240 palestinos murieron en los bombardeos israelíes contra la población de Gaza

Ha transcurrido un año desde aquellos 11 terribles días de mayo del año pasado, cuando el ejército israelí lanzó un intenso bombardeo sobre la Franja de Gaza. Las ramas militares de Hamás y la Yihad Islámica dispararon miles de cohetes contra las ciudades israelíes. Las fuerzas israelíes reprimieron violentamente las manifestaciones dentro de la Línea Verde y en la Cisjordania ocupada, y el fervor ultranacionalista en Israel allanó el camino para que se produjeran linchamientos abiertamente ante las cámaras de televisión.

Durante estos 11 días, Gaza, una de las zonas más densamente pobladas del mundo y que ha languidecido bajo 15 años de asedio israelí-egipcio, ha sido el centro de este horror. Al igual que en anteriores ofensivas israelíes, el ejército utilizó una política especialmente letal conocida como la doctrina Dahiya, por la que ataca deliberadamente y bombardea intensamente barrios, edificios residenciales y otras infraestructuras civiles.

Al tiempo que insiste en que sus fuerzas respetan el derecho internacional en todas sus actividades, Israel se jacta regularmente de sus mecanismos de investigación interna, afirmando que lleva a cabo investigaciones eficaces sobre cualquier presunto crimen de guerra. A través de estos mecanismos, Israel trata de desviar las críticas y rechazar los mandatos de los tribunales internacionales que pretenden exigir responsabilidades a sus soldados y oficiales.

Sin embargo, los datos facilitados recientemente por el ejército a la ONG Yesh Din, en la que trabajo, demuestran los verdaderos objetivos de las investigaciones de Israel: mantener la fachada de un régimen policial funcional.

Colapso de las viviendas familiares

Las consecuencias mortales de la doctrina Dahiya -que Israel desarrolló durante su guerra de 2006 contra el Líbano y que desde entonces ha puesto en práctica en Gaza- son incomprensibles. Según las organizaciones palestinas de derechos humanos Al Mezan, PCHR y Al Haq, durante esos 11 días de mayo de 2021 murieron 240 palestinos, entre ellos 151 civiles, 59 de los cuales eran niños; la OCHA de la ONU y la organización israelí de derechos humanos B’Tselem registraron cifras equivalentes. Los ataques aéreos israelíes han herido a miles de personas, muchas de ellas niños, y han dañado o destruido innumerables viviendas, dejando a decenas de miles de palestinos sin hogar.

El humo se arremolina tras un ataque aéreo en Rafah, al sur de la Franja de Gaza, el 18 de mayo de 2021. El hecho de que el ejército israelí disponga de capacidades avanzadas que le permiten realizar “ataques quirúrgicos” indica claramente que, en lugar de reducir la destrucción, los daños masivos a la población civil de Gaza son el resultado de una política deliberada. Según los grupos de derechos humanos, la mayoría de los civiles muertos fallecieron porque sus casas se derrumbaron sobre ellos como consecuencia de los ataques aéreos israelíes. Mientras que los civiles israelíes se han beneficiado de la amplia protección del sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro, los habitantes de Gaza han quedado completamente expuestos a los desproporcionados bombardeos israelíes.

Como en todas las operaciones militares israelíes, el ejército, y en particular el Cuerpo de Abogados Militares (MAGC), ha enviado a los centros de mando de las operaciones a expertos jurídicos y oficiales especializados en derecho internacional para que autoricen y aprueben las acciones del ejército. Pero es difícil aceptar la afirmación del ejército de que ha aplicado los principios de proporcionalidad cuando tantos niños han sido asesinados en sus camas y cuando las bombas israelíes han acabado con familias enteras.

De hecho, muchos grupos de derechos humanos han llegado a la conclusión de que muchas de las operaciones llevadas a cabo en Gaza el año pasado constituyen crímenes de guerra. Cuando terminó la ofensiva, Amnistía Internacional pidió al Tribunal Penal Internacional (CPI) que abriera una investigación sobre presuntos crímenes de guerra. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU también aprobó la creación de una comisión de investigación para investigar las violaciones del derecho internacional, con la que Israel se negó a cooperar.

Sin embargo, un año después del asalto a Gaza, bautizado por Israel como “Guardián de los Muros”, está claro que el sistema de aplicación de la ley militar no está investigando adecuadamente los presuntos delitos. Según los datos facilitados por el ejército, de los más de 100 ataques israelíes que provocaron la muerte de civiles en Gaza, sólo 84 incidentes se transfirieron al Mecanismo de Estado Mayor para que los investigara el llamado proceso de Evaluación de los Hechos (FFA). Creada en 2014, la FFA pretendía aparentemente mejorar la aplicación de la ley realizando revisiones preliminares rápidas de los incidentes y recomendando la apertura o el cierre definitivo de los casos.

Equipos de rescate palestinos descubren los cuerpos de las víctimas entre los escombros en el lugar de los ataques aéreos israelíes en la ciudad de Gaza, el 16 de mayo de 2021. Ni siquiera la apertura de una investigación es garantía de justicia. La gran mayoría de las investigaciones de la Policía Militar se cierran sin que se presenten cargos. Hasta ahora, el ejército ha cerrado 25 casos sin realizar una investigación. La mayoría de los casos que han sido trasladados para su revisión por la FFA están todavía en las fases iniciales del proceso o a la espera de una decisión del CAGM sobre la apertura o no de una investigación. Estas estadísticas demuestran por sí mismas la incapacidad del sistema para investigar adecuadamente los presuntos crímenes de guerra.

El investigador es también el defensor

La reticencia de los militares a investigar presuntos delitos de este tipo no es algo fuera de lo común, sino que ha sido el procedimiento habitual a lo largo de los años, a pesar de algunos cambios cosméticos recientes.

Este patrón tiene su origen en el hecho de que el CAGM, la parte designada para facilitar dichas investigaciones, es también la parte que proporciona asesoramiento jurídico al ejército que aprueba y dirige la política de guerra de Israel, en este caso, la doctrina letal Dahiya. Por lo tanto, una verdadera investigación requeriría que la Defensora Militar Jefe se investigara a sí misma junto con todos sus subordinados. Una investigación de este tipo, por supuesto, implicaría probablemente a innumerables funcionarios israelíes -aquellos que prepararon, aprobaron, instruyeron e implementaron el bombardeo de Israel sobre Gaza, desde el nivel político hasta los más altos dirigentes militares.

No hay duda de que el régimen militar no puede ni quiere investigarse a sí mismo de esta manera. En cambio, opta por centrarse en mantener la apariencia de un sistema de aplicación de la ley eficaz, principalmente para protegerse de la amenaza de una intervención internacional. Si las personas que están detrás de la política contra Gaza tuvieran algún indicio de que van a tener que rendir cuentas por sus acciones, es razonable suponer que la decisión de bombardear el corazón de los barrios residenciales no se habría tomado tan fácilmente.

Por lo tanto, también es razonable suponer que, al igual que en anteriores rondas de combates, en la próxima ronda el ejército israelí volverá a movilizar su considerable potencia de fuego contra una población mayoritariamente civil. En la próxima ronda también habrá la misma sospecha de la comisión de crímenes de guerra; y entonces, también, prevalecerá la cultura de la impunidad, ya que el ejército se absuelve a sí mismo de cualquier fechoría.

Dan Owen https://www.972mag.com/military-investigations-dahiya-gaza/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: