Por qué Hamas no es una organización terrorista

En España a los periodistas se les llena la boca cuando se refieren a Hamas o a Hezbollah como “organizaciones terroristas”, o califican el ataque del 7 de octubre de la misma manera, o bien como un “crimen de guerra”.

Es un lenguaje procedente del franquismo, que siempre calificó a los antifascistas de esa manera y los condenó en consejos de guerra. Por lo tanto, la naturaleza política de ese lenguaje es otra herencia del franquismo, que interesadamente se traslada también al terreno jurídico y, muy especialmente, al derecho internacional.

Los listados de las “organizaciones terroristas” del mundo no son obra de tribunales, ni consecuecia de juicios, sino decisiones políticas tomadas por los gobiernos, normalmente siguiendo las directrices de Estados Unidos. Tan pronto a una organización la incluyen dentro como luego la sacan del listado, sin saber ni uno ni otro motivo.

Hamas fue incluido dentro de la lista negra por una decisión del Consejo de la Unión Europea y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea no la revocó. Pero Hamas nunca ha sido condenada por ningún tribunal europeo, por lo que nunca ha sido juzgada ni, en consecuencia, se han presentado pruebas, ni ha tenido tampoco la oportunidad de defenderse de una acusación de “terrorismo”.

Por lo tanto, la inclusión de Hamas en la lista se hizo “por la cara” y jurídicamente no tiene ningún valor… o al menos no debería tenerlo; pero conociendo a los tribunales españoles se podría esperar cualquier chapuza.

En los estatutos del Tribunal Penal Internacional se definen cerca de un centenar de delitos y, sin embargo, el “terrorismo” no es uno de ellos. Lo que sí aparece allí es el “derecho de resistencia”, que deriva de la legítima defensa (artículo 31 del Tratado de Roma). Los pueblos que, como el palestino, luchan por su supervivencia, tienen el derecho de defenderse de sus opresores. No son los opresores, como Israel, los que tienen ese derecho.

Por eso Israel no reconoce la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional y lo ha calificado de “antisemita”, una etiqueta que prodigan los apologistas de los crímenes sionistas.

A mayor abundancia, el Tribunal Penal Internacional es una de las pocas instituciones internacionales que reconoca a Palestina como Estado (sentencia del 5 de febrero de 2021) y la Autoridad Nacional Palestina ha firmado el Tratado de Roma. En consecuencia, los crímenes que cometan los sionistas en Gaza, Cisjordania y Jerusalén este, como el bombardeo del hospital Al Ahli, son competencia del Tribunal, que puede iniciar una investigación en cualquier momento… si tiene agallas para ello (lo cual está por ver).

comentario

  1. No comprendo la lógica de este texto. Hamas y Hezbollah son organizaciones distintas. Hamas sunita y apoyada por la fraternidad musulmana (Qatar y Turquia). Hezbollah es una organización shiita apoyada por Irán. Es obvio que Hamas por su participación criminal en la guerra contra el gobierno Sírio (con el apoyo de Israel y de la NATO) tiene poca o ninguna credibilidad. Hamas es anti-comunista, y pro islamista. Sí son terroristas y su papel en Síria es la prueba definitiva que son los idiotas utiles del sistema. Peor, comparar el Hamas con las organizaciones anti-franquistas de España es suciar la memoria de los compañeros anti-franquistas. La OUN de Bandera también se creia «patriota» y «anti-imperialista» pero esta claro para todos que eran pro-imperialismo y fascistas. Con el Hamas no es distinto.

Los comentarios están desactivados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo