Una empresa vinculada a Donald Rumsfeld tiene ya la «vacuna» contra el coronavirus, igual que con la Gripe A

Donald Rumsfeld - Wikipedia, la enciclopedia libre
Donald Rumsfeld se hará de oro con el Coronavirus
Diego Herchhoren
Las acciones de la empresa farmacéutica Gilead Sciences se han disparado
tras la publicación de un supuesto «estudio» de la Universidad de Medicina de
Chicago que mostraba ua «rápida recuperación» en 125 pacientes
infectados con el Covid-19 que han sido tratados con Remdesevir, un antiviral cuya patente ostenta el propio laboratorio.
La noticia ha corrido como la pólvora y los medios de comunicación de todo el mundo están repitiendo como loros la «esperanza» en esta vacuna. Sin embargo, esta historia parece repetir el guion que en su día se desarrolló con la Gripe A, ya que uno de los principales accionistas de esta empresa es el ex Secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, y que fue en su día su Director General. 
Gilead Science, uno de los principales proveedores de tecnología química del Pentágono, es además el laboratorio responsable de la muerte de 73 ciudadanos georgianos víctimas de los experimentos que esta empresa realizó en el período 2007-2018, y que según denunciaron en su día portavoces del gobierno de la Federación Rusa, responden a experimentos de guerra bacteriológica.
En el caso de la declarada «epidemia» de Gripe A del año 2009 fue el Tamiflú, también inventado por Gilead Sciences y que forma parte del catálogo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el medicamento galardonado como «eficaz» para curar la gripe causada por el virus
mutado H1N1, causante de los brotes de la llamada influenza porcina en
México y EEUU.
El consejero de la malograda OMS, Marion Koopmans, declaró en marzo de 2018 al diario The Telegraph advirtiendo del peligro que suponía una enfermedad a la que se bautizó como «X», siendo la primera vez en la historia de la medicina mundial en la que se hacía un llamamiento para prevenirse de una enfermedad inexistente. Les aseguramos que no es una broma.
El comunicado en su día difundido decía que «La
enfermedad X representa el conocimiento de que una epidemia
internacional grave podría ser causada por un patógeno que actualmente
se desconoce
«, algo así como el hombre del saco. 

Quien afirmó esta estupidez fue John-Arne Rottingen, director ejecutivo del Consejo de Investigación de Noruega y asesor científico del comité de la OMS.

También dijo que la enfermedad X podría ser provocada por una enfermedad zoonótica, una que salta de animales a humanos, y luego propagarse para convertirse en una epidemia o pandemia de la
misma manera que el virus de la gripe A.
No hace falta reducir estos datos a «teorías de la conspiración«, pues básicamente lo que hizo la OMS es dar un cheque en blanco para la creación de supuestas enfermedades, para luego fabricar los remedios. Sería algo parecido a provocar una guerra para luego vender hospitales. 

Noticias relacionadas: 

El coronavirus se ensayó mediante un simulacro de pandemia en septiembre de 2019 en un hotel de Nueva York 
Esas epidemias que se ensayan previamente para que luego nada sea una sorpresa: el caso del ántrax

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: