Sortu se desvincula

La verdad es que Sortu (2020-11-10) no nos ha dicho nada nuevo. Desde la perspectiva pública, las alubias se habían puesto a remojo bastante antes de la víspera del golpe de mano del 2009 con el famoso cambio de estrategia. Ya lo hemos señalado anteriormente y no nos vamos a repetir.

Si tenemos que señalar que para lo que han sido casi 60 años de lucha sin cuartel para muchos vascos y vascas (no para toda la Izquierda Abertzale organizada), Sortu ha conseguido meter en los sistemas francés y español que nos ocupan y explotan a una parte importante de lo que fue el MLNV.

Bastantes por convencimiento de que el cambio no sólo suponía la desaparición de la última ETA, sino la sumisión a los sistemas de nuestros enemigos. Otros muchos, sin ningún convencimiento, pero con la mala costumbre de acatar todo lo que venga de «arriba» o instancias superiores. El cansancio, la incredulidad en su momento de los pasos que poco a poco, pero sin descanso, se han ido dando…

Otros no se creyeron ni una pizca las milongas del mayor charlatán (y sus secuaces, que hay unos/as cuantas) que dispone la pequeña burguesía, socialdemócrata y, si hiciera falta, fiel defensora del sistema constituido.

Ahora nos dicen que se desvinculan de Txikito y de su lucha por varias razones. Argudian que no son los métodos que históricamente ha utilizado la Izquierda Abertzale, no tienen nada que ver con su práctica político estratégica, etc. No vamos a hacer propaganda de su comunicado.

Parece mentira que nos digan ahora esto cuando en los últimos 11 años, por ir a lo más reciente, su dinámica política se ha desvinculado totalmente de la clase obrera vasca. Y hay que decirlo, en este caso sí, que Sortu se ha desvinculado de la Nación Obrera Vasca. ¿O es que también luchan por los derechos de la oligarquía financiera e industrial vasca?

Todo por la paz y la convivencia. No existe la lucha de clases. Son cosas del pasado. Ahora toca conseguir algo de «poder», en este caso en el Estado español, y repartirse con la burguesía vasco-española la cuestión vascongada y la de la alta Navarra.

De zipayismo político a ser uno de los pilares (claro que hay que trabajar duro y tener la cara muy dura) del sistema hay un trecho, pero estos y estas del aparato (y aledaños) de Sortu corren de manera olímpica.

Txikito y la lucha por la construcción del Estado Socialista Vasco está y estará ahí. No hay futuro para el ser humano mientras no se destruya al capital y se haga caer su actual entramado económico, político, jurídico, administrativo, territorial… que lo sustenta.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: