Nestlé reconoce que la mayoría de los productos que vende son perjudiciales para la salud

Una presentación distribuida a los altos ejecutivos de la multinacional suiza Nestlé a principios de este año, indica que el 63 por ciento de los productos de alimentación y bebidas que distribuye, excluyendo productos como los alimentos para mascotas y la nutrición médica especializada, son perjudiciales para la salud.

Los productos de Nestlé son comida basura. Con la excepción del café puro, no son sanas el 96 por ciento de las bebidas, así como el 99 por ciento de los productos de confitería y helados, lo cual es extremadamente grave porque los niños están entre los principales consumidores.

La multinacional elabora productos que se adquieren bajo denominaciones comerciales muy conocidas, como KitKat, fideos Maggi y Nescafé. La venta de productos insanos representa aproximadamente la mitad de los 84.350 millones de euros de ingresos anuales totales de la multinacional.

“Hemos introducido mejoras significativas en nuestros productos, pero nuestra cartera sigue sin ajustarse a las definiciones externas de salud en un entorno de creciente presión reguladora y exigencias de los consumidores”, dice la presentación.

El agua y los productos lácteos obtuvieron mejores resultados, ya que el 82 por ciento del agua y el 60 por ciento de los productos lácteos se consideran saludables.

Los datos excluyen los preparados para lactantes, los alimentos para mascotas, el café y la división de ciencias de la salud, que fabrica alimentos para personas con condiciones médicas específicas.

En la presentación destacan productos de Nestlé como una pizza de corteza de media luna de tres carnes de DiGiorno, que contiene alrededor del 40 por ciento de la ingesta diaria recomendada de sodio, y una pizza de pepperoni de Hot Pockets que contiene el 48 por ciento.

Otro producto, una bebida San Pellegrino de naranja, obtiene una “E”, la peor calificación disponible según el sistema de puntuación Nutri-Score, con más de 7,1 gramos de azúcar por 100 ml.

El Nesquik de fresa de Nestlé, que se vende en Estados Unidos, contiene 14 g de azúcar en una ración de 14 g, así como pequeñas cantidades de colorante y aromatizante, a pesar de estar diseñado para ser mezclado con leche.

Ante las críticas, la multinacional ha reducido considerablemente los azúcares y el sodio de sus productos en las dos últimas décadas, entre un 14 y un 15 por ciento sólo en los últimos siete años.

También se ha desprendido de las divisiones que elaboraban los productos más perniciosos, como una participación del 60 por ciento en el negocio de embutidos de Herta en 2019.

—https://www.ft.com/content/4c98d410-38b1-4be8-95b2-d029e054f492

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: