Salen a la luz los planes imperialistas para desestabilizar Siria

La tesis oficial de los intoxicadores sobre el origen de la Guerra de Siria se sustenta sobre dos pilares fundamentales: que se produjo un levantamiento “espontáneo” de la población, es decir, que era una lucha interna que, además, estaba dirigida por una coalición de elementos “moderados”, agrupados en el Ejército Sirio Libre.

En realidad ni había “moderados” en Siria, ni tampoco se produjo ningún levantamiento “espontáneo”. La revuelta fue encabezada por la sucursal siria de Al-Qaeda, el Frente Al Nosra. Al frente no había sirios sino extranjeros y fue planeada muchos años antes.

En 2006 el embajador estadounidense en Damasco, William Roebuck, informó a Washington de las debilidades del gobierno de Bashar Al Assad, que presentó como “vulnerabilidades” que debían ser aprovechadas para desestabilizar el país con la colaboración de Arabia saudí.

El programa de cambio de régimen, iniciado en 2005, incluyó 12 millones de dólares en financiación del Departamento de Estado para la oposición siria a través de un programa conocido como Iniciativa de Asociación para Oriente Medio (MEPI).

El plan se inició en tiempos de Bush y continuó con Obama, demostrando que la política exterior de Estados Unidos no cambia por las elecciones, ya sean demócratas o republicanos los que ocupen la Casa Blanca.

Los primeros planes se elaboraron en 1957

La desestabilización de Siria seguía un antiguo plan de 1957, decidido en la época de Eisenhower y el primer ministro británico Harold Macmillan, que habían lanzado el primer programa coordinado (CIA/MI6) destinado a organizar incidentes de “bandera falsa” en el país para justificar la intervención militar.

El plan de desestabilización fue revelado en septiembre de 2003, cuando salieron a la luz los documentos privados de Lord Duncan Sandys, secretario de Defensa del gobierno de Macmillan. Los imperialistas estaban dispuestos a asesinar a políticos sirios y a incitar disturbios internos activando a la Hermandad Musulmana, que ya eran muy poderosos en ese momento. Se trató, por tanto, de una operación de “bandera falsa”, porque en realidad las acciones fueron llevadas a cabo por la CIA y el MI6.

El documento de 1957 decía: “Para facilitar las acciones de las fuerzas de liberación y reducir la capacidad de organización del régimen sirio, se debe realizar un esfuerzo especial para eliminar a ciertos individuos clave […] Una vez que se tome la decisión política de llevar a cabo disturbios en Siria, la CIA estará lista para ejecutar sabotajes e incidentes dentro del país, operando a través de contactos con individuos […] Los incidentes no deberían concentrarse en Damasco […] Los incidentes y enfrentamientos fronterizos pronto servirán de pretexto para la intervención […] La CIA y el MI6 utilizarán sus respectivas habilidades en acciones psicológicas y operativas para aumentar la tensión […] Siria aparecerá como fuente de complots, sabotajes y violencia contra los países vecinos” (1).

La Primavera Árabe de 2011

En su momento, el plan de cambio de régimen fue rechazado por los países vecinos y pospuesto. Pero fue sólo un aplazamiento porque durante la Primavera Árabe de 2011 los gobiernos seculares y los dirigentes políticos y religiosos iban a ser reemplazados por la Hermandad Musulmana, que debía incendiar el país explotando un descontento inicial y genuino de la población, para luego reprimir las manifestaciones o aprovechar el descontento llamando a la “yihad”.

En 2011 Yossef Bodansky ya denunció: “En realidad, lo que el régimen de Assad enfrenta es una insurgencia islámica y yihadista bien organizada y bien financiada destinada a destruir el equilibrio del país […] Decenas de civiles alauitas fueron secuestrados, asesinados bárbaramente y mutilados […] A mediados de julio de 2011, después de algunos meses de ‘revuelta’, ya habían sido asesinados 1.600 civiles y miembros de las fuerzas de seguridad y de las fuerzas armadas gubernamentales” (2).

A principios de 2012 Human Rights Watch denunció los crímenes cometidos por los llamados “rebeldes moderados” del Ejército Libre Sirio. Los documentos occidentales no habrían ignorado tales atrocidades si no hubieran sido cometidas en el contexto de una operación para desestabilizar Siria por parte de los servicios secretos de Estados Unidos y Reino Unido. El apoyo imperialista fue confirmado por el agente de la CIA Philip Giraldi en 2011: “Los instructores de las fuerzas especiales operaban sobre el terreno con los rebeldes sirios, mientras que la CIA y las fuerzas especiales estadounidenses proporcionaban inteligencia e interferencias en las comunicaciones […] Aviones no identificados de la OTAN aterrizaron en la base militar turca cerca de Iskenderun, en la frontera con Siria […] transportando armas del arsenal libio y voluntarios” (3).

Los aviones C-130 de la Fuerza Aérea saudí aterrizaron en el aeropuerto de Esenboga, cerca de Ankara, donde se encontraron con buques de carga jordanos procedentes de Ammán y Zagreb, cargados con armas y municiones del arsenal saudita destinadas a Siria. También estaban los C-17 procedentes de Al-Udeid, la base aérea militar de Qatar y cuartel general avanzado del Comando Central Americano (Centcom), donde también estaba alojada la Royal Air Force.

En Siria la Primavera Árabe fue un proyecto de ingeniería geopolítica destinado a “balcanizar” la región, fragmentándola según líneas étnicas y religiosas.

La creación de un califato islámico en Oriente Medio

La creación de un califato islámico en el corazón de Oriente Medio ya era, en última instancia, la estrategia recomendada por Zbigniew Brzezinski en los años ochenta. En aquel momento, el apoyo estadounidense se dirigía a los muyahidines afganos. En 2011, en Siria, tuvo lugar en beneficio de Al Qaeda y el Califato Islámico. Gracias a ello, en junio de 2014, Abu Bakr Al Baghdadi anunció al mundo la creación del Califato Islámico, logrado mediante la anexión de territorios del noroeste de Irak con los del este de Siria.

El Califato Islámico fue una catástrofe para las comunidades alauitas, kurdas, yazidíes, drusas, sufíes e incluso para los sunitas laicos. Los cristianos orientales, que ya habían huido de Irak y encontrado refugio en Siria, el último bastión del multiculturalismo y la tolerancia religiosa en Medio Oriente, corrían el riesgo de extinción en el mismo lugar de la cuna de su civilización. Ante la furia asesina del Califato Islámico, volvieron a huir, secuestrados, reducidos a la esclavitud, decapitados, crucificados. Sus iglesias, santuarios y monasterios (algunos de los cuales han sobrevivido durante más de mil años) fueron destruidos y profanados. Banderas negras ondearon sobre sus ruinas y Occidente permaneció sorprendentemente en silencio.

Para que tal escenario se hiciera realidad, el apoyo turco era esencial, como le reveló un oficial de inteligencia estadounidense a Seymour Hersh: “La inteligencia estadounidense había acumulado suficientes interceptaciones e inteligencia para demostrar que el gobierno de Erdogan había apoyado al Frente Al Nosra durante años, y ahora estaba haciendo lo mismo con el Califato Islámico” (4).

Gran parte de las armas que alimentaron la “yihad” procedían de Turquía. Se transportaron a Siria a través de una red de intermediarios oscuros, incluida la Hermandad Musulmana. Durante años, Erdogan había planeado invadir el norte de Siria, crear una zona de amortiguamiento en su frontera hasta Alepo, una zona libre para el entrenamiento de combatientes. El objetivo era fortalecer y apoyar la revuelta yihadista.

La guerra de los gasoductos

Qatar también jugó un papel importante en el escenario sirio. En 2000 Doha propuso a Bashar Al Assad un acuerdo para la construcción de un gasoducto destinado a transportar gas desde North Dome, un depósito situado en territorio qatarí, hasta Europa. Su ruta estaba prevista para pasar por Arabia saudí, Jordania, Siria y Turquía (corredor sunita) y contaba con el apoyo de Washington.

Rusia e Irán tenían otro proyecto. En 2009 ambos países ofrecieron a Assad una alternativa para transportar gas al Mediterráneo desde South Pars, un yacimiento iraní cuyas reservas se estiman en 16 billones de metros cúbicos. Su ruta de 1.500 kilómetros comenzaba en Port Assalouyeh y debía llegar a Damasco a través de Irán e Irak, extendiéndose luego al Líbano y posiblemente a Grecia. Se trataba de un “corredor chiita” con capacidad para transportar 110 millones de metros cúbicos de gas natural al día.

Los dos corredores debían pasar necesariamente por Siria, elemento común entre las dos rutas propuestas. En 2009 Bashar optó por el gasoducto ruso-iraní, un acuerdo valorado en 10.000 millones de dólares. De ahí la necesidad de eliminar a Assad y sustituirlo por un gobierno títere favorable a los intereses de Occidente y sus aliados, para imponer la solución del “corredor sunita”.

(1) https://www.theguardian.com/politics/2003/sep/27/uk.syria1
(2) https://www.files.ethz.ch/isn/140926/186_Bodansky.pdf
(3) https://www.theamericanconservative.com/nato-vs-syria/
(4) https://www.lrb.co.uk/the-paper/v38/n01/seymour-m.-hersh/military-to-military

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo