Oleada de huelgas obreras en Reino Unido contra la carestía de la vida

Las mayores huelgas en décadas continúan en los Ferrocarriles Británicos y el puerto de Felixstowe, el mayor puerto británico de mercancías, exigiendo aumentos salariales. Al igual que Reino Unido, varios países europeos se han enfrentado a huelgas este verano, especialmente en el sector aéreo.

En Reino Unido la inflación superó el 10 por cien interanual en julio y podría superar el 13 por cien en octubre. La inflación no ha dejado de aumentar, lo que ha enfurecido a los trabajadores británicos, que ven cómo su poder adquisitivo disminuye a medida que los precios suben.

El poder adquisitivo está siendo devorado por las subidas de precios a una velocidad récord, lo que “demuestra la necesidad vital […] de defender el valor del salario de los trabajadores”, dijo Sharon Graham, secretaria general de Unite, uno de los mayores sindicatos del país, en un comunicado.

La movilización es masiva en un país que vive sus mayores huelgas desde hace décadas. Las huelgas podrían prolongarse más allá del verano y extenderse también a los trabajadores de educación y sanidad, donde los sindicatos han denunciado ofertas salariales miserables del 4 por cien.

Esta semana comenzó una nueva salva, exigiendo, como siempre, mejores salarios. La huelga masiva afecta a muchos sectores, entre ellos el de los ferrocarriles británicos, donde decenas de miles de trabajadores están convocados al paro el jueves y el sábado por los sindicatos RMT, TSSA y Unite, en la última entrega de la mayor huelga en 30 años en el sector, que comenzó a finales de junio. Con las vacaciones escolares a la vuelta de la esquina, Network Rail, el operador estatal de la red, ha advertido que sólo uno de cada cinco trenes funcionará, instando a los británicos a viajar sólo si es absolutamente necesario.

El viernes toda la red de transportes de Londres estuvo paralizada y permanecerá bloqueada durante todo el fin de semana. Los trabajadores ferroviarios prosiguen su huelga porque las negociaciones con la multitud de operadores privados del sector han llegado a un punto muerto. También han rechazado una oferta salarial de Network Rail, al que acusan de estar condicionado por los despidos a gran escala. Los sindicatos señalan al ministro de Transportes, Grant Shapps, que se ha negado a participar directamente en las negociaciones, por no haber dado a las empresas un poder suficiente de negociación.

En tierra y en mar también. El domingo serán los estibadores del puerto de Felixstowe (este de Inglaterra) -el mayor para el transporte de mercancías del país- quienes inicien una huelga de ocho días, que amenaza con paralizar gran parte del tráfico de mercancías del país.

Otros sectores afectados por la huelga son los trabajadores de correos. Más de 115.000 han planeado cuatro días de paros entre finales de agosto y principios de septiembre, encabezados por el sindicato del sector CWU, y unos 40.000 trabajadores del operador de telecomunicaciones BT continuarán su primera huelga en 35 años. También se han previsto o se han llevado a cabo acciones en los almacenes de Amazon, entre los abogados penalistas y entre los trabajadores de la limpieza.

Algunas empresas británicas han optado por aumentar los salarios para evitar las huelgas. Los trabajadores de una empresa de repostaje del aeropuerto de Heathrow amenazaron con interrumpir el tráfico y finalmente la patronal aceptó la subida de los salarios. Del mismo modo, el personal de tierra de British Airways, que exigía al menos el restablecimiento de los salarios recortados en un 10 por cien durante la pandemia, acordó un aumento salarial del 13 por cien y también suspendió la huelga.

El bajo nivel salarial no es la única queja de los huelguistas. Los sindicatos también culpan al gobierno por haber cambiado recientemente la ley para poder recurrir a trabajadores temporales para sustituir a los huelguistas. Los famosos almacenes de lujo londinenses Harrods han sido la primera empresa que ha amenazado a su personal con recurrir a la ley, mientras que algunos trabajadores están votando actualmente si hacen huelga.

Reino Unido no es el único país de Europa que se enfrenta a huelgas masivas. También en Francia, el comienzo del verano estuvo marcado por los movimientos sociales a favor de la subida de los salarios, especialmente entre los trabajadores de la SNCF, que finalmente obtuvieron un aumento salarial del 3,7 por cien para los trabajadores con menos ingresos, y del 2,2 por cien para los directivos.

Lo mismo ocurre con los trabajadores de Aéroports de París, que levantaron su preaviso de huelga a principios de julio tras obtener un aumento salarial del 3 por cien, así como una indemnización para cubrir la pérdida de salario causada por las medidas puestas en marcha durante la pandemia. Además, hay aumentos salariales para los nuevos ingresos en determinadas categorías profesionales, como los bomberos. En total, esto representa un aumento salarial de alrededor del 6 por cien.

El sector del transporte aéreo se vio especialmente afectado por las huelgas. Es el caso de la compañía alemana Lufthansa, cuyos pilotos votaron casi por unanimidad (97,6 por cien) a finales de julio a favor de una huelga para insistir en sus reivindicaciones, en particular un aumento salarial del 5,5 por cien.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: