Operación Barbarroja: cuando el Ejército Rojo atacó al III Reich, ¿o fue al revés?

Se llama Operación Barbarroja al ataque iniciado por el III Reich contra la URSS el 22 de junio de 1941, que continuaba con otros ataques parecidos llevados anteriormente por la Alemania nazi contra varios países europeos.

Hasta hace muy poco tiempo el relato histórico de esos ataques iniciados en 1939 era uniforme: en todos los casos el agresor -y por tanto, el responsable de los mismos- era el III Reich.

Sin embargo, en la medida en que la capacidad de intoxicación imperialista es mayor, su atrevimiento para falsear la realidad histórica también crece proporcionalmente, y ha llegado al punto en el que puede alterar los más evidentes acontecimientos con una penetración ideológica sorprendente y masiva.

Paralelamente, el movimiento obrero y comunista internacional retrocede y no reacciona, o lo hace muy débilmente, por lo que en gran parte ya está absorbido por la propaganda imperialista, que cada vez es más claramente favorable a las posturas del III Reich, incluso en los ámbitos académicos y universitarios.

Recientemente ha aparecido una corriente historiográfica según la cual la Alemania nazi atacó a la URSS preventivamente, para adelantarse a los “planes expansionistas soviéticos”. A mayor abundancia, el malvado plan de Stalin no consistía sólo en invadir Alemania sino toda Europa occidental.

Ciertos historiadores contemporáneos, que acabarán convirtiéndose en mayoritarios dentro de muy poco tiempo, sostienen lo mismo que los nazis en 1941. En la madrugada del 22 de junio, el embajador soviético en Berlín recibió una declaración oficial de guerra, que leyó posteriormente en una conferencia de prensa internacional. Los nazis justificaban su ataque por la “concentración cada vez mayor de todas las fuerzas armadas rusas disponibles en un amplio frente que se extiende desde el Báltico hasta el Mar Negro”.

El ataque nazi era preventivo y, en consecuencia, estaba justificado, decía la declaración: “Ahora que la movilización general rusa ha terminado, no menos de 160 divisiones están desplegadas contra Alemania. Los resultados de los reconocimientos realizados en los últimos días han demostrado que el despliegue de las tropas rusas, y en particular de las unidades motorizadas y blindadas, se ha llevado a cabo de tal manera que el Alto Mando ruso está preparado en cualquier momento para emprender acciones agresivas en varios puntos contra la frontera alemana”.

En sus posteriores discursos, Hitler repitió varias veces la tesis del ataque preventivo y lo mismo dijeron los generales alemanes que fueron juzgados en Nuremberg en 1945. El mariscal de campo Wilhelm Keitel, jefe del Alto Mando de las Fuerzas Armadas, argumentó que “el ataque a la Unión Soviética se llevó a cabo para evitar un ataque ruso a Alemania” y, por tanto, fue un acto de guerra legal.

Su segundo al mando, el general Alfred Jodl, Jefe del Estado Mayor, hizo una declaración similar: “Fue innegablemente una guerra puramente preventiva. Lo que descubrimos después fue la certeza de los enormes preparativos militares rusos al otro lado de nuestra frontera. Rusia estaba totalmente preparada para la guerra”.

El tribunal no admitió sus argumentos y ambos fueron condenados y ahorcados. En aquel momento las potencias occidentales lo tenían claro: la Operación Barbarroja era una agresión nazi contra la URSS sin paliativos de ningún tipo.

En 1961 la tesis de la guerra preventiva fue defendida por A.J.P.Taylor en su libro sobre los orígenes de la Segunda Guerra Mundial, que no tuvo ningún eco. Sin embargo, tras la apertura de los archivos soviéticos, la intoxicación ha creído encontrar nuevos argumentos para defender a los nazis.

En 1988 Vladimir Rezun, un antiguo oficial de la inteligencia militar soviética que había desertado diez años antes, escribió un libro bajo el seudónimo de Viktor Suvorov: “Rompehielos: ¿Quién empezó la Segunda Guerra Mundial?”, seguido en 2010 por otro: “El principal culpable: el gran diseño de Stalin para empezar la Segunda Guerra Mundial”.

Según Suvorov, el 22 de junio de 1941 Stalin estaba a punto de lanzar una ofensiva masiva contra Alemania. Los preparativos habían comenzado en 1939, justo después de la firma del Pacto Molotov-Ribbentrop, y se habían acelerado a finales de 1940, con el despliegue de las primeras divisiones en la frontera con el III Reich y Rumanía en febrero de 1941.

El Ejército Rojo no se preparaba para defenderse, sino para atacar. La movilización alcanzó los 5,7 millones de soldados, un ejército gigantesco imposible de mantener durante mucho tiempo en tiempos de paz. A partir del 13 de junio, un incesante movimiento de trenes nocturnos transportó miles de tanques, millones de soldados y cientos de miles de toneladas de municiones y combustible hacia la frontera.

Según Suvorov, si Hitler no hubiera atacado primero, el gigantesco poderío militar que Stalin había acumulado en la frontera le habría permitido llegar a Berlín sin mayores dificultades y luego, en el curso de la guerra, tomar el control de toda Europa. Sólo la decisión de Hitler de adelantarse a la ofensiva de Stalin frenó los planes del Ejército Rojo.

La Operación Barbarroja fracasó; los nazis no pudieron acabar la URSS, ni apoderarse de su territorio. Sin embargo, dice Suvorov, gracias al ataque el III Reich salvó a Europa del comunismo. Para el imperialismo actual, ésta es la conclusión más jugosa.

Las tesis de Suvorov han comenzado a ser seguidas por muchos historiadores. Algunos son alemanes y otros incluso rusos, aunque una teoría, como la de Suvorov sólo se expande si se escribe o se traduce al inglés. Suvorov también ha despertado muchas críticas, que han comenzado a crear una ciénaga de criterios en algo que hasta poco parecía muy claro. Ni todos los defensores están en la misma línea, ni todos los críticos tampoco.

La confusión se suma a la que ya es típica en todos los asuntos que conciernen a la historia de la URSS: el “expansionismo” de la III Internacional, el socialismo en un solo país, el Pacto Molotov-Von Ribbentrop, la “sorpresa” de Stalin ante el ataque alemán, el desastre del Ejército Rojo al comienzo de la guerra… En cualquier caso, el centro de gravedad de la Segunda Guerra Mundial ha cambiado de sitio: ya no se mueve en torno a Hitler sino a Stalin. Para buscar las raíces de aquella guerra, ahora los historiadores tienen que ir a Moscú.

Una vez que los historiadores empiecen a buscar en otros archivos, la mayor parte de la intoxicación estará lograda, porque sobre la URSS y Stalin se puede contar cualquier cosa. Todo cuela.

(1) Icebreaker: Who Started World War II, Pluk Publishing, 2012
(2) The Chief Culprit : Stalin’s Grand Design to Start World War II, Blue Jacket Books, 2013

comentarios

  1. Excelente apunte, ya no saben cómo seguir demonizando al comunismo. Ese es el objetivo de falsear la historia y ahi se libra una guerra que también ganaremos.

  2. Quisiera preguntarle al autor cual es la «confusión» respecto a la política estalinista de socialismo en un solo pais . Y por qué mete esta cuestion politica, discutida en el momento que acontecía y en vida por el creador del ejército Rojo y la tercera internacional, en la misma bolsa de las patrañas ímperialistas? En todo caso, al hacer esta amalgama contradice su aparente intención de clarificar cuestiones históricas, poniendo en duda en una polémica donde abundan documentos escritos por los conternientes directos y no por terceros especuladores luego de su muerte.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: