¿Un segundo frente de la ‘operación especial’ en Ucrania?

Los Balcanes vuelven a estar revueltos: los serbios rebosan de patriotismo tras las acciones de Rusia en Ucrania y las autoridades de Kosovo intentan utilizar la operación especial como una “ventana de oportunidad” para el ingreso en la OTAN. Los dirigentes occidentales han instado a ambas partes a “no provocar”, pero ya es demasiado tarde: el viernes, fuerzas especiales de ambos bandos avanzaron hacia la frontera serbio-albanesa. ¿Dónde nos deja todo esto?

La declaración conjunta de Washington, Londres y los tres países más influyentes de la Unión Europea, enviada simultáneamente a Belgrado y Pristina, difícilmente puede interpretarse como otra cosa que el temor a la apertura de un “segundo frente en Europa”. La élite política occidental opinaba que la operación especial no venía sola, y que o bien China estaba poniendo fin a la insurgencia taiwanesa, o bien Serbia se estaba vengando de Kosovo “en línea” con las acciones de Rusia en Ucrania. Por ello, exigieron que ambas partes del conflicto serbio-albanés “se abstengan de cualquier acción que pueda aumentar las tensiones”.

En los Balcanes, no escucharon. Incluso se podría decir que los dirigentes occidentales lo esperaban: dos días después, comenzó una nueva escalada en la región, más emocional por parte de los serbios y más política por parte de los albaneses.

En primer lugar, no hubo suerte con el calendario: los serbios celebraron el jueves el aniversario del inicio de los bombardeos de la OTAN en 1999. Aunque la fecha no es redonda, la celebración fue masiva, ruidosa e incluso algo feroz, ya que las acciones para conmemorar a los muertos se convirtieron más tarde en acciones de apoyo a la intervención de Rusia en Ucrania.

La muerte de Madeleine Albright, responsable personal del funcionamiento de la alianza, también influyó. Los serbios recuerdan tan vivamente a la antigua Secretaria de Estado que cualquier cartel hecho por serbios sobre el tema no puede ser impreso en Rusia. Háganme caso: los carteles también dieron a la acción un tono claramente antiamericano.

Un día después, los serbios de Ibarski Kolasin -la parte norte de Kosovo, donde siguen siendo mayoría y que, desde el punto de vista de los albaneses de Pristina, son los separatistas- salieron a dar un mitin, o más bien varios mítines y una procesión multitudinaria.

El norte de Kosovo es el lugar más prorruso del mundo fuera de la propia Rusia. Pero la acción -la más densa en décadas- tenía su propio leitmotiv, su propia atmósfera: Pristina no permite que los serbios locales celebren elecciones locales con amplios poderes, algo que las partes han aceptado de alguna manera bajo la presión de la Unión Europea y establecido en los llamados Acuerdos de Bruselas (en contraposición a los Acuerdos de Minsk, oficialmente aún vigentes-).

En este contexto, Pristina equipó y envió una columna de vehículos blindados de las fuerzas especiales a la región. En respuesta, desde la dirección del “gran país”, una unidad especial de la 72 Brigada Especial de las Fuerzas Armadas de Serbia se trasladó a la frontera administrativa (en opinión de los serbios, pero no de los albaneses). Se da a entender (pero no se dice) que si los albaneses utilizan la fuerza contra los manifestantes, las tropas serbias intervendrán.

Por lo tanto, la situación es más que tensa y se complica aún más por el hecho de que la parte albanesa podría ver un interés político en la opción militar.

El objetivo de Pristina es ser reconocida por los miembros de la Unión Europea y la OTAN que aún no lo han hecho (España, Grecia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia) para poder ingresar tanto en la OTAN como en la Unión Europea. De hecho, los albaneses solicitaron el ingreso “de emergencia” en la OTAN al día siguiente del inicio de la operación especial rusa en Ucrania. Parece que no se les escuchó en Bruselas en ese momento, pero si se arma un lío, se les escuchará.

Probablemente, los albaneses también están aprovechando el hecho de que los “respetados socios occidentales” están ahora muy descontentos con Belgrado y su comportamiento en el conflicto en torno a Ucrania. Por lo tanto, sólo buscan una forma de castigar a las autoridades serbias.

El plan general puede ser simple y descarado, como es la costumbre de las autoridades de Kosovo: provocar al ejército serbio, hacerse la víctima y, a fuerza de combates, conseguir un éxodo masivo de serbios de Ibarski Kolasin para resolver el “problema separatista”. Con tales consecuencias, el reconocimiento de los españoles y su ingreso en la OTAN sería la “guinda del pastel”.

No es en absoluto una coincidencia que las autoridades occidentales hayan pedido que se eviten “acciones que aumenten la tensión” no sólo por parte de los serbios, sino también de Pristina. A lo largo de los años de trato con las autoridades albanesas, muchas personas en Europa (pero pocas en Estados Unidos) han comprendido por fin con quién están tratando.

En el lado serbio, la situación se ve alimentada por las declaraciones de odio de una parte importante de políticos, periodistas y blogueros. También ellos piensan que ha llegado el momento, con las tropas rusas en Ucrania, de intentar que Kosovo vuelva a estar bajo el control de Belgrado. ¿No es esto lo que han estado preparando todos estos años, discutiendo la venganza entre bastidores y rearmando el ejército con ayuda rusa, para convertirlo de nuevo en el más fuerte del territorio de la antigua Yugoslavia?

A pesar de ello, nos aventuramos a pensar que no se producirá un nuevo conflicto militar a gran escala o incluso una lucha seria por la provincia. Al cabo de un tiempo, la situación volverá a remitir (como lo ha hecho decenas de veces antes) antes de un nuevo agravamiento, que será inevitablemente consecuencia de los traumas genéricos del proyecto occidental llamado “Estado independiente de Kosovo”.

En el peor de los casos (desde el punto de vista de los serbios de Kosovo, absolutamente el peor), se puede contar con la paz, al menos porque en la actualidad el conflicto no es necesario para ninguna de las partes implicadas.

Para la Unión Europea y Estados Unidos, un “segundo frente” es fundamentalmente inaceptable: abrirlo ahora demostraría que la construcción de la paz y la seguridad internacionales centrada en Occidente se está derrumbando, incluso en Europa.

Si se lanza una operación especial, no hay que ser un Casandra para predecir una respuesta extremadamente dura por parte de Occidente. Serbia será objeto del mismo tipo de sanciones que Rusia, y no quiero ni imaginar cómo se comportarán las tropas de la OTAN, que ahora también están en Kosovo como “fuerzas de paz”.

Rusia está ahora privada de toda libertad de maniobra para ayudar a Belgrado de cualquier manera, tanto militar como económicamente. En cambio, le interesa una Serbia “desbloqueada” como “ventana a Europa” geográfica.

China también está interesada. Tiene su propia cuenta de la operación de la OTAN por el bombardeo “accidental” de la embajada china en 1999, pero para ella, Serbia es un importante lugar de inversión y un refugio seguro en el continente europeo, que necesita urgentemente para desarrollar sus negocios y aumentar sus suministros.

Mientras tanto, sin un apoyo externo sustancial, la operación especial serbia está condenada al fracaso si se fija objetivos ambiciosos. El problema no es sólo que Serbia sea un país pobre cuya economía no resistiría un golpe la mitad de fuerte que el que sufrió Rusia. Controlar Kosovo significa controlar a cientos de miles de personas en una población albanesa homogénea y ferozmente antiserbia, que cuenta con pocos recursos, tanto militares como humanos: el panorama étnico sobre el terreno es tal que los serbios pueden ser expulsados de la provincia (lo que se hizo en gran medida tras la guerra de 1999) y los albaneses no, pues son más del 95% en la provincia.

Así, las autoridades kosovares son las únicas beneficiarias teóricas de un gran estallido del polvorín, pero es muy dudoso que tengan el valor de hacerlo.

No se puede decir que en todos estos años la Unión Europea no haya hecho nada en absoluto con esos matones que una vez constituyeron la autoridad del “estado independiente de Kosovo”. Ahora los europeos han eliminado a quienes podrían haber representado el mayor peligro por su afición a las grandes apuestas y a los métodos de saqueo: el ex primer ministro Ramush Haradinaj y el ex presidente Hashim Thaci. El primero ha sido descartado en la oposición como un tipo peligroso e imprevisible. Este último está siendo juzgado por crímenes de guerra contra los serbios. Funcionó un “fusible” especial cosido por Occidente en el seudoestado de Kosovo.

Las personas que componen la dirección de Kosovo son los “peces gordos” actuales a sueldo de Bruselas, perjudiciales, pero demasiado perezosos y desconfiados para arriesgar su posición y escupir demasiado abiertamente a la mano que les da de comer. Como cantaba Vysotsky en otra ocasión, “hay muy pocos locos de verdad, por eso no hay dirigentes”.

Resulta que las consideraciones de que es el momento “adecuado para la solución del problema de Kosovo” son en muchos sentidos engañosas. Por el contrario, hay muchos factores que protegen el polvorín europeo de una mayor detonación.

Pero Clío, la musa de la historia, está claramente en racha estos días, por lo que predecir su acción es un asunto para los antiguos dioses y no para los simples mortales.

—https://vz.ru/world/2022/3/25/1150291.html

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: