Fascismo terapéutico: cuando la policía encarcela a los apestados por orden de los médicos

La policía ya no está sólo a disposición de los jueces y fiscales, sino también de los médicos.

El encarcelamiento ya no necesita delitos, ni juicios, ni abogados, ni pruebas. Lo ordenan los expertos en salud pública.

Los hospitales se han convertido en lugares de custodia de los reclusos. También están encerrando a los vecinos de bloques enteros en sus inmuebles y pronto harán lo mismo por barrios, calles, empresas o instituciones.

La condición de apestado es peor que la de criminal: no tiene ningún derecho.

En Galicia han privado del derecho a votar en las elecciones autonómicas a los apestados que den positivo en algún test de coronavirus. Los dudosos que estén a la espera de los resultados tampoco podrán ejercer su derecho (1).

Recientemente la Dirección General de Salud Pública ordenó a la policía el internamiento forzoso en régimen de aislamiento de un hombre que viajó a Ibiza, procedente de Barcelona, pocos días después de haber dado positivo en coronavirus en una prueba de PCR (2).

Tras la orden de detención y reclusión, el viernes la policía localizó al apestado en Ibiza y lo encerró al día siguiente en el hospital de Can Misses.

Al desafortunado le impusieron el 20 de junio la etiqueta de apestado, y los médicos le condenaron al castigo de arresto domiciliario.

El día 29 de junio se marchó de su domicilio en Barcelona y viajó a Ibiza.

Por si no tuvieran suficiente, la Dirección General de Salud Público le va a incoar un atestado por un delito contra la salud pública, el mismo por el que encarcelan a los narcotraficantes.

Además del apestado, ahora los médicos policiales han emprendido una investigación para conocer sus contactos y relaciones personales, que someterán al mismo protocolo de fascismo terapéutico.

(1) https://www.nosdiario.gal/articulo/social/persoas-positivas-covid-19-non-poderan-votar/20200705155852100816.html
(2) https://www.niusdiario.es/sociedad/sanidad/internamiento-forzoso-hombre-positivo-coronavirus-viajo-barcelona-ibiza_18_2973345070.html

Más información:
– Una nueva profesión represiva creada por la pandemia: los ‘gorrillas’ sanitarios
– 60.000 matones sanitarios para vigilar a los apestados en Italia
– Un juez ordena la busca y captura de un apestado para imponerle el confinamiento forzoso

– Antes la policía nos fichaba por nuestros crímenes, ahora los médicos nos fichan por nuestras enfermedades

– Ya tiene a su disposición su tarjeta de apestado y puede pasar a recogerla en cualquier momento
– Nueva subnormalidad: otro apestado al que los médicos ponen en busca y captura

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: