Los errores que cometen los médicos matan mucho más que la pandemia

¿Nuestro sistema de salud quiere acabar con nosotros? Tal parece ser el caso, según un informe de los CDC de 2016. Más de 250.000 muertes al año son causadas por errores médicos mortales en Estados Unidos, una cifra superior a los 193.000 que atribuyen al coronavirus.

Solo las enfermedades cardíacas y el cáncer matan a más personas en Estados Unidos que los errores médicos en hospitales y otros centros de salud.

Los fallos de seguridad y los errores no intencionales causan un 70 por ciento más muertes que las enfermedades respiratorias crónicas, la tercera mayor causa de muerte. Las muertes por derrame cerebral, diabetes o la enfermedad de Alzheimer ni tan siquiera se aproximan a las muertes causadas por errores médicos.

La investigación publicada en la revista British Medical Journal fue dirigida por Martin Makary, un profesor de cirugía de la Escuela Universitaria de Medicina John Hopkins. Los errores médicos son de todo tipo, desde errores de diagnóstico hasta destrezas inadecuadas, y problemas más sistémicos como los fallos de comunicación cuando los pacientes son transferidos de departamento.

“El problema se reduce a que las personas mueren a causa del cuidado que les brindan, en vez de a causa de la enfermedad por la cual buscan la atención médica”, le dijo Makary al periódico.

Los investigadores de la Universidad John Hopkins analizaron cuatro grandes estudios de muertes médicas desde el 2000 hasta el 2008, incluidos dos realizados por agencias federales. El único estudio previo de muertes de pacientes a causa de errores fue en 1999 por el IOM (Instituto de Medicina), que estimó que los errores causaron hasta 98.000 muertes en Estados Unidos al año. Ese número, dijeron los investigadores, “es limitado y está obsoleto”.

Los investigadores advirtieron que incluso la estimación de 251.000 muertes podría ser bastante baja. No hay una categoría separada para los errores médicos en los certificados de defunción, lo cual les hace difícil a los CDC rastrear este tipo de muertes. El estudio destacó que en uno de los casos una prueba mal ejecutada causó daño al hígado y consecuentemente insuficiencia cardíaca. La causa de muerte del paciente fue categorizada como cardiovascular, cuando en realidad fue un error médico.

Los autores del estudio solicitaron cambios en los certificados de defunción para poder rastrear mejor estos fallos mortales. Sin embargo, Robert Anderson, el jefe de la división de estadísticas de mortalidad de los CDC, dijo que es “incómodo” que un médico tenga que informar de que un paciente ha muerto por un error médico. Tan solo añadir una casilla para los errores no resolvería el problema de que el personal médico comete errores, dijo.

Un nuevo análisis de Kaiser Health News de 2010 a 2015 sobre agencias de cuidado en el hogar encontró que más de 3.000 agencias revisaron o hicieron el seguimiento inadecuado de medicamentos para los pacientes nuevos. En algunos casos los enfermeros no se dieron cuenta de que los pacientes tomaban una combinación de medicamentos potencialmente peligrosa que los ponía en riesgo de sufrir ritmos cardíacos anormales, hemorragias, daño al hígado y convulsiones.

Por lo menos en un caso, una confusión de una farmacia con medicamentos recetados causó la muerte de una mujer.

https://www.aarp.org/health/conditions-treatments/info-2016/medical-errors-leading-cause-of-death-cs.html

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: