En medio del confinamiento las muertes por el alcohol alcanzaron un máximo

Un año de confinamiento y restricciones sociales ha agravado el problema de la bebida en Gran Bretaña. Decenas de encuestas revelan que la gente ha bebido más de lo habitual para hacer frente al aislamiento, el aburrimiento y la ansiedad generada por los medios de comunicación.

La Oficina de Estadísticas Nacionales publicó ayer un informe según el cual el año pasado hubo 7.423 muertes relacionadas con el consumo de alcohol, lo que supone una quinta parte más que en 2019 y la cifra más alta desde que se iniciaron los registros en 2001.

Las muertes relacionadas con el alcohol han aumentado durante décadas. Pero aumentaron más rápidamente a partir del primer confinamiento y empeoraron progresivamente a medida que avanzaba el año.

La mayoría de las muertes están relacionadas con problemas de consumo de alcohol a largo plazo y con la dependencia, y la enfermedad hepática alcohólica representaba el 80 por ciento de los casos.

Una de cada 10 muertes relacionadas con el alcohol fue por trastornos mentales y de comportamiento debidos al consumo abusivo de alcohol y el 6 por ciento fue por intoxicación alcohólica accidental.

Las personas que vivían en las zonas más pobres tenían cuatro veces más probabilidades de haber muerto por abuso de alcohol en comparación con las que vivían en las zonas más ricas el año pasado, lo que ha sido habitual la mayoría de los años.

Pero la ONS dijo que la disparidad entre ricos y pobres se redujo entre las mujeres el año pasado, con el mayor aumento en los británicos del segundo grupo más rico. Entre estas personas, las muertes por alcohol el año pasado aumentaron un 22,6 por ciento en los hombres y un 34 por ciento en las mujeres.

La tasa de mortalidad por alcohol de los hombres el año pasado fue el doble de la de las mujeres, lo que no difiere de los años anteriores.

El informe de hoy muestra que el año pasado se produjeron 464 muertes por intoxicación etílica, un 16 por ciento más que las 401 del año anterior.

El aumento de las enfermedades hepáticas inducidas por el alcohol fue más marcado, con 1.000 muertes más el año pasado que en 2019: 5.964 frente a 4.954, un aumento de una quinta parte.

La enfermedad hepática es causada por el abuso excesivo de alcohol durante muchos años, pero las recaídas o los atracones de alcohol pueden ser fatales para los pacientes con la condición.

—https://medicalxpress.com/news/2021-05-alcohol-deaths-year-high-lockdown.html

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: