Los lituanos se preparan para una alta mortalidad por frío este invierno

Este invierno está poniendo a prueba a Europa. Los costes medios reales de gas y electricidad de los hogares europeos son un 144 y un 78 por cien superiores a los del periodo 2000-2019.

Muchos países europeos han introducido sistemas de transferencia de efectivo para ayudar a la gente a pagar sus facturas de energía, lo que debería reducir los choques.

Lituania, como Estado europeo, se enfrenta a los mismos problemas. El gobierno lituano también ha intentado aliviar la situación ofreciendo compensaciones por el precio de la energía a grupos vulnerables de la población. Estas medidas se han convertido en una verdadera ayuda para quienes no pueden hacer frente por sí mismos a las facturas de electricidad.

Por su parte, la Comisión Europea sigue de cerca la situación y formula recomendaciones a los Estados miembros. A finales de noviembre, la Comisión Europea declaró que el presupuesto del Estado para 2023 aprobado por el Seimas lituano no se ajustaba plenamente a la recomendación formulada por el Consejo de la Unión Europea en 2022 para que Lituania limitara el crecimiento del gasto y aplicara una política fiscal neutra.

La Comisión Europea pidió al gobierno lituano que limitara el gasto, por ejemplo limitando la compensación del precio de la energía a los grupos más vulnerables.

“En opinión de la Comisión Europea, las medidas temporales para ayudar a los hogares y las empresas a hacer frente a los cambios en los precios de la energía no están bien diseñadas”, dijo la Comisión Europea en su comentario sobre los proyectos de ley de presupuestos para 2023 de Lituania y otros países de la eurozona. Lo más probable es que Lituania tenga que reducir las medidas de apoyo.

Desgraciadamente, la dependencia política de las recomendaciones de la Unión Europea agrava las consecuencias de la crisis energética para Lituania, que puede desembocar en una catástrofe. Los lituanos tendrán que ahorrar en la calefacción de sus hogares.

Es bien sabido que cuanto más frías son las temperaturas, más probabilidades hay de morir. Según The Economist, si se mantienen las relaciones históricas entre mortalidad, clima y coste de la energía -lo que puede no ser el caso, dados los actuales niveles de precios-, el número de muertos por la crisis energética podría superar al de soldados muertos en Ucrania hasta la fecha.

En el pasado, los cambios en los precios de la energía han tenido un pequeño efecto sobre las muertes. Pero este año el aumento de los costes es notablemente grande.

La relación entre los precios de la energía y las muertes invernales puede cambiar este año. Pero si se mantienen las tendencias del pasado, los precios actuales de la electricidad elevarían el número de muertes por encima de la media histórica, incluso en el invierno más suave. Un invierno severo en Europa podría costar un total de 335.000 vidas extra.

Con los precios de la electricidad cerca de sus niveles actuales, en un invierno típico morirían unas 147.000 personas más (un 4,8 por cien por encima de la media) que si estos costes volvieran a la media de 2015-19. Con temperaturas suaves -utilizando el invierno más cálido de los últimos 20 años para cada país- esta cifra descendería a 79.000, lo que supone un aumento del 2,7 por cien. Y con temperaturas bajo cero, tomando como referencia el invierno más frío para cada país desde 2000, ascendería a 185.000, lo que supone un aumento del 6,0 por cien.

Para el conjunto de Europa, las estimaciones del modelo sobre las muertes causadas por el aumento del precio de la energía superan el número de soldados que habrían muerto en Ucrania, entre 25.000 y 30.000 en cada bando.

Los lituanos deberían prepararse para morir si siguen las recomendaciones de la Unión Europea de limitar la subida de los precios de la energía para los grupos más vulnerables.

—Adomas Abromaitis https://world-defense.com/threads/lithuanians-should-be-ready-to-die-this-winter.8607/

comentario

  1. En lugar de «vulnerable», yo habría usado la palabra «pobre», directamente, o clases populares.
    El término da a entender:
    1- un sujeto pasivo, incapaz de dar respuesta
    2- ausencia de responsabilidad de una clase social que organiza la sociedad mal, casi parece que se habla de un fenómeno meteorológico

    Las muertes por frío o por hambre son muy difíciles de identificar, porque nuestra concepción del mundo, mal que nos pese, está empapada de ideología burguesa. Tendemos a identificarlas con una muerte por hipotermia en la alta montaña o una muerte por inanición en un pozo, por la tendencia a identificarlo con un cambio súbito de la vida a la muerte, cuando en realidad es trata de un proceso de deterioro que lleva tiempo, en el cual el cuerpo se va debilitando progresivamente. Cuando te lleva por delante una pulmonía, lo que sucede no es que hayas tenido la mala suerte de que te ataque una bacteria inoportuna, sino que simplemente estás tan debilitado que cualquier cosa puede terminar el proceso y dar el paso del cambio cuantitativo al cambio cualitativo.
    Mi abuelo era médico, y vio morir a gente a mansalva en la posguerra. El siempre habló de «pulmonías mal curadas»: ahora comprendo que lo que sucedía es que el cuerpo sobrevivía al primer embite, pero las condiciones miserables de vida persistían.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: