LGB no tiene nada que ver con TQ+

No soy yo el que ha metido en un mismo saco a las personas homosexuales con el transexualismo y el queerismo, tan adorados por la neoizquierda radical woke. Han sido las organizaciones de homosexuales las que se han integrado dentro de este entramado para poder optar a las sustanciosas subvenciones públicas y privadas.

La homosexualidad ha sido históricamente defendida tanto por el movimiento feminista revolucionario, como por las formaciones revolucionarias. En la joven URSS, el primer Código penal de fecha 1 de junio de 1922 despenalizaba totalmente la homosexualidad.

En su artículo “La revolución sexual en Rusia” Grogorii Batkis, catedrático de higiene social de la Universidad de Moscú lo explicaba así: “La legislación no interfiere en ninguna relación sexual, siempre que la misma tenga lugar entre dos adultos, sin ningún tipo de compulsión. La naturaleza de las actividades sexuales resultantes de tal relación es un asunto privado entre las personas involucradas. La cuestión de la moralidad pública no existe para la legislación en este caso. La legislación soviética considera a la homosexualidad, la sodomía y todas las otras formas de gratificación sexual de forma exactamente igual a las así llamadas relaciones sexuales ‘naturales’. Todas las formas de relación sexual son asuntos privados. La cuestión de la persecución penal solo surge cuando se usa la fuerza y la coacción, como en el caso de una agresión o de que se haya infringido a los intereses de otra persona” (1).

La homosexualidad no es ningún negocio para la industria farmacéutica ni para la mafia médica “regenerativa” que mueve miles de millones; el transexualismo sí, pero además va aparejado al discurso y propuestas eugenésicas y malthusianas de disminución de la población puesto que tanto las drogas mediante terapias hormonales, como las cirugías, conllevan la esterilización.

En todos mis escritos he defendido que se deben respetar las opciones sexuales individuales, pero el problema reside en que las legislaciones que se están aprobando no tratan de establecer mecanismos de defensa ante posibles discriminaciones, sino de imponer “manu militari” desde las escuelas, una manipulación biológica en la cual se obliga a postular que “no se tiene sexo al nacer” y quien ose decir lo contrario se expone a ser multado o procesado por un supuesto “delito de odio”.

Nadie quiere acordarse del grito “Queers Read This: I Hare Straights” (Queers lee esto: odio a los heterosexuales) que se repartió durante el Día del Orgullo Gay de Nueva York en junio de 1990, en la que explícitamente se manifiesta: “Quiero que haya una moratoria del matrimonio hetero, de bebés, de expresiones públicas de afecto entre personas del sexo opuesto y de imágenes de los medios de comunicación que promueven la heterosexualidad… Los heteros son tus enemigos… Somos un ejército porque somos muy poderosos… La principal línea divisoria, tanto consciente o inconsciente, es la procreación” (2).

Ha sido el sectarismo queer el que ha extendido el discurso del odio dentro de la llamada “civilización occidental”, en un paralelismo brutal con las arengas de las izquierdas posmodernas woke y queer, algunas de ellas incluso con una hoz y un martillo en sus panfletos, pero subordinadas al servicio de la ideología de las grandes corporaciones.

Paralelamente ante cualquier denuncia de un miembro de las sectas TQ+, se invierte la carga de la prueba, es decir, una denuncia de una persona transexual es equivalente a la de un funcionario público, en la cual el acusado debe demostrar su inocencia. Con el artículo 66 de la Ley 4/2023 de 28 de febrero, se socaba el principio jurídico de presunción de inocencia que “se es inocente mientras no se demuestra lo contrario”. Lo que se ha criticado como premisa de la actuación policial en la “Ley mordaza”, ahora se ha auspiciado en la “Ley trans”. Dicho artículo especifica lo siguiente: “Artículo 66. Reglas relativas a la carga de la prueba. 1. De acuerdo con lo previsto en las leyes procesales y reguladoras de los procedimientos administrativos, cuando la parte actora o la persona interesada alegue discriminación por razón de orientación e identidad sexual, expresión de género o características sexuales y aporte indicios fundados sobre su existencia, corresponderá a la parte demandada o a quien se impute la situación discriminatoria la aportación de una justificación objetiva y razonable, suficientemente probada, de las medidas adoptadas y de su proporcionalidad”.

Mientras los violadores, asesinos, ladrones de toda ralea y condición, políticos corruptos, etc., no han de demostrar su inocencia, se presume de entrada.

Suecia, la infame Suecia, ha sido en Europa la portavoz de este conglomerado corporativo, y en un excelente libro de Kajsa Ekis Ekman (sobre la existencia del sexo) se pregunta a tenor de la legislación sueca: “Es asombroso: un estudio que tenía como objetivo hacerle la vida más fácil a una minoría en situación de vulnerabilidad, acaba derivando en que la sociedad debería cambiar radicalmente su definición de sexo ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?”

En el Boletín Oficial del estado del día 4 de julio de 2022 aparecen las subvenciones concedidas en dicho año en base al programa VIH, entre ellas al conglomerado LGTBIQ+ la nada despreciable cantidad de 346.000 euros de un total de 1.996.700 de euros (3).

En un trabajo de investigación periodística firmado por Cristina Priero el 29 de diciembre de 2022 “Nueve organizaciones transactivistas figuran en el listado de Hacienda como grandes beneficiarios de subvenciones”: “Entre 2018 y 2022 han percibido casi 15 millones de euros de dinero público procedente de ministerios, comunidades autónomas, diputaciones, cabildos y ayuntamientos para financiar proyectos que configuran el mapa de la identidad de género en España. Nueve organizaciones que promueven la identidad de género en España aparecen en el listado de grandes beneficiarios del Ministerio de Hacienda al superar los 100.000 euros anuales en subvenciones de las administraciones públicas. Entre 2018 y 2022 el montante económico del conjunto es de 14.968.419 euros aunque la cifra es más elevada al no aparecer en la Base Nacional del Sistema de Publicidad de Subvenciones y Ayudas Públicas (BDNS) todas las concesiones ya que algunas administraciones no las comunican o firman convenios de colaboración con estas entidades que no están recogidos, al completo, en este sistema… El Estado a través de los ministerios, las comunidades autónomas, las diputaciones provinciales, los cabildos insulares y los ayuntamientos destinan grandes sumas de dinero público a estas organizaciones a través de las convocatorias de subvenciones en régimen de concurrencia competitiva, convenios o mediante concesiones directas para financiar proyectos, actividades culturales e, incluso, el mantenimiento de las oficinas lo que permite a sus integrantes sostener una infraestructura adecuada para expandir los postulados de la identidad de género en todos los ámbitos de la sociedad” (4).

El Pride 2023 de Barcelona ha sido ya el colmo de la desfachatez, reclamando la defensa de la vulnerabilidad de los transexuales ancianos. Mientras las administraciones públicas catalanas han dedicado cientos de miles de euros a subvencionar dicho espectáculo, las mismas administraciones están negando a la inmensa mayoría de las personas ancianas el pago para poder recomponer sus dentaduras, la subvención de los aparatos para amortiguar la sordera, o el pago de gafas cuando los años impiden tener una visión aceptable. Y es esta mayoría la auténticamente vulnerable.

Pero la junta directiva del PRIDE y sus acólitos tienen otros intereses. Empezando por Ferrán Poca, presidente de la patronal Asociación Catalana de Empresas del Colectivo LGTBI (ACEGAL). Ferrán Poca fue uno de los apoderados de la Fundación de “La Caixa” hasta el año 2011 y de Nuevo Micro Bank, también de la Caixa hasta el año 2015, pasando después a crear el conglomerado empresarial “Localmente” que organiza el espectáculo PRIDE.

Seguimos con Xavier Saula, abogado que según sus declaraciones en Linkedin, “compagino mi despacho con la colaboración voluntaria en proyectos LGTBI+, actualmente soy Director de RRHH y Finanzas en PRIDE! BCN” (5). Forma parte de la junta directiva de AGAR “Asociación de Gestación Asistida Reproductiva” (úteros de alquiler y compra de bebés).

Seguimos con Roberto Pertinez, presidente de (AGAR) Asociación de Gestación Asistida Reproductiva (de nuevo los úteros de alquiler y compra de bebés).

Seguimos con Eduardo Suñer dueño de la empresa de moda masculina DENIER, con 29 franquicias y 200 tiendas en todo el mundo.

Seguimos con Juan Juliá. Dueño de Axel Hotels de Barcelona, Ibiza, Las Palmas, San Sebastián, Madrid, Berlín, Venecia y Miami. Trasladó la sede social a Madrid tras el 1 de octubre de 2017.

Seguimos con Dani Morales. Gerente de Pride! BCN También gerente de la Cambra LGTBIQ, la asociación que agrupa empresas y profesionales vinculados a la diversidad LGTBIQ en Catalunya.

No debe dejarnos indiferentes al comprobar la estrecha relación del entramado LGTBIQ con el negocio de las mafias de los úteros de alquiler, el paradigma del antifeminismo y de la sumisión a esclavitud de las mujeres al convertirlas, no en madres, sino en receptáculos de criaturas, listas para su venta. Marx no hubiera podido imaginar cuando realizó el anàlisis de la mercancía, que ésta se materializara en los úteros femeninos.

La señora Yolanda Díaz, la señora woke, del programa woke de las elecciones woke, anunció el fichaje de Elizabeth Duval como su nueva portavoz “en materia de feminismo, igualdad y derechos y libertades LGTBI” (6). Una escritora mediocre que como señala Pilar Aguilar, “¿Alguien cree -salvo ella- que si no fuera trans sabríamos ni siquiera de su existencia? ¿Acaso sabemos algo de los cientos de españolas que han estudiado en la Sorbona, incluso con notas brillantísimas? ¿Acaso las veinteañeras portadoras de vagina que escriben novelas encuentran fácilmente editorial? Y, si alguna publica, ¿su obra ocupa inmediatamente la primera página de la prensa?” (7).

Uno se preguntará si la señora Díaz ha seguido los consejos de su padre espiritual, Joe Biden, pues éste, al nombrar los componentes del Comité del Presidente sobre Artes y Humanidades (PCAH, por sus siglas en inglés) que asesora en dicha materia al Presidente de Estados Unidos, puso en la presidencia del mismo a la esperpéntica Lady Gaga junto a un correveidiles de la secta LGTBIQ+, el productor Bruce Cohen, que en noviembre de 2013 fue de los organizadores del festival de cine LGTBIQ de San Petesburgo, durante el cual intentó crear las estructuras organizativas de dicho colectivo como lobby de presión para enfrentar al gobierno ruso. A su lado nueve de los 25 componentes del citado comité cultural se encuentran representantes de dicha secta ligados al entramado financiero a nivel internacional.

Las primeras consecuencias de las órdenes culturales norteamericanas han sido que durante la primera mitad del año 2022 se han emitido en España una lista de series y películas LGTBI a través de Netflix, HBO Max, Atresplayer Premium, Disney+, RTVE Play. Entre ellas: Heartstopper, La edad de la ira, Queer as a folk, Riverdale, Euphoria, The Umbrella Academy, The Newsreader y La fragancia del primer amor, Nuestra bandera significa muerte, La edad de la ira, La primera muerte, Los Proud: más ruidosos y orgullosos, Somebody Somewhere… Con gran afecto y admiración de la izquierda woke. Así vamos.

Si uno se pregunta cómo es posible esta pandemia subcultural diseminada en todos los países del área de influencia anglosajona, tan sólo tiene que hechar una ojeada a las impresionantes cifras de negocio que manejan las corporaciones que pretenden modificar nuestra estructura mental y física. ¿Cuál es el entramado financiero de las mismas? He aquí una muestra de la capitalización bursátil del denominado Top 50 LGBT-350 por capitalización de mercado en miles de millones de dólares (8):

Aquí vemos las grandes farmacéuticas, las corporaciones financieras, las alimentarias (que dicen que debemos comer gusanos), las de difusión ideológica cinematográfica, al lado de Amazón. Google, Microsoft, etc. ¿Aún queda alguien que pueda creerse la “manifestación espontánea” de miles de niños, niñas y adolescentes?

¿Aún queda alguien que cierre los ojos ante las alteraciones de la raza humana que tienden a la autodestrucción, llevados a cabo por las grandes corporaciones que han encontrado un nuevo y floreciente ámbito de negocio?

Triste espectáculo el que está dando la llamada izquierda siguiendo como ratones del Flautista de Hamelin los dictados de las mafias químico-farmacéuticas. Triste espectáculo ver transmutadas las banderas rojas y rojinegras, símbolo del proletariado militante, por banderas de colorines que rezuman odio hacia el proletariado y hacia la naturaleza biológica de las personas humanas. Banderas detrás de las cuales se esconden los intereses financieros de las peores mafias internacionales: las dedicadas a embrutecer a las mujeres proletarias, convirtiéndolas en depositarias de fetos para goze y disfrute de unas corrompidas clases medias cuyo lema “mejor comprarlo que hacerlo en casa” lo trasladan al proceso de gestación y nacimiento de unas criaturas cuyo destino no augura nada bueno teniendo en cuenta que no se exige ningún requisito moral previo para los compradores de bebés, lo mismo da que sean pedófilos/as, violadores/as, asesinos/as, drogadictos/as, alcohólicos/as. El único requisito es disponer de la cantidad a pagar por el precio de dos o tres kilogramos de carne humana.

Hasta aquí hemos llegado.

(1) https://www.marxists.org/espanol/batkis/1925/revsex.htm
(2) LGBTQ+Hystory 1990: Queers Read This/I Hate Straights https://bialogue-group.tumblr.com/post/13101387714/queersreadthis
(3) https://www.boe.es/boe/dias/2022/04/07/pdfs/BOE-S-2022-83.pdf
(4) https://www.cronicalibre.com/feminismo-y-sociedad/nueve-organizaciones-transactivistas-figuran-en-el-listado-de-hacienda-como-grandes-beneficiarios-de-subvenciones/
(5) https://es.linkedin.com/in/xavisaula
(6) https://www.elmundo.es/elecciones/elecciones-generales/2023/07/05/64a458c0e85ece85278b458d.html
(7) https://www.cronicalibre.com/feminismo-y-sociedad/duval-lleva-razon-trans/
(8) https://upogau.org/ru/inform/lgbt-frendli-kompanii-po-dannym-credit-suisse-naibolee-pribylnye.html

comentarios

  1. Qué fuerte este artículo. Efectivamente, además del simple interés comercial de la industria biofarmaceutica, hay que subrayar el rol idéologico de esta moda. El transhumanismo como ideologia tecno-religiosa. El nuevo fascismo estilo Brave New World que las élites quieren imponer. Sobre el origen de la homosexualidad, eso poco importa a los comunistas, es un tema para ser debatido entre biólogos, antropólogos, geneticistas y psicólogos. Saludos desde Suiza.

  2. soy hasta lo que entiendo hetero, y si, no me gustan algunos de los dispositivos estatales de promocion de ciertas minorias, pero no me opongo, por que esas minorias de homesexuales, lesbianas y tavestis han sido blancos historicos(si los negros seguramente que en mayor cantidad. Pero es que se trata de que la administracion burgueza ejerza una justicia burguesa proporcional?) El buen Josep critica a una supuesta izquierda de la que que no señala su pertenencia, oponiendola a la tradicion revolucionaria y pidiendole al estado burgues(o sea a la misma izquierda que critica, ya que en no pocos lugares es parte de los gobiernos) que hay mayorias que subvencionar antes que a un colectivo despreciable por que «nos» desprecia a nos, el gran colectivo hetero…! El bueno de Josep cree que una politica de revolucion sexual se ejerce delatando a un colectivo, sector o disidencia que consigue arrancarle plata a la burguesia con el argumento de que existen otros colectivos a los que seria mas «justo» sibvencionar por ser mas voluminosos…! Si eso que pretende Josep no es discriminatorio que es? Eso no es politica, es reaccion! Es hacer una mezcolansa entre malthusianismo, LGTB, izquierda progre, derechos humanos, transhumanismo, educacion sexual inclusiva, farmaceuticas, agenda 2030 y meterlo todo en una batidora como hace la ultraderecha en nombre de la moral! Por mas que Josep pretenda esconderlo, toda su argumentacion es moralizante.

    1. Creo que hemos leído artículos distintos. No hay nada de moralizante en el texto. Si hay, te pido que identifique las partes «moralizantes» pues yo no las encuentro (debe ser un problema de lectura o epistemológico de mi parte). Sobre la «mezcolansa» que tu criticas, esta mezcolansa no lo hace la izquierda revolucionária, quien la hace es el sistema capitalista y su pseudo oposición izquierdista. ¿El malthusianismo no existe o ha sido superado? No creo, la élite global nos sumergen todos los días con noticias apocalípticas sobre el ambiente, sobre la IA que va a echar millones en la inutilidad laboral (con su corolario la RBU) y la necesidad en Europa de abrir sus fronteras (de modo voluntario o no como hemos visto en Libia). ¿Transhumanismo no existe? Y los miles de millones que se invierten (con el enorme interés de la fintech y de la biotech). Desde los años 60/70 la relativización y el subjectivismo han sido armas culturales en contra la Union Soviética. Mismo los canales mainstream tipo ARTE nos informan que el gobierno americano ha financiado artistas contemporáneos abstratos como forma de guerra cultural. La relativización de la biologia y de la genética es un paso más para lograr oxigenar el sistema capitalista que necesita nuevos mercados (en el caso nuestro corpo). Que el LGBTismo sea una porta de entrada para esta relativización es un hecho, o tu crees realmente que toda esta propaganda y polemica sobre LGBT no tiene un origen material (o sea, infra estructural – económico y politico/idéologico). Que la «ultraderecha» se oponga al LGBTismo no quiere decir absolutamente nada de un punto de vista argumentativo. Buena parte de la derecha fascista ha criticado las politicas anti-COVID. ¿Eso quiere decir que la izquierda tiene que aceptar las medidas anti-COVID simplemente porque la derecha fascista se ha (timidamente) opuesto? O sea, en lugar de analizar los argumentos científicos, jurídicos, económicos y políticos para adoptar una estratégia, debemos adoptar una posición que sea un simple antagonismo a la derecha fascista? Me imagino que si la derecha apoye salir de la NATO, la izquierda debe oponerse (como hemos visto De Gaulle ha optado por salir de la alianza, aunque él sea una derecha más tradicional/conservadora que fascista).

  3. En la Argelia francesa, se enseñaba a los niños árabes las fábulas de La Fontaine. Así mismo el estado burgués imperialista americano promueve homogeneizar sus valores y políticas tendentes a facilitar y prolongar su dominación. Algo útil para estudiar la economía mundial, porque permite ver a qué ritmo mengua el territorio que efectivamente controlan.
    En españa, si quieres tener valores propios, eso pasa a través de un proceso revolucionario y la imposición del socialismo. La burguesía española no puede reproducir capital de forma aislada, de ella no podemos esperar sino sumisión y decadencia.
    Bianchi definió a la burguesía española actual perfectamente en una frase: «es una burguesía en sí, pero no para sí», utiliza el regalo que nos hizo.
    Estoy de acuerdo contigo en que las relaciones sexuales deben ser un asunto íntimo entre los implicados donde el estado no tiene que intervenir. También pienso que las organizaciones pagadas por el estado burgués son una herramienta del mismo para aplicar sus políticas y por tanto no han sido creadas ni mantenidas para defender ningún interés popular.

    En la RPCh ha sido la comidilla a nivel de calle el caso de un grupo de música que el gobierno tuvo que censurar. Un empresario oportunista había pretendido copiar un modelo que ha tenido éxito comercial en Japón y la parte ocupada de Corea: grupos de chicos con una estética afeminada. El caso es que el empresario japonés que inició esta moda, antes de promotor musical había sido empleado de la embajada estadounidense en Japón. Evidentemente están intentando socavar el modelo de masculinidad tradicional oriental, que básicamente consiste en un hombre fuerte capaz de enfrentarse a quien sea y hacer lo que haga falta. Un determinado tipo de economía exige un determinado tipo de persona, y parece que no coincide lo que EEUU impone en las zonas ocupadas con lo que quieren en la RPCh las autoridades.

  4. Hola a todos:

    Sobre este asunto hay una serie de artículos en: https://irteen.net/el-colapso-de-la-socialdemocracia-y-el-liberalismo-en-el-occidente-1-el-significado-del-signo-en-el-acronimo-politico-de-lgtbiq/

    Esencialmente, los socialdemócratas y los liberales están cambiando la política de las identidades, cayendo el separatismo de genetos y entrando en descomposición la coalición muy contradictoria LGTBIQ+. Lo nuevo que preparan los socialdemócratas a nivel identitario son bolsones de votos climatistas, basados en emocionalismo, performacion e identidad, y veganismo, junto al tema «trans», pero no transgénero sino transhumano. A la vez los liberales presionan para ampliar la cosificación y primarizacion de humanos. Estarían refundando la alianza socialdemócrata + liberal de clases medias y burguesía sobre un paradigma de explotación e identario nuevo.

    Un saludo

Los comentarios están desactivados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo