Rechazo masivo a las vacunas entre el cuerpo de marines de Estados Unidos

El rechazo masivo de las vacunas contra el coronavirus entre los marines está provocando un escándalo en Estados Unidos. Casi el 40 por ciento del cuerpo de élite ha dicho que no se vacunará contra el coronavirus, con porcentajes muy elevados de negativas en algunas bases.

La actitud de los militares estadounidenses hacia las vacunas ha cambiado en sólo unos meses. La aceptación de la vacuna por parte de las tropas era mayor que la de la población estadounidense en general. Hasta ahora, el coronavirus ha infectado a 273.503 fucionarios del Departamento de Defensa.

Alrededor de 48.000 infantes de marina, es decir, el 40 por ciento del personal, se han negado a recibir la vacuna, mientras que 75.500 han recibido al menos una dosis. Sin embargo, en la base militar de Camp Lejeune, en Carolina del Norte, el porcentaje de marines que la han rechazado fue del 57 por ciento. A otros 102.000 marines aún no les han preguntado si tienen intención de vacunarse.

Después de que estos porcentajes fueran revelados por el periódico Barras y Estrellas, del Cuerpo de Marines, la dirección de la unidad emitió un declaración destinada a salvaguardar la imagen de la institución. La tarea de abordar el escándalo en cuestión recayó en la portavoz del Cuerpo de Marines, Kelly Fruschour, que intentó reducir la controversia sobre los porcentajes, declarando: “Entendemos perfectamente que la aceptación generalizada de la vacuna Covid-19 nos da la mejor oportunidad de derrotar la ‘pandemia’. La clave para vencer la ‘pandemia’ es crear confianza en las vacunas”.

La portavoz trató de dar a la prensa y a las cadenas de televisión una explicación para el elevado número de marines que se oponen a la vacuna, especulando, en primer lugar, que los soldados podrían preferir que otros tuvieran prioridad en la vacunación o, en segundo lugar, que preferirían esperar hasta que las inoculaciones fueran obligatorias por ley.

La última hipótesis de Fruschour es que los marines que se oponen a la vacunación pueden ser alérgicos a las vacunas o haber obtenido ya una vacuna por otras vías. Sin embargo, la portavoz aseguró que “los miembros del servicio que se nieguen un día pueden cambiar de opinión y vacunarse cuando surja la siguiente oportunidad”. El Pentágono se ha comprometido a “fomentar la confianza” de los soldados en las vacunas existentes.

—https://www.ilgiornale.it/news/mondo/bufera-sui-marines-usa-40-loro-rifiuta-vaccino-1938097.html

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: