet.org/article176313.html
(11) Gilmore A, Savell E, Collin J. Public health, corporations and the New Responsibility Deal: promoting partnerships with vectors of disease? Journal of Public Health 2011; 33 (1): 2-4.

 

 

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: