De nuevo la guerra vuelve al Cáucaso, en las fronteras de Rusia, Irán y Turquía

Tres días después de la reanudación del conflicto de Nagorno-Karabaj en la región transcaucásica, también conocida como el Cáucaso Sur, queda claro que el relato binario de los comentaristas occidentales de que se trata de un conflicto entre Turquía y Rusia es simplemente ingenuo o engañoso. El hecho es que Rusia y Turquía -e Irán en un papel de apoyo- ya están hablando proactivamente sobre las negociaciones que involucran a las partes en conflicto.

El 30 de septiembre fue una especie de punto de inflexión. El día anterior, Teherán había pedido a Azerbaián y Armenia que resolvieran sus diferencias de forma pacífica y se había ofrecido, junto con Turquía y Rusia, a ayudar a los dos países a resolver sus diferencias.

El Presidente Hassan Rohani ha reiterado esa oferta en una conversación telefónica con el Primer Ministro de Armenia, Nikol Pashinyan. Según el relato iraní, Pashinyan respondió positivamente que “cualquier tensión y conflicto iría en detrimento de todos los países de la región y acogió con beneplácito toda iniciativa práctica para poner fin a la violencia”.

Armenia es un país sin litoral y depende dIrán para proporcionar una ruta de transporte vital hacia el mundo exterior. Por su parte, Teherán ha mantenido una cálida relación con Armenia (aunque su rival Azerbaián es un país musulmán), incluso le ha suministrado gas natural.

Teherán siguió en el camino de la amistad incluso después de la “revolución de los colores” en Armenia en 2018 y la constante gravitación de Pashinyan hacia el campo americano en el período siguiente, mientras seguía siendo miembro de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva dirigida por Moscú.

Irán está profundamente preocupado por los recientes intercambios diplomáticos de Pashinyan con Israel (por iniciativa de la Casa Blanca), que por supuesto llevaron al notorio aparato de inteligencia israelí, el Mossad, a las fronteras septentrionales dIrán (además de la posible presencia del Mossad en los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Omán en el flanco sur dIrán).

Turquía también tiene motivos para preocuparse por las actividades de Israel en Transcaucasia. Israel está involucrado en las revoluciones de color patrocinadas por Estados Unidos en Transcaucasia. Tras la revolución del color patrocinada por Estados Unidos en Georgia en 2003, Israel apareció de la noche a la mañana en Tbilisi. Desde entonces, los lazos entre Israel y Georgia se han vuelto muy estrechos.

A pesar del fracaso de la revolución de los colores en Azerbaián a mediados de 2005 y de los intentos esporádicos desde entonces, Israel ha desarrollado una estrecha “cooperación en materia de seguridad” con Azerbaián. Más al norte, Israel ha desarrollado una relación especial con otro producto de la revolución de los colores, Ucrania, cuyo presidente es un judío étnico que participa activamente en la revolución de colores que se está llevando a cabo en Bielorrusia (lo extraño es que, a pesar de la empresa que Israel mantiene en la región del Mar Negro, que es virulentamente antirrusa, sigue disfrutando de unos vínculos excepcionalmente estrechos con Rusia).

Tanto Turquía como Irán comprenden perfectamente por qué Israel concede una importancia tan grande a los tres pequeños países de Transcaucasia (11 millones de habitantes en total) para establecer una presencia de seguridad en esta región a fin de crear un “segundo frente” contra sus enemigos regionales: Ankara y Teherán. (Israel también tiene vínculos con grupos separatistas kurdos con lazos étnicos con Transcaucasia).

Irán ha expresado abiertamente su preocupación por la decisión de Pashinyan de abrir la embajada de Armenia en Israel, lo que llevó al entonces Consejero de Seguridad Nacional a viajar a Ereván, donde apuntó abiertamente a Irán (y a Rusia.) Además, la diáspora armenia en Estados Unidos es un componente influyente que Pashinyan tampoco puede ignorar.

En cualquier caso, las manifestaciones estallaron rápidamente frente a la embajada de Armenia en Teherán y altos funcionarios iraníes advirtieron a Pashinyan. Un comentarista iraní escribió: “Las consideraciones de Teherán… deben ser tomadas en cuenta… Por otro lado, Rusia se opondrá sin duda a la idea de usar a Armenia para promover la seguridad y la influencia económica. Ya había criticado severamente el acuerdo de armas de Israel con Georgia y la República de Azerbaián”.

Está claro que los analistas occidentales están ocultando el vínculo entre Estados Unidos e Israel en el trabajo en Transcaucasia. Tanto Ankara como Teherán tienen motivos para temer que Estados Unidos estén utilizando el apoderado israelí en la región transcaucásica -como ha ocurrido en el Oriente Medio durante decenios- para debilitar y hacer retroceder las crecientes aspiraciones de las dos potencias regionales.

El eje turco-iraní en formación

Con la destrucción de Irak y Siria y el debilitamiento de Egipto, Turquía (bajo el presidente Erdogan) e Irán son las dos únicas potencias regionales reales que quedan en el Oriente Medio musulmán para desafiar las estrategias regionales de Estados Unidos y la preeminencia militar de Israel.

Es significativo que el aumento de vínculos entre Estados Unidos e Israel en Transcaucasia siga a los recientes “acuerdos de paz” patrocinados por Estados Unidos entre Israel y tres Estados árabes del Golfo (Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Omán). De hecho, tanto Turquía como Irán han reaccionado enérgicamente a los acontecimientos en el Golfo.

Esta misma semana, el Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, el general de división Mohammad Hossein Baqeri, advirtió explícitamente a Emiratos Árabes Unidos que Teherán lo consideraría un “enemigo” y actuaría en consecuencia si Abu Dhabi permitía una presencia de seguridad israelí en su suelo.

En el mes siguiente al acuerdo entre Israel y EAU, el Presidente turco Recep Erdogan celebró una videoconferencia con Rohani en la que hizo una gran declaración de apertura en el sentido de que “el diálogo entre Turquía e Irán tiene un papel decisivo en la solución de muchos problemas regionales”. Creo que nuestra cooperación “volverá a sus niveles anteriores a medida que las condiciones de la pandemia disminuyan”.

Rohani respondió que las relaciones turco-iraníes se han construido sobre cimientos sólidos a lo largo de la historia y que la frontera entre los dos “países amigos y hermanos” siempre ha sido “la frontera de la paz y la amistad”. Dijo que, especialmente en los últimos siete años, los dos gobiernos han hecho grandes esfuerzos basados en la cooperación bilateral, regional e internacional.

Es significativo que Rohani añadiera que los dos países están situados en una “región sensible” de Oriente Medio y son “las dos grandes potencias de la región”. Ha habido hostilidad y venganza hacia los dos países. También existe hoy en día. “No hay manera de tener éxito contra tales conspiraciones, salvo fortaleciendo las relaciones amistosas entre los dos países”.

Israel, por supuesto, ha tomado nota del incipiente eje Turquía-Irán (que también incluye a Qatar). En un comentario del Jerusalem Post se señaló que en los últimos años los vínculos entre Turquía e Irán “se han fortalecido debido a la oposición común de Estados Unidos y también de Israel”. Tanto Irán como Turquía apoyan a Hamas, por ejemplo. Observa con ironía que la geopolítica de Oriente Medio construida en torno al conflicto sectario chiíta y suní puede haber sobrevivido a su utilidad.

Una vez más, la agencia de noticias turca Anadolu publicó la semana pasada un comentario titulado “Nuevo Concepto Estratégico de Oriente Medio”, en el que se destaca que los acuerdos de paz en el Golfo ponen de manifiesto el cisma entre Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Bahrein, por un lado, y Qatar y Kuwait, por otro. (Qatar es un aliado de Turquía, mientras que Kuwait tiene lazos de amistad con Irán). El comentario señalaba:

“Los países árabes parecen haber perdido tanto la confianza como el sentido de la unidad; cuando el sentido de la confianza se vea gravemente dañado, será más fácil llevarlos a un desacuerdo, y esta división regional, como en todas partes, hará que los países árabes y sus dirigentes dependan de fuerzas externas para su seguridad y existencia”.

El comentario de Anadolu se acercó luego a su tema principal, a saber, que el llamado acuerdo de “normalización” entre Emiratos Árabes Unidos e Israel “puede ser un esfuerzo velado no sólo para ampliar el espacio imperial sino también para formar un bloque contra Irán y Turquía en el Oriente Medio”.

“Irán es un país no árabe y parece ser un enemigo jurado de Estados Unidos e Israel; Irán colabora con Rusia y China, los principales rivales de Estados Unidos, y a veces con Turquía, lo que puede amenazar tanto los intereses imperiales de Estados Unidos como la seguridad de Israel en la región. Por lo tanto, el poder y la influencia regional de Irán debe ser reducido y llevado al borde”.

“Turquía es un país de la OTAN y parece ser un aliado cercano de Estados Unidos, (pero) la política de Estados Unidos hacia Turquía en la región es ambivalente, poco clara y esquiva en el sentido de que Estados Unidos siguen apoyando al grupo terrorista (kurdo) YPG/PKK en Siria que ha estado cometiendo actos terroristas contra Turquía y matando civiles durante décadas.

“Además, los Estados Unidos e Israel, aunque parecen amistosos, no quieren una Turquía fuerte, porque una Turquía fuerte puede influir en los países árabes utilizando el Islam y otros medios y luego ponerlos en contra de la explotación del Oriente Medio y su petróleo y recursos por las potencias neoimperiales, pero los Estados Unidos y otras potencias imperiales nunca permitirán que Turquía se levante fácilmente en la región. Lo que pueden preferir es que una Turquía débil y frágil, luchando con sus conflictos internos, sirva siempre a su propósito”.

En las crónicas del gran juego, es raro que los protagonistas tomen la palabra y opten por la diplomacia pública. El juego, históricamente, se juega tranquilamente en la sombra, fuera de la vista del público. Turquía e Irán han decidido lo contrario. ¿Podría ser que el conflicto en Transcaucasia, una región distante que limita tanto con Turquía como con Irán y en la que Israel está consolidando una presencia de seguridad contra ellos, haya estallado en un contexto de nuevo alineamiento que promete rediseñar la geopolítica del Oriente Medio?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: