‘Al Qaeda está de nuestro lado’: Obama y Biden iniciaron una guerra sucia en Siria

Unas horas después de la incursión militar estadounidense del 3 de febrero en el norte de Siria, que se saldó con la muerte del dirigente del Califato Islámico [Al Qurayshi] y de varios miembros de su familia, Biden pronunció un discurso triunfalista en la Casa Blanca.

La operación de las Fuerzas Especiales de última hora en la provincia siria de Idlib, proclamó Biden, fue un “testimonio del alcance y la capacidad de Estados Unidos para eliminar las amenazas terroristas donde quiera que se escondan en el mundo”.

Pero hay algo que el presidente no mencionó, como tampoco lo hizo casi toda la cobertura del asesinato: durante los años de Obama, altos miembros del gobierno de Biden fueron fundamentales para crear el escondite controlado por Al Qaeda en el que el dirigente del Califato Islámico, Abu Ibrahim Al Qurayshi, y su predecesor asesinado, Abu Bakr Al Baghdadi, habían encontrado su último refugio.

Al librar una guerra secreta de miles de millones de dólares para apoyar a la insurgencia contra el presidente sirio Bashar Al Assad, los altos funcionarios de Obama, ahora a las órdenes de Biden, han convertido la política de Estados Unidos en una de apoyo y armamento a grupos terroristas que han atraído a combatientes yihadistas de todo el mundo. La campaña de cambio de régimen, emprendida diez años después de que Al Qaeda atacara a Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, ayudó a un enemigo jurado de Estados Unidos a establecer el refugio seguro de Idlib que todavía controla hoy.

Una formulación concisa de esto fue dirigida por Jake Sullivan a su entonces jefa en el Departamento de Estado, Hillary Clinton. Escribió en un correo electrónico de febrero de 2012: “AQ [Al Qaeda] está de nuestro lado en Siria”.

Sullivan, ahora asesor de seguridad nacional, es uno de los varios funcionarios que supervisaron la guerra por delegación en Siria bajo el mandato de Obama y que ahora ocupan un alto cargo bajo Biden. El grupo incluye al Secretario de Estado Antony Blinken, al enviado del clima John Kerry, a la administradora de USAID Samantha Power, a la Subsecretaria de Estado Wendy Sherman, al coordinador del NSC para Oriente Medio Brett McGurk y al asesor del Departamento de Estado Derek Chollet.

Sus esfuerzos por remodelar Oriente Medio mediante el cambio de régimen, no sólo en Siria, sino también en Libia, han provocado la muerte de estadounidenses -entre ellos el embajador Christopher Stevens y otros tres funcionarios estadounidenses en Bengasi en 2012-, la matanza de innumerables civiles, la creación de millones de refugiados y, finalmente, la entrada de Rusia en el campo de batalla sirio.

Contactados a través de sus actuales agencias gubernamentales, ninguno de los dirigentes del equipo Obama-Biden ofreció comentarios sobre su política de apoyo a una insurgencia dominada por Al Qaeda en Siria.

El historial del equipo Obama-Biden en Siria tiene una resonancia particular hoy en día, cuando muchos de ellos gestionan la actual crisis en Ucrania. Al igual que en Siria, Estados Unidos está inundando de armas una zona de guerra caótica en un peligroso conflicto por delegación contra Rusia, aumentando la amenaza de un enfrentamiento militar entre las principales potencias nucleares del mundo. “Me preocupa mucho que Ucrania se esté convirtiendo en Siria”, declaró el senador demócrata Chris Coons a CBS News el 17 de abril.

Basada en documentos desclasificados, informes de prensa y confesiones dispersas de funcionarios estadounidenses, esta historia olvidada de los esfuerzos del equipo Obama-Biden para derrocar al gobierno de Assad -en concierto con aliados como Arabia Saudí, Qatar y Turquía- detalla la serie de decisiones silenciosas que finalmente llevaron a Estados Unidos a fortalecer las redes terroristas empeñadas en su destrucción.

La CIA traslada a Siria el arsenal capturado en Libia

El camino hacia el control de la provincia siria de Idlib por parte de Al Qaeda comenzó en realidad a cientos de kilómetros al otro lado del Mediterráneo, en Libia.

En marzo de 2011, tras una intensa presión de altos funcionarios, entre ellos la secretaria de Estado Hillary Clinton, Obama autorizó una campaña de bombardeos para apoyar a la insurgencia yihadista que luchaba contra el gobierno del dirigente libio Muamar Gadafi. Respaldados por la potencia de fuego de la OTAN, los rebeldes derrocaron a Gadafi y lo asesinaron horriblemente en octubre.

Aprovechando su temprano éxito en Libia, el gobierno de Obama puso sus ojos en Damasco, que era entonces uno de los principales objetivos de Washington para el cambio de régimen. Según el antiguo comandante de la OTAN Wesley Clark, el gobierno de Assad -un aliado clave de los enemigos de Estados Unidos, Irán, Hezbolah y Rusia- estaba destinado a ser derrocado al igual que Irak tras el 11-S. Un cable filtrado de la embajada de Estados Unidos en Damasco en 2006 evaluaba que las “vulnerabilidades” de Assad incluían “la amenaza potencial para el régimen de la creciente presencia de extremistas islámicos en tránsito”. El cable también explicaba que Estados Unidos podría “mejorar la probabilidad de que surjan esas oportunidades”.

Junto con la caída de Gadafi, el estallido de la insurgencia siria en marzo de 2011 ofreció a Estados Unidos una oportunidad histórica para explotar las vulnerabilidades de Siria. Si bien la Primavera Árabe desencadenó protestas pacíficas en Siria contra el amiguismo y la represión del partido gobernante, el Baath, también desencadenó una revuelta predominantemente suní y rural que tomó un giro sectario y violento. Estados Unidos y sus aliados, en concreto Qatar y Turquía, sacaron provecho del enorme arsenal del recién derrocado gobierno libio.

Con las consecuencias inmediatas de la caída del gobierno de Gadafi en octubre de 2011, y después de la incertidumbre causada por esa caída, la Agencia de Inteligencia de Defensa informó al año siguiente de que “las armas de los antiguos arsenales militares libios ubicados en Bengasi, Libia, fueron enviadas desde el puerto de Bengasi, Libia, a los puertos de Banias y el puerto de Borj Islam, Siria”.

El documento redactado de la DIA, obtenido por el grupo Judicial Watch, no especifica si Estados Unidos estuvo directamente involucrado en estos envíos. Pero contiene pistas significativas. Con notable precisión, detalla el tamaño y el contenido de uno de esos envíos en agosto de 2012: 500 rifles de francotirador, 100 lanzagranadas propulsadas por cohetes con 300 cartuchos y 400 cartuchos de mortero.

Lo más revelador es que el documento afirma que las entregas de armas se detuvieron “a principios de septiembre de 2012”. Era una clara referencia al asesinato de cuatro estadounidenses ese mes a manos de milicianos: el embajador Christopher Stevens, otro funcionario del Departamento de Estado y dos contratistas de la CIA. La matanza se produjo en Bengasi, la ciudad portuaria de la que salían las armas para Siria. El anexo de Bengasi “estaba en el corazón de una operación de la CIA”, dijeron funcionarios estadounidenses al Wall Street Journal. Al menos dos docenas de funcionarios de la CIA trabajaban en Bengasi bajo cobertura diplomática.

Aunque altos funcionarios de los servicios de inteligencia ocultaron la operación de Bengasi en un testimonio jurado ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, una investigación del Senado acabó confirmando el papel directo de la CIA en la transferencia de armas de Libia a Siria. Una versión clasificada de un informe del Senado de 2014, que no se ha hecho pública, documentaba un acuerdo entre Obama y Turquía para trasladar armas desde Libia a los insurgentes en Siria. La operación, creada a principios de 2012, fue dirigida por David Petraeus, entonces director de la CIA.

“La única misión del consulado [de Bengasi] era proporcionar cobertura para la transferencia de armas” a Siria, dijo un antiguo funcionario de inteligencia estadounidense al periodista Seymour Hersh en la London Review of Books. “No tenía ningún papel político real”.

La muerte del embajador estadounidense en Libia

Bajo cobertura diplomática, Stevens parece haber sido un actor importante en el programa de la CIA. Más de un año antes de ser embajador, en junio de 2012, Stevens había sido nombrado oficial de enlace de Estados Unidos con la oposición libia. En esta función, había trabajado con el Grupo Islámico Combatiente Libio, vinculado a Al Qaeda, y con su dirigente, Abdelhakim Belhadj, un señor de la guerra que luchó junto a Osama Bin Laden en Afganistán. Tras el derrocamiento de Gadafi, Belhadj fue nombrado jefe del Consejo Militar de Trípoli, que controlaba la seguridad en la capital del país.

El papel de Belhadj no se limitó a la Libia posterior al golpe de Estado. En noviembre de 2011, el aliado de Al Qaeda viajó a Turquía para reunirse con los dirigentes del Ejército Sirio Libre, la coalición militar de oposición respaldada por la CIA. El viaje de Belhadj formaba parte de los esfuerzos del nuevo gobierno libio por proporcionar “dinero y armas a la creciente insurgencia contra Bashar Al-Assad”, informó entonces el London Telegraph. El 14 de septiembre de 2012 -sólo tres días después de la muerte de Stevens y sus colegas estadounidenses- el London Times reveló que un barco libio “que transportaba el mayor cargamento de armas a Siria desde que comenzó el levantamiento” había atracado recientemente en el puerto turco de Iskenderun. Una vez descargada, “la mayor parte de su carga se destina a los rebeldes en el frente”.

Los detalles conocidos de las últimas horas de Stevens el 11 de septiembre sugieren que el envío de armas era una prioridad en su agenda. A pesar de estar destinado en Trípoli y de enfrentarse a violentas amenazas, Stevens había realizado el peligroso viaje a Bengasi en plena conmemoración del 11-S. Según un informe de 2016 del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, una de las últimas reuniones programadas de Stevens fue con el jefe de la compañía de servicios marítimos y de transporte Al-Marfa, una empresa libia implicada en el transporte de armas a Siria. Su última reunión del día fue con Ali Sait Akin, el cónsul general de Turquía, donde se enviaron las armas. Fox News informó posteriormente de que “Stevens estaba en Bengasi para negociar una transferencia de armas”.

Con el canal libio cerrado por el asesinato de Stevens, Estados Unidos y sus aliados recurrieron a otras fuentes de suministro. Uno de ellos fue Croacia, donde Arabia saudí había financiado una importante compra de armas a finales de 2012. El acuerdo fue organizado por la CIA. La utilización de las vastas reservas del reino saudí para financiar guerras encubiertas por delegación no es nada nuevo. La CIA ya lo había hecho, por ejemplo, para armar a los muyahidines en Afganistán y a los contras en Nicaragua.

Aunque el gobierno de Obama afirmó que las armas enviadas a Siria estaban destinadas a los “rebeldes moderados”, acabaron en manos de una insurgencia dominada por los yihadistas. Apenas un mes después del atentado de Bengasi, el New York Times informó de que los “yihadistas islámicos de línea dura”, incluidos los grupos “con vínculos o afiliaciones a Al Qaeda”, recibieron “la mayor parte de las armas enviadas a la oposición siria”.

La CIA armó a una insurgencia siria dominada por Al Qaeda

El gobierno de Obama no necesitó a los medios de comunicación para saber que los yihadistas que dominaban la insurgencia siria eran los destinatarios de una cadena de suministros de la CIA.

Un mes antes del ataque de Bengasi, los analistas de inteligencia del Pentágono dieron a la Casa Blanca una evaluación contundente. Un informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa de agosto de 2012, ampliamente difundido entre los funcionarios estadounidenses, señalaba que “los salafistas, los Hermanos Musulmanes y AQI [Al Qaeda en Irak] son las principales fuerzas impulsoras de la insurgencia”. Según el informe, Al Qaeda “apoyó a la oposición siria desde el principio”. Su objetivo era crear un “principado salafista en el este de Siria”, un aviso temprano del Califato Islámico que se establecería dos años después.

El general Michael Flynn, que dirigía la DIA en ese momento, recordó más tarde que su equipo “recibió una enorme reacción” de la Casa Blanca bajo el mandato de Obama. “Sentí que no querían oír la verdad”, dijo Flynn. En 2015, un año después de la salida forzada de Flynn, decenas de analistas de inteligencia del Pentágono firmaron una denuncia en la que sospechaban que los altos funcionarios de inteligencia del Pentágono “manipulaban los libros” para pintar una imagen más halagüeña de la presencia yihadista en Siria. (El Pentágono absolvió posteriormente a los mandos del CENTCOM de cualquier infracción).

El Ejército Sirio Libre (ESL), la principal fuerza insurgente respaldada por la CIA, también informó a los funcionarios de Obama de la prevalencia de yihadistas en sus propias filas. “En base a los informes que estamos recibiendo de los médicos”, dijeron los funcionarios del ESL al Departamento de Estado en noviembre de 2012, “la mayoría de los heridos y muertos del ESL son miembros de Jabhat Al Nosra, por su valor y [el hecho de que están] siempre en el frente”.

Jabhat Al Nosra (el Frente Al Nosra) es la franquicia de Al-Qaeda en Siria. Surgió como un grupo escindido de Al Qaeda en Irak tras un enfrentamiento entre el dirigente de AQI, Abu Bakr Al-Baghdadi, y su entonces adjunto, Mohammed Al-Jolani. En 2013 Baghdadi relanzó su organización como Califato Islámico de Irak y Siria. Jolani dirigió su facción de Al Qaeda con sede en Siria bajo la bandera negra de Al Nosra.

Charles Lister, un funcionario del Golfo en estrecho contacto con los grupos insurgentes sirios, escribió en marzo de 2015: “Aunque rara vez se reconoce explícitamente en público, la gran mayoría de la insurgencia siria ha trabajado en estrecha coordinación con Al Qaeda desde mediados de 2012, y con gran efecto en el campo de batalla”. Como dijo un dirigente del Ejército Sirio Libre al New York Times, “ninguna facción del ESL en el norte puede operar sin la aprobación de Al Nosra”.

Según David McCloskey, antiguo analista de la CIA que cubrió Siria en los primeros años de la guerra, los funcionarios estadounidenses sabían que “los grupos afiliados a Al Qaeda y los grupos yihadistas salafistas eran el principal motor de la insurgencia”. Según McCloskey, este fue “un aspecto extremadamente problemático del conflicto”.

En sus memorias, Ben Rhodes, uno de los principales asesores de Obama, reconoce que Al Nosra “era probablemente la fuerza de combate más poderosa dentro de la oposición”. También estaba claro, escribe, que los grupos insurgentes respaldados por Estados Unidos “luchaban junto a Al Nosra”. Fue por esta razón, recuerda Rhodes, que argumentó en contra de la designación de Al Nosra como organización terrorista extranjera por parte del Departamento de Estado en diciembre de 2012. Tal medida “alejaría a las mismas personas a las que queremos ayudar”. (Cuando se le preguntó si quería ayudar a una insurgencia dominada por Al Qaeda, Rhodes no respondió).

De hecho, la designación de Al Nosra como organización terrorista permitió al gobierno de Obama declarar públicamente que se oponía a la rama siria de Al Qaeda, mientras seguía armando en secreto a la insurgencia que dominaba. Tres meses después de incluir a Al Nosra en la lista de organizaciones terroristas, Estados Unidos y sus aliados “intensificaron drásticamente los envíos de armas a los rebeldes sirios” para ayudar a que “los rebeldes intenten tomar Damasco”, según informó Associated Press en marzo de 2013.

En Siria no existe una ‘oposición moderada’

A pesar de ser conscientes en privado del dominio de Al Nosra, los funcionarios de la administración Obama siguieron insistiendo públicamente en que Estados Unidos solo apoyaba a la “oposición moderada” en Siria, tal y como describió el entonces viceconsejero de Seguridad Nacional, Antony Blinken, en septiembre de 2014.

Sin embargo, unos días más tarde, el entonces vicepresidente Biden, ante un auditorio de Harvard, dejó entrever la oscura realidad. En la insurgencia siria “no había un medio moderado”, admitió Biden. En cambio, los “aliados” de Estados Unidos en Siria “vertieron cientos de millones de dólares y miles de toneladas de armas a todo aquel que quisiera luchar contra Assad”. Estas armas fueron suministradas, según Biden, a “Al Nosra, Al Qaeda y elementos extremistas de los yihadistas de otras partes del mundo”.

Biden se disculpó rápidamente por sus comentarios, que parecían ajustarse a la definición clásica de una metedura de pata de Kinsley: un político que dice la verdad sin querer. El único error de Biden fue omitir el papel crucial de su gobierno al ayudar a sus aliados a armar a los yihadistas.

En lugar de poner fin a un programa de la CIA que estaba ayudando a la insurgencia dominada por Al Qaeda, Obama lo amplió. En abril de 2013 el presidente firmó una orden ejecutiva que modificaba la guerra secreta de la CIA -con nombre en clave: Timber Sycamore – para permitir el armamento y el entrenamiento directo de Estados Unidos. Después de recurrir a Arabia saudí, Turquía y Qatar para financiar su suministro de armas a los insurgentes dentro de Siria, la orden de Obama permitió a la CIA suministrar directamente armas de fabricación estadounidense. Al igual que en la campaña de cambio de régimen en Libia, Hillary Clinton fue una de las principales artífices de esta operación.

La guerra de poder mejorada de Obama en Siria resultó ser “uno de los programas de acción encubierta más caros de la historia de la CIA”, informó el New York Times en 2017. Los documentos filtrados por el denunciante de la NSA, Edward Snowden, revelaron un presupuesto de casi 1.000 millones de dólares al año, es decir, aproximadamente 1 de cada 15 dólares del gasto de la CIA. La CIA armó y entrenó a casi 10.000 insurgentes, gastando “unos 100.000 dólares al año por cada rebelde anti-Assad que pasó por el programa”, según declararon funcionarios estadounidenses al Washington Post en 2015. Dos años después, un funcionario estadounidense estimó que las milicias financiadas por la CIA “pueden haber matado o herido a 100.000 soldados sirios y aliados en los últimos cuatro años”.

Pero estas milicias no sólo mataban a las fuerzas gubernamentales pro-sirias. Como informó el New York Times en abril de 2017, los insurgentes respaldados por Estados Unidos han llevado a cabo “asesinatos masivos sectarios”.

Uno de esos actos tuvo lugar en agosto de 2013, cuando el Ejército Sirio Libre, respaldado por Estados Unidos, se unió a una ofensiva de Al Nosra y el Califato Islámico sobre las zonas alauitas de Latakia. Una investigación sobre derechos humanos concluyó que los insurgentes se dedicaron a la “matanza sistemática de familias enteras”, asesinando a un número documentado de 190 civiles, entre ellos 57 mujeres, 18 niños y 14 ancianos. En un vídeo grabado sobre el terreno, el ex general del ejército sirio Salim Idriss, jefe del Consejo Militar Supremo (CMS), respaldado por Estados Unidos, se jactaba de estar “cooperando en gran medida en esta operación”.

Las masacres de Latakia se produjeron cuatro meses después de que el embajador de Estados Unidos en Siria, Robert Ford, saludara a Idriss y a sus combatientes como “los elementos moderados y responsables de la oposición armada.” El papel de las fuerzas de Idriss en la masacre no acabó con el apoyo de la administración. En octubre, el Washington Post reveló que “la CIA está desarrollando un esfuerzo clandestino… para impulsar el poder de combate de las unidades alineadas con el Consejo Militar Supremo, una organización paraguas dirigida por [Idriss] que es la principal beneficiaria del apoyo estadounidense”.

En una respuesta por correo electrónico a las preguntas sobre la política de Estados Unidos en Siria, Ford dice que “no hay duda” de que el Ejército Sirio Libre ha participado en crímenes de guerra, pero señaló: “Los hemos denunciado públicamente en su momento y en privado”. Ford dijo que la posición oficial del gobierno de que los moderados estaban en combate era correcta a la luz de los hechos sobre el terreno. “Nuestra definición de moderados en la oposición armada”, escribió, “era la de personas dispuestas a negociar un final pacífico de la guerra”.

Oficialmente, el programa mejorado de la CIA prohibía cualquier apoyo directo a Al Nosra o a sus aliados en Siria. Pero una vez que las armas estadounidenses llegaron a Siria, el gobierno de Obama reconoció que no tenía forma de controlar su uso, una razón aparente para llevar a cabo el programa en secreto. “Necesitábamos una negación plausible en caso de que las armas acabaran en manos de Al Nosra”, dijo un antiguo alto funcionario del gobierno al New York Times en 2013.

La provincia noroccidental siria de Idlib es una de las zonas donde las armas estadounidenses llegaron a Al Nosra.

El mayor refugio de Al Qaeda desde el 11-S

En mayo de 2015 un conjunto de grupos insurgentes, llamado coalición Jaish Al-Fatah (“Ejército de la Conquista“), se hizo con el control de la provincia de Idlib, antes controlada por el gobierno sirio. Dirigida por Al Nosra, la lucha puso de manifiesto lo que Charles Lister, un analista con sede en Washington y con contactos con insurgentes en Siria, describió como un “nivel de coordinación mucho mayor” entre militantes rivales, incluyendo el ESL respaldado por Estados Unidos y múltiples “facciones yihadistas”.

Para Lister, la conquista de Idlib también reveló que Estados Unidos y sus aliados “han cambiado su narrativa sobre la coordinación con los islamistas”. Citando a múltiples comandantes en el campo de batalla, Lister informó de que “el centro de operaciones dirigido por Estados Unidos en el sur de Turquía”, que coordinaba el apoyo a los grupos insurgentes respaldados por Estados Unidos, “ayudó a facilitar su participación en la operación” dirigida por Al Nosra. Aunque el mando insurgente estadounidense se había opuesto anteriormente a “cualquier coordinación directa” con los grupos yihadistas, la ofensiva de Idlib “reveló algo diferente”, concluyó Lister: para capturar la provincia, los funcionarios estadounidenses “alentaron específicamente una cooperación más estrecha con los islamistas que comandaban las operaciones en primera línea”.

En Idlib la cooperación en el campo de batalla sancionada por Estados Unidos permitió a los combatientes de Al Nosra beneficiarse directamente de las armas estadounidenses. A pesar de los enfrentamientos ocasionales entre ellos, Al Nosra pudo utilizar a los grupos insurgentes apoyados por Estados Unidos “como multiplicadores de fuerza”, según observó el Instituto para el Estudio de la Guerra, un destacado grupo de expertos de Washington, al comienzo de la batalla. Los avances militares de los insurgentes, según informó Foreign Policy en abril de 2015, se lograron “en gran medida gracias a los terroristas suicidas y a los misiles antitanque Tow de Estados Unidos”.

La victoria de los yihadistas en Idlib sometió rápidamente a sus habitantes al terror sectario. En junio de 2015 los combatientes de Al Nosra masacraron al menos a 20 miembros de la fe drusa. Cientos de aldeanos que se salvaron del ataque se vieron obligados a convertirse al Islam suní. Ante las mismas amenazas, casi todos los 1.200 cristianos que quedaban en Idlib huyeron de la provincia, dejando una población cristiana que, al parecer, se redujo a tres.

En una revisión de 2017 de la guerra secreta del gobierno de Obama en Siria, el New York Times describió la conquista insurgente de Idlib como parte de los “períodos exitosos” del programa de la CIA. Sin duda, este fue también el caso de Al Qaeda.

Brett McGurk fue el enviado contra el Califato Islámico bajo Obama y Trump. Hoy es el máximo responsable de Biden en la Casa Blanca para Oriente Medio. Afirmó en 2017 que “la provincia de Idlib es el mayor refugio de Al Qaeda desde el 11-S”.

Estados Unidos permite que el Califato Islámico tome el poder

Al Qaeda no es el único escuadrón de la muerte sectario que ha logrado establecer un refugio seguro en el caos de la guerra por delegación de Siria. A partir de 2013 el Califato Islámico, grupo hermano de Al Nosra y posterior rival, se hizo con un territorio considerable. Al igual que en el caso de Al Qaeda, la toma de territorio por parte del Califato Islámico en Siria recibió un importante apoyo por la puerta trasera de Washington.

Antes de que Al Qaeda tomara Idlib, el primer bastión del Califato Islámico en Siria, Raqqa, nació de una alianza similar entre los “rebeldes moderados” apoyados por Estados Unidos y los yihadistas. Después de que esta coalición arrebatara la ciudad al gobierno sirio en marzo de 2013, el Califato Islámico tomó el control total en noviembre.

Cuando el Califato Islámico declaró su jurisdicción en algunas partes de Siria e Irak en junio de 2014, Estados Unidos lanzó una campaña aérea contra los bastiones del grupo. Pero la ofensiva del gobierno de Obama contra el Califato Islámico contenía una importante excepción. En las zonas clave en las que el avance del Califato Islámico podía amenazar al régimen de Assad, Estados Unidos se mantuvo pasivo.

En abril de 2015, mientras Al Nosra conquistaba Idlib, el Califato Islámico se apoderó de la mayor parte del campo de refugiados de Yarmouk, en las afueras de Damasco, marcando lo que el New York Times llamó “el mayor avance del grupo en la capital siria”.

En la antigua ciudad de Palmira, Estados Unidos permitió que el Califato Islámico tomara el control. “Cuando el Califato Islámico se acercó a Palmira, la coalición aérea encabezada por Estados Unidos que ha aplastado al Califato Islámico en Siria durante los últimos 18 meses no tomó ninguna medida para impedir el avance de los extremistas hacia la histórica ciudad -que, hasta entonces, había permanecido en manos de las cruelmente abrumadas fuerzas de seguridad sirias”, informó Los Angeles Times en marzo de 2016.

En una conversación filtrada con miembros de la oposición siria unos meses más tarde, el entonces Secretario de Estado John Kerry explicó los motivos de Estados Unidos para dejar avanzar al Califato Islámico.

“Daesh [Califato Islámico] amenazaba con la posibilidad de ir a Damasco y demás”, explicó Kerry. “Y sabíamos que estaba creciendo. Estábamos mirando. Vimos que Daesh se hacía más fuerte y pensamos que Assad estaba amenazado. Pero pensamos, y probablemente creímos, que Assad entonces ‘negociaría’ su salida del poder”.

En resumen, Estados Unidos aprovechó el crecimiento del Califato Islámico para forzar el cambio de régimen del presidente sirio Bashar Al-Assad.

Kerry también admitió que la estrategia estadounidense de “observar” el avance del Califato Islámico en Siria provocó directamente la entrada de Rusia en el conflicto en 2015. La amenaza de una toma de posesión del Califato Islámico, dijo Kerry, fue “la razón por la que Rusia entró en el conflicto”. Porque no querían un gobierno del Califato Islámico.

La intervención militar de Rusia en Siria impidió el gobierno del Califato Islámico en Damasco que Kerry y sus colegas del gobierno de Obama estaban dispuestos a arriesgar. La pulverización de los ataques aéreos rusos también asestó un golpe mortal a la insurgencia dominada por Al Qaeda en la que el equipo de Obama había gastado miles de millones de dólares.

‘Estamos entregando las armas a Al Qaeda’

Con los combatientes apoyados por Estados Unidos derrotados y uno de sus principales defensores, Hillary Clinton, derrotado en las elecciones de noviembre de 2016, la operación de la CIA en Siria se encontró con lo que el New York Times llamó una “muerte súbita”. Tras criticar la guerra por delegación en Siria durante la campaña electoral, en julio de 2017 Trump cerró el programa Timber Sycamore de forma permanente.

“Resulta que es sobre todo a Al Qaeda a quien estamos entregando esas armas”, dijo Trump al Wall Street Journal ese mes.

Con la salida del equipo Obama-Biden, Estados Unidos dejó de luchar junto a Al Qaeda. Pero eso no significaba que Estados Unidos estuviera dispuesto a enfrentarse al enemigo que había ayudado a instalar en Idlib.

Si bien Trump puso fin a la guerra por delegación de la CIA, sus esfuerzos por extirpar aún más a Estados Unidos de Siria mediante la retirada de las tropas fueron frustrados por altos funcionarios que compartían los objetivos de cambio de régimen del gobierno anterior.

“Cuando el presidente Trump dijo: ‘Quiero a todo el mundo fuera de Siria’, a los altos mandos del Pentágono y del Estado les dio un aneurisma”, recuerda Christopher Miller, secretario de Defensa en funciones durante los últimos meses del mandato de Trump.

Jim Jeffrey, el enviado de Trump a Siria, admitió haber engañado al presidente para mantener “mucho más que” los 200 soldados estadounidenses que Trump concedió a regañadientes. “Siempre estábamos jugando a los juegos de la cáscara para evitar que nuestros dirigentes entendieran cuántas tropas teníamos allí”, dijo Jeffrey a Defense One. Estos “juegos de proyectiles” han puesto en peligro a los soldados estadounidenses, incluidos los cuatro soldados heridos recientemente en un ataque con cohetes contra su base en el noreste de Siria.

Al mismo tiempo que impiden la retirada total de las tropas estadounidenses, Jeffrey y otros altos funcionarios también han preservado la alianza tácita del gobierno estadounidense con los dirigentes de Al Qaeda en Idlib. Oficialmente, Al Nosra sigue figurando en la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos. A pesar de los diversos cambios de nombre, el Departamento de Estado ha desestimado los esfuerzos por rebautizar a la organización como “medio para avanzar en su posición en el levantamiento sirio y perseguir sus propios objetivos como filial de Al Qaeda”.

Pero en la práctica, como explicó Jeffrey el año pasado, Estados Unidos ha tratado a Al Nosra como “un activo” para la estrategia estadounidense en Siria. “Son la opción menos mala de las diversas opciones sobre Idlib, e Idlib es uno de los lugares más importantes de Siria, que es uno de los lugares más importantes ahora mismo en Oriente Medio”, dijo. Jeffrey también reveló que se había comunicado con el dirigente de Al Nosra, Mohammed Al-Jolani, a través de “canales indirectos”.

Los comentarios de Jeffrey ponen de manifiesto un profundo cambio en la estrategia del gobierno estadounidense en Oriente Medio tras la guerra por delegación en Siria: Al Qaeda, el grupo terrorista que atacó a Estados Unidos el 11-S y que posteriormente se convirtió en el objetivo de una guerra global contra el terrorismo, ya no es visto por los poderosos funcionarios de Washington como un enemigo, sino, a través de su rama siria, como un “activo”.

Desde que volvieron al poder con Biden, los veteranos de Obama que desencadenaron una de las operaciones encubiertas más caras de la historia contra Siria ya no hacen su prioridad de esa nación devastada por la guerra. Aunque ha prometido mantener las sanciones, mantener las tropas estadounidenses en numerosas bases y anunciar ataques aéreos esporádicos, la Casa Blanca ha dicho poco públicamente sobre su política hacia Siria. La incursión militar estadounidense que acabó con la vida del dirigente del Califato Islámico, Al Qurayshi, en febrero, provocó el único discurso centrado en Siria de Biden.

Aunque Biden elogió la mortífera operación, el hecho de que tuviera lugar en Idlib pone de manifiesto una contradicción que su gobierno aún no ha abordado. Al eliminar a un dirigente del Califato Islámico en el bastión sirio de Al Qaeda, el presidente y sus altos funcionarios se enfrentan ahora a las amenazas de un santuario terrorista que ellos mismos ayudaron a crear.

Aaron Maté https://mate.substack.com/p/al-qaeda-is-on-our-side-how-obama

comentario

  1. Con respecto a que «Al Qaeda, ‘fue’ el grupo terrorista que atacó a Estados Unidos el 11-S», desde mi humilde perspectiva de comentarista, eso es una cruel y enorme mentira, dado que lo del 11-S fue un atentado de falsa bandera realizado por los mismos estadounidenses para «justificar» sus intervenciones «antiterroristas» en diversas naciones; y el porqué de estas considero que es por su interés en controlar las ganancias que obtienen o puedan obtener en diversas partes del mundo con sus inversiones de capital obtenido como funcionarios mafiosos enriquecidos con fondos públicos de lo que se destina a sus guerras para ellos sumamente lucrativas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: