Prokofiev celebra el 60 cumpleaños de Stalin con un brindis: la cantata ‘Zdravitsa’

La cantata “Zdravitsa” es una de las mayores joyas de la música soviética y, seguramente, de la cultura humana de todos los tiempos. Combina un enorme refinamiento cultural y una elevada complejidad técnica, al mismo tiempo que destaca por su sencillez y un aire popular, típicamente soviético.

El gran pianista soviético Sviatoslav Richter, una de las principales figuras del instrumento en el siglo pasado, dijo que esta cantata no era, en realidad, una composición sino una especie de revelación.

“Zdravitsa” es lo que dicen los rusos en un brindis, equivalente de “¡Salud!”, porque Serguei Prokofiev la compuso en 1939 para celebrar de esa manera el 60 cumpleaños de Stalin.

En 13 minutos sintetizó el brindis por el cumpleaños de Stalin con una elocuencia magistral. El compositor estaba influido por una frase de Stalin pronunciada en 1935 durante un discurso en la primera conferencia de trabajadores stajanovistas: “La vida ahora es mejor, camaradas. La vida se ha vuelto más alegre”.

La frase quedó como el símbolo de una época y la Contata está construida en torno a ella. El poema son fragmentos diversos y dispersos, todos ellos de origen popular, procedentes de las diversas naciones que formaban la URSS.

Junto a Shostakovich, Prokofiev es uno de los mayores músicos del siglo pasado. Su influencia fue de tan largo alcance, que llegó hasta las composiciones cinematográficas, donde hay un antes y un después del compositor ruso.

Compuso una decena de partituras para el cine, entre ellas la de “Iván el Terrible” y “Alexander Nevski”, que es una obra maestra tanto del séptimo arte como de la música.

Murió el 5 de marzo de 1953 en Moscú, el mismo día que Stalin.

I

Nunca ha habido
un campo tan fértil
Nunca ha habido tanta alegría.
Todo el pueblo está lleno de ello.
Nuestras vidas nunca han sido
tan alegres.
Nuestro centeno nunca antes
floreció tanto.

El sol brilla sobre la tierra
para nosotros de una manera diferente.
Parece que ha visitado
a Stalin en el Kremlin.

Canto mientras amamanto a mi hijo
en mis brazos.

“Crecerás como un tallo de trigo,
rodeado de ancianos.
Stalin será la primera palabra que aparezca
en tus labios.
Entenderás el origen de esta luz brillante,
dibujarás, en tu cuaderno
un retrato de Stalin”.

Oh, el cerezo del jardín refleja la luz
como una niebla blanca.
Mi vida ha florecido ahora
como los cerezos en flor en primavera.
Oh, el sol brilla y baila
en las suntuosas gotas de rocío.

Fue Stalin quien nos trajo
esta luz, este calor y este sol.

Lo entenderás, querida.
Este calor
ha llegado a ti
a través de las colinas y montañas”.

Oh, el cerezo del jardín refleja la luz
como una niebla blanca.
Nuestra vida ha florecido ahora
como las cerezas en primavera.

II

Si mi juventud volviera,
si el río Kokshaga fluyera de repente hacia el norte,
si mis ojos brillaran,
como lo hicieron cuando yo tenía diecisiete años,
si mis mejillas se vuelven rosas, como una manzana madura,
iría a Moscú, la gran ciudad
y me gustaría agradecérselo
a José Stalin.

III

Lo ve y lo oye todo,
la forma en que vive la gente,
la forma en que la gente vive y trabaja.
Y recompensa a todos,
por sus esfuerzos.
Invita a todos,
a visitarle en Moscú.
Los recibe amablemente,
habla con todo el mundo de forma alegre y amable.

Lo ve y lo oye todo,
La forma en que vive la gente,
La forma en que la gente vive y trabaja,

Conduce a sus invitados
y los lleva a un cuarto brillante.
Ofrece a todos un asiento en las mesas de roble
y les pregunta por todo.

Los interroga y pregunta:
“¿En qué condiciones funcionan?, ¿Qué necesitan?
¿Cómo trabaja la gente? ¿Qué necesitan?
Y les da un sabio consejo”.

Lo ve y lo oye todo,
La forma en que vive la gente,
La forma en que la gente vive y trabaja.
Y recompensa a todos,
por sus esfuerzos.
Invita a todos,
a visitarle en Moscú.
Los acoge con alegría,

Los acoge con gran benevolencia
y les da un sabio consejo.

Ah, ayer cantamos canciones
y dimos una fiesta.
Pero no fue una fiesta
para la trenza de castañas,
No nos casamos con Aksinia.
Enviamos a Aksinia
a visitar a Stalin.

La vimos partir
a la capital, a Moscú.
Y la engalanamos
como una novia.

La encantadora Aksinia
pasó por las puertas del pueblo.
Era guapa de ver y bonita,
con sus nuevas y robustas botas.
La acompañamos hasta el final
de nuestro pueblo.

Y con ella enviamos
nuestro saludo a Stalin.

Lo ve y lo oye todo,
La forma en que vive la gente,
La forma en que la gente vive y trabaja
y recompensa a todos
por sus esfuerzos.
Invita a todos,
a visitarle en Moscú.
Los acoge con alegría,

Los acoge con gran benevolencia,
y les da un sabio consejo.

IV

Oh, Stalin, te has enfrentado a muchas injusticias
y has aceptado tanto sufrimiento
por la causa del pueblo.

Por protestar el zar nos aplastó.
Dejó a las mujeres sin más hombres.
Nos has abierto nuevos caminos.

Estamos encantados de seguirle.
¡Tu horizonte es nuestro horizonte, jefe de la nación!
¡Tus pensamientos son nuestros pensamientos! ¡indivisibles!

¡Tú eres el estandarte que flota sobre nuestra gran fortaleza!
¡Eres la llama que hierve nuestra sangre y nuestro espíritu!
¡Stalin!
¡Stalin!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: