La atención exclusiva en el coronavirus pone en peligro la lucha contra la tuberculosis

El confinamiento y la atención sanitaria exclusiva en el coronavirus amenazan con revertir los avances logrados en los últimos años en la lucha contra la tuberculosis, ha advertido hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe.

La tuberculosis es la principal causa de la mortalidad mundial por enfermedad, con cotas que alcanzan los 1,4 millones de fallecimientos anuales, significativamente superior a las que actualmente se atribuyen oficialmente al coronavirus.

“La pandemia del Covid-19 amenaza con socavar los progresos realizados en los últimos años. El impacto de la pandemia en los servicios de control de la tuberculosis ha sido grave”, asegura el informe el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Concentrados en el nuevo coronavirus, los países más afectados por la tuberculosis no la han diagnosticado, según el informe anual de la OMS, que estima que la enfermedad pulmonar podría matar este año a entre 200.000 y 400.000 personas más que los 1,4 millones del año pasado. Un aumento de 200.000 muertes haría retroceder al mundo a 2015 y un aumento de 400.000 a 2012.

Los datos recogidos por la OMS muestran un fuerte descenso en la notificación de casos de tuberculosis este año. En la India, el país más afectado, las notificaciones semanales y mensuales disminuyeron a la mitad entre finales de marzo y finales de abril como resultado del confinamiento, señala el informe.

Una tendencia similar se observa en Sudáfrica entre marzo y junio. “Como el Covid-19 ha reducido las pruebas de detección de la tuberculosis, los gobiernos tienen que desarrollar un plan para ponerse al día”, dice el informe de la OMS.

Además del confinamiento, que impide el acceso de los pacientes a los centros de salud, los efectos negativos de la pandemia en los servicios esenciales de lucha contra la tuberculosis son numerosos, ya que el coronavirus ha vampirizado a los trabajadores de la salud y los recursos financieros y técnicos.

A principios de mayo, la OMS estimó que tres meses de confinamiento podrían dar lugar a 6 millones de nuevas infecciones y 1,4 millones de muertes adicionales por tuberculosis entre 2020 y 2025.

Si bien la tuberculosis se produce en todo el mundo, más del 95 por ciento de los casos y muertes se producen en los países del Tercer Mundo. En 2019, el 44 por ciento de los casos se notificaron en el Asia sudoriental, el 25 por ciento en África, el 18 por ciento en el Pacífico occidental y el 8,2 por ciento en los países del Mediterráneo oriental. Sin embargo, ocho países representaron dos tercios de los nuevos casos: la India, Indonesia, China, Filipinas, el Pakistán, Nigeria, Bangladesh y Sudáfrica.

(*) https://www.who.int/news/item/14-10-2020-who-global-tb-progress-at-risk

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: