Una avería retrasa el gigantesco programa científico internacional Iter

El gigantesco programa científico internacional Iter, que debe lograr la fusión nuclear a gran escala para generar enormes cantidades de electricidad en el futuro, se enfrenta a un revés: hay fugas de hasta 2,2 milímetros de profundidad en varios módulos (*).

Se trata de un duro golpe para uno de los proyectos energéticos más ambiciosos del mundo, con consecuencias importantes en términos de plazos y costes. La avería ha frenado la esperanza de una primera fusión nuclear a plena potencia en 2035 en una gigantesca máquina, llamada tokamak.

La primera instalación de este tipo entró en servicio en 1979 en el instituto de energía atómica Kurtchatov, en la URSS. El nuevo proyecto es el resultado de una cooperación iniciada en 2006 por 35 países.

Se han detectado grietas de hasta 2,2 milímetros de profundidad en varios componentes clave del tokamak, la famosa estructura en forma de rosquilla en cuyo interior tendrá lugar la fusión.

El tokamak calienta isótopos de hidrógeno, deuterio y tritio, a 150 millones de grados, luego en forma de plasma, para liberar enormes cantidades de energía que son absorbidas por las paredes de una cámara de vacío. Una reacción en cadena que casi no genera residuos, a diferencia de la fisión de los núcleos de uranio pesado, que es la que utilizan las centrales nucleares en funcionamiento.

Los defectos de corrosión afectan a los escudos térmicos y a los sectores de la vasija de vacío, que tienen una función importante, ya que limitan la transferencia de calor entre las zonas de muy alta temperatura y las que deben mantenerse a una temperatura muy baja. La cámara de vacío donde tiene lugar la fusión a 150 millones de grados está a sólo un metro de distancia de las bobinas magnéticas, enfriadas con helio líquido a -269°C para ser superconductoras, es decir, que conducen la corriente sin resistencia y, por lo tanto, sin pérdida de energía. Los escudos térmicos son piezas recubiertas de plata situadas entre estos dos sectores, cuyo objetivo es minimizar el flujo de calor entre ellos y proteger así el sistema magnético superconductor que crea el plasma.

Las fugas se detectaron en noviembre del año pasado durante las pruebas con helio en un componente del escudo térmico de la vasija de vacío entregada por Corea. Las consecuencias de una fuga en el panel de protección térmica durante el funcionamiento son demasiado graves. Durante la fusión nuclear, la cámara de vacío debe contener tritio, un elemento radiactivo.

Queda por ver cuánto más costará la avería, ya que la factura ha ido aumentando desde que se inició el proyecto, pasando de 5.000 millones de euros al principio a más de 20.000 millones en la actualidad.

Antes del incidente, las primeras operaciones de prueba, previstas para 2025, en lugar de 2016, se encaminaban ya a un retraso adicional de al menos dos años.

(*) https://www.iter.org/newsline/-/3818

comentario

  1. Aunque muy repetida en años recientes, quizá muchos lectores no conozcan la clásica broma de los físicos, que dice que la constante física de la fusión tiene módulo 50 y unidades años, porque cada vez que nos piden una borricada de millones para hacer la fusión nuclear nos calculan que estará lista para dentro de unos 50 años.

    Y, en efecto, así ha sido desde la década de los 40, cuando ya empezaban a vendernos la moto al respecto. Después de todo, si el engaño les sigue funcionando, ¿por qué iban a cambiarlo?

Los comentarios están desactivados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo