El papel de la farmacéutica Gilead en la guerra contra la hidroxicloroquina

Los ataques al fármaco han sido continuos desde que el Dr. Didier Raoult usó este derivado de quinina para tratar a pacientes con coronavirus en marzo. Gilead fue el laboratorio que se hizo de oro con la falsa vacuna de la Gripe A.

El primer intento de desacreditar la hidroxicloroquina fue un estudio del sistema de salud de la Administración de Veteranos de Estados Unidos en abril pasado. En particular, uno de los autores del estudio había recibido en el pasado numerosas subvenciones de Gilead. Solo en 2018 por un total de casi un cuarto de millón de dólares.

Después de que se expusieran profundas fallas en este estudio, Surgisphere, otro laboratorio, acudió al rescate en mayo con un megastudio de “15.000 pacientes” supuestamente compilado de hospitales de todo el mundo.

Esta estrategia tuvo éxito: tras su publicación en The Lancet y New England Journal of Medicine, todo el uso ambulatorio de la hidroxicloroquina fue severamente restringido en los Estados Unidos, Australia y la mayor parte de Europa.

Cuando se descubrió que Surgisphere no había hecho tal estudio, ambos artículos se retiraron silenciosamente y el editor en jefe de The Lancet trató de lavarse las manos de este vergonzoso incidente denunciando el «fraude monumental» de Surgisphere.

Sin embargo, solo unos días antes, los editores de Lancet desempeñaron un papel importante en persuadir a la OMS de que suspendiera todos los ensayos con HCQ. ¿Quién los impulsó a hacerlo?.

El autor principal del estudio, Mandeep Mehra, también se disculpó por haber dependido de un tercero para obtener los datos. Puede que no supiera que los datos eran falsos, pero el hospital que dirigía estaba realizando dos ensayos para Remdesivir. ¿Estaba bajo presión de sus patrocinadores?

Esta política obligó al Dr. Didier Raoult a testificar contra la influencia desproporcionada de Gilead sobre la comunidad médica durante una reunión de la Asamblea Nacional francesa en junio pasado.

En particular, en los Estados Unidos, un tercio del presupuesto de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) proviene de las tarifas de los usuarios farmacéuticos y, según el sitio web de los Institutos Nacionales de Salud del país (NIH), ocho de los 55 miembros del panel responsable de las pautas de tratamiento de coronavirus trabajan actualmente para Gilead. Estos lazos gubernamentales con Gilead se triplican cuando se incluyen a otros tratamientos. Y es que un tratamiento de cinco días con Remdesivir cuesta alrededor de tres mil dólares, y un suministro de HCQ genérico para cinco días cuesta alrededor de diez.

Paradójicamente, la mayor parte de la oposición a la HCQ en los Estados Unidos proviene de la izquierda, pero los conservadores que conocen las formas del capitalismo de compinches consideran que esto es normal. Después de todo, las grandes farmacéuticas han dado más a los demócratas desde la aprobación del programa de salud de Obama, conocido como Obamacare, y hasta ahora, los ejecutivos de Gilead han sido una de las principales fuentes de la campaña de Biden.

 

Más información:
– Dossier coronavirus

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: