La policía privada ha empezado con la sanidad: Cataluña subcontrata con empresas la persecución de los apestados

En un protocolo elaborado el pasado 29 de mayo, la Generalitat de Cataluña subcontrata con empresas la detección de nuevos contagios por coronavirus, ante la incapacidad del sistema público de salud para rastrear a los apestados, a los sospechosos y a sus contactos.

El Departamento de Salud catalán insta a los servicios de prevención de riesgos laborales a “ayudar a controlar la transmisión” del coronavirus con actuaciones que, en la práctica, suponen suplir sus funciones. La Generalitat insta a las empresas a “establecer un servicio telefónico de consulta para sus trabajadores y para los trabajadores de sus empresas clientes sobre la pandemia del coronavirus”, con el fin asumir el rol que desempeña el 061, el teléfono público de atención sanitaria de la Generalitat.

“Debido a la evolución de la pandemia de coronavirus, el 061, pese al aumento de personal, ha estado sometido a una sobresaturación de llamadas que, en ocasiones, puede haber comprometido o comprometer la rapidez de respuesta”, admite el Departamento de Salud en el manual que lleva por nombre “Guía de actuación y colaboración de los servicios de prevención de riesgos laborales para hacer frente a la pandemia de coronavirus”.

Tras reconocer las debilidades de su sistema de vigilancia sanitaria, la Generalitat pide a los servicios de prevención de las empresas que su servicio privado de atención telefónica sobre el coronavirus esté activo “de ocho de la mañana a ocho de la tarde” y, “preferiblemente, los siete días de la semana”. A través de este sistema, las empresas deberán atender las consultas de sus trabajadores “siguiendo las instrucciones y guías de las autoridades sanitarias” y, en el caso de que localicen algún apestado o sospechoso, deberán “indicarle que se le tiene que realizar un test PCR en las primeras 24 horas”.

La Generalitat descarga en las empresas la realización de la prueba diagnóstica. En su protocolo invita a los servicios de prevención de riesgos laborales a realizar ellos mismos la PCR “si tienen la posibilidad y cumplen los requisitos establecidos”. En caso contrario, insta a la empresa a remitir a sus trabajadores a un centro sanitario público para que sean sometidos a la prueba.

“No se trata de sustituir al 061 recibiendo llamadas de cualquier persona”, se excusa la Generalitat en su protocolo. “Los servicios de prevención de riesgos laborales están llamados a colaborar con las autoridades sanitarias en la detección precoz de todos los casos compatibles con coronavirus, en sus contactos y en su notificación”, argumenta el Departamento de Salud catalán.

Los servicios de prevención de riesgos laborales ejercerán de gorrillas de las plagas. “Serán los encargados de establecer mecanismos para la investigación y seguimiento de contactos estrechos de aquellos casos sospechosos y confirmados, de las empresas a las que dan servicio”, dice el protocolo.

La Generalitat ya adjudicó a Ferroser Servicios Auxiliaries, una filial de la constructora Ferrovial, un contrato de 17 millones para rastrear y perseguir a los contactos de los apestados. Al revertir dicha adjudicación, deberá pagar una indemnización de casi un millón de euros a Ferrovial por no poder ejercer su papel de policía privada.

https://prevention-world.com/actualidad/noticias/cataluna-pasa-las-empresas-la-deteccion-nuevos-contagios-coronavirus/

Más información:

– Fascismo terapéutico: cuando la policía encarcela a los apestados por orden de los médicos
– Una nueva profesión represiva creada por la pandemia: los ‘gorrillas’ sanitarios
– 60.000 matones sanitarios para vigilar a los apestados en Italia
– Un juez ordena la busca y captura de un apestado para imponerle el confinamiento forzoso

– Antes la policía nos fichaba por nuestros crímenes, ahora los médicos nos fichan por nuestras enfermedades

– Ya tiene a su disposición su tarjeta de apestado y puede pasar a recogerla en cualquier momento

– Nueva subnormalidad: otro apestado al que los médicos ponen en busca y captura

comentario

  1. Es el fascismo de nuevo cuño, posmoderno, que pretende estigmatizar, etiquetar y encerrar a la clase trabajadora, que en su mayor parte está sobreexplotada y a la que va dirigida la persecución y el encarcelamiento sanitario. Se cierra así el círculo que se inició con la exclusión social y la estigmatizacion de los trabajadores desempleados. Ahora, toda la clase trabajadora al completo, es sospechosa, sintomática, asintomática… apestados en definitiva.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: