Macron pide la suspensión de las regulaciones verdes europeas para reindustrializar Francia

Corren malos tiempos para la Agenda 2030. La semana pasada Macron instó por dos veces a la Unión Europea a dejar de imponer más normativas medioambientales, afirmando que Europa ya ha hecho mucho más que otras potencias industriales.

El Presidente francés lanzó su petición al presentar su plan para la reindustrialización del país, que incluye créditos fiscales y otras medidas para promover las industrias verdes, pero también vehículos y baterías fabricados en Europa.

También pidió una “pausa” en la regulación europea en materia de restricciones medioambientales, afirmando que la Unión Europea ha hecho más que todos sus vecinos y que ahora necesita estabilidad.

“Estamos por delante, en términos de regulación, de los estadounidenses, los chinos y todas las demás potencias del mundo”, dijo Macron. “No debemos hacer nuevos cambios en las reglas”, añadió, subrayando que ello supondría riesgos para la financiación de los proyectos.

Macron ha expresado en repetidas ocasiones su preocupación por las políticas proteccionistas del gobierno estadounidense para apoyar a la industria y la transición energética.

Instó a Europa a defenderse de esta competencia, así como del auge de China. Los planes reindustrializadores de Macron siguen la pauta marcada por el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, hace unos días de entrar en la economía de guerra: reforzar el papel del Estado, acabar con la deslocalización industrial y el predominio de la economía financiera.

Macron aclaró que la “pausa” debería producirse tras la aprobación del New Deal Verde. La aclaración pretendía tranquilizar a los europarlamentarios, preocupados por un posible acercamiento de Francia a las posiciones del PPE, el principal grupo del Parlamento Europeo.

Las movilizaciones de los agricultores en Holanda han lanzado la voz de alerta sobre las políticas verdes de Bruselas. El PPE pide una “moratoria” para determinados proyectos ambientales. El New Deal Verde es el principal paquete de medidas climáticas de la Unión Europea, la mayoría de las cuales (reforma del mercado del carbono, fin de las ventas de coches con motores de combustión interna) ya han sido aprobadas, pero otras (envases, emisiones contaminantes de las explotaciones ganaderas) siguen siendo objeto de arduas negociaciones en los pasillos de Bruselas.

Naturalmente, se ha montado una gran revuelo y el sábado la Primera Ministra, Elisabeth Borne, ha tenido que matizar: “No hay pausa alguna en las ambiciones climáticas de Francia”, dijo. “Francia no defiende en absoluto una moratoria […] No hay ningún cambio de rumbo”, dijo Pascal Canfin, que preside la comisión de Medio Ambiente en el Parlamento Europeo.

Macron “tuvo una frase desafortunada que no refleja lo que hace Francia», concedió finalmente en Le Monde. «La expresión ‘pausa’ es una bomba retórica, claramente torpe”, dijo Thomas Pellerin-Carlin, director del Programa Europa del Instituto de Economía del Clima (I4CE).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo