GSK: un competidor en la carrera por la vacuna que es otro pozo negro de corrupción

Cuando alguien busca ejemplos de corrupción en el mercado farmacéutico, no necesita ir muy lejos. Le basta con GSK, GlaxoSmithKline, que es el prototipo histórico más frecuentemente citado.

Esta multinacional ha sido condenada por los mayores fraudes cometidos contra la salud humana de la historia.

A pesar de ello, lo mismo que AustroZeneca, también está subvencionada por el gobierno de Trump dentro de la Operación Velocidad Punta con cientos de millones de dólares de dinero público.

En 2012 la multinacional se declaró a sí misma culpable del “mayor caso de fraude en la protección de la salud en la historia de Estados Unidos”, por lo que tuvo que pagar 3.000 millones de dólares de indemnización (1).

A pesar de que el antidepresivo Paxil se aprobó sólo para adultos, GSK la recomendó también para menores de 18 años y vendió el fármaco Wellbutrin para usos para los que no estaba aprobado, incluyendo la pérdida de peso y el tratamiento de disfunción sexual, según la investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La empresa también se esforzó por promocionar uno de sus fármacos difundiendo un artículo engañoso en una revista médica y agasajando a los médicos con comilonas, tratamientos en balnearios y otros sobornos.

En otro fraude, GSK no proporcionó a la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos datos de seguridad sobre su fármaco Avandia contra la diabetes, en violación de la ley.

Pero los fraudes de GSK no se limitan a Estados Unidos. En 2014 fue sancionado con una multa máxima de 490 millones de dólares en China después de que un tribunal la declarara culpable de soborno.

La multa récord es consecuencia de las denuncias de que el gigante farmacéutico pagó sobornos a médicos y hospitales para promover sus productos y, especialmente sus vacunas.

El Financial Times dijo que GSK intentó sobornar incluso a la propia policía china para frenar la investigación (2).

La filial china de la multinacional creó varias unidades internas con nombres en clave como “Operación Gran Muralla” y “Operación Dragón Volador” para sobornar a médicos y funcionarios del gobierno de Pekín.

En 2012, cuando la empresa ya estaba bajo la supervisión del gobierno, crearon un equipo de gestión de crisis para sobornar a los funcionarios encargados de supervisar los fármacos y vacunas. El objetivo era convencerlos de que dejaran de investigar las actividades ilegales de la empresa (3).

Los sobornos de GSK se extendieron también a Europa, donde 13 cabecillas de la multinacional fueron acusados de sobornar a los médicos polacos para que recetaran Seretide, el medicamento para el asma de GSK (4).

Los fraudes no han sacado a GSK del negocio farmacéutico, ni de las subvenciones que, en el caso de la vacuna contra el coronavirus, le supondrán 2.100 millones de dólares de dinero fresco (5).

Nadie puede asegurar que esta vez GSK se abstendrá de sobornar a los médicos y de falsificar las revistas médicas. Tampoco es posible asegurar que esta vez proporcionará todos sus datos de seguridad a la FDA.

En la filial Galvani, esta farmacéutica está a asociada a Google, como ya expusimos en otra entrada.

(1) https://www.reuters.com/article/us-glaxo-settlement/glaxosmithkline-settles-healthcare-fraud-case-for-3-billion-idUSBRE8610S720120702
(2) https://www.ft.com/content/fe669bfc-db23-11e3-b112-00144feabdc0
(3) https://www.bbc.com/news/business-29274822
(4) https://www.theguardian.com/business/2014/apr/14/gsk-accused-bribing-doctors-poland
(5) https://www.businessinsider.com/sanofi-gsk-coronavirus-vaccine-operation-warp-speed-funding-clinical-trial-2020-7

comentarios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: