Los archivos españoles son una tomadura de pelo / Els arxius espanyols són una presa de pèl [ESP/CAT]

[ESP/CAT]

La red de archivos españoles custodia una gran cantidad de información que, según las necesidades del Estado, facilita su acceso o no.

¿Cuántos jerarcas del nazismo se escondieron en España? ¿Quiénes eran? ¿Dónde se escondieron?

¿Cómo se dirigió la represión a las organizaciones obreras y campesinas desde 1939?

¿Qué tratos tuvieron los miembros del gobierno franquista con los servicios secretos británicos?

¿Cuál fue el papel de España en la Segunda Guerra Mundial?

A estas y a muchas más preguntas va a encontrar respuesta en el Portal de Archivos Españoles (PARES): una red de archivos nacionales. Aunque no sólo existen los de índole nacional sino que también están aquellos que dependen de las CCAA y los Ayuntamientos: archivos provinciales, locales, etc.

Toda una profusa red de archivística que alberga documentación de más de siete siglos de antigüedad.

Se puede consultar la carta fundacional de la ciudad en que reside, puede investigar con documentación primaria sobre la creación del Reino de Aragón, puede leer poemas árabes de grandes intelectuales de la Córdoba medieval, periódicos, gacetas,etc.

Increíble, ¿verdad?

Pero no todo lo que es oro brilla. Detrás del asombroso fondo que albergan los archivos españoles se esconden las sombras del 1 de abril del 39. Se puede saber cuánto se pagaba de portazgo1 en Guadalajara en el siglo XIII. Pero encontrar el nombre de los torturadores de la Brigada Político Social en esa misma ciudad durante el franquismo es otro cantar2.

Detrás de ese asombroso fondo, la búsqueda de un familiar combatiente en el Ejército Popular de la República se hace más que complicada: personal incompetente, carentes de medios, sin personal cualificado, sin dedicación a la materia, etc.

Pero si su familiar fue combatiente de una Bandera de Falange y alistado voluntario a la División Azul está de suerte: tienen su registro completo. Raro es el caso en que el franquismo no trate bien a los suyos.

Y es que, ¿cómo se va a permitir acceder a documentación de personas que cuestionaron la esencia reaccionaria del Estado? ¿Cómo se va a permitir acceder a documentación que cuenta una historia que no debería haber pasado?

Por éso, si usted encuentra documentación física sobre su familiar que combatió en las trincheras de la República la encontrará en mal estado, desordenada, mal catalogada, rota, etc.

Por eso mismo, cuando se promulgó la Ley 37/1984, de 22 de octubre, de reconocimiento de derechos y servicios prestados a quienes durante la guerra civil formaron parte de las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Orden Público y Cuerpo de Carabineros de la República; tuvo que ser su familiar quien viajase a la Biblioteca Nacional3 en innumerables ocasiones hasta encontrar su nombramiento como sargento, teniente, capitán, coronel, etc.; para poder cobrar su pensión: en lugar de hacerlo el Estado de oficio. En cambio, el Ministerio de Defensa sí repatria de oficio a los divisionarios muertos en Rusia. Prioridades.

Y es que cuanta menos gente tenga conocimiento del valor de estos archivos más fácil será ocultar la información que contienen, esconderla o, inclusive, destruirla. La gestión de los archivos españoles es una tomadura de pelo.

La información genera derechos. ¿Qué pasaría si conociéramos los nombres de quiénes torturaron en nuestras ciudades y pueblos?, ¿quiénes formaban los piquetes que raparon, violaron y vejaron a las mujeres de la República?

Y a mayor escala, ¿de dónde partieron las órdenes para que grupos de falangistas sabotearan los submarinos británicos fondeados en Gibraltar?, ¿dónde están los sobornos que recibieron todos los miembros del Consejo de Ministros franquista del MI61?

Pero la responsabilidad no reside en empleados sin medios, ni formación, ni interés. Reside en un Estado proclamado el 1 de abril de 1939 que blinda el acceso a sus vergüenzas mediante una Ley de Secretos Oficiales promulgada por Franco. Reside en la esencia fascista del Estado.

Como se indica más arriba, la gestión de los archivos españoles es una tomadura de pelo.

 

[CAT]

La red d’arxius espanyols custòdia una gran quantitat d’informació que, segons les necessitats del Estat, facilita el seu accés.

¿Quants jerarques del nazisme es van amagar a Espanya? ¿Qui eren? ¿On es van amagar?

¿Com es va diritgir la repressió a les organitzacions obreres i camperoles des de 1939?

¿Qué tratos tuvieron los miembros del gobierno franquista con los servicios secretos británicos?

¿Què tractes van tenir els membres de govern franquiste amb els serveis secrets británics?

¿Quin va ser el papel d’Espanya a la Segona Guerra Mundial?

A aquestes i moltes més preguntes va a trobar resposta al Portal de Arxius Espanyols (PARES): una xarxa d’arxius nacionals. Encara no només existeixen els d’indole nacional sino que també estan aquells que depenen de las CCAA i els Ajuntaments: arxius provincials, locals, etc.

Tot una profosa xarxa d’arxivistica que alberga documentació de més de set segles d’antiguitat.

Es pot consultar la carta fundacional de la ciutat en què resideix, pot investigar amb documentació primària sobre la creació del Regne d’Aragó, pot llegir poemes àrabs de grans intelectuals de l’ Córdoba medieval, diaris, gasetes, etc.

Increïble, oi?

Però no tot el que és or brilla. Darrera de l’sorprenent fons que alberguen els arxius espanyols s’amaguen les ombres de l’1 d’abril de 1939. Es pot saber quant es pagava de portazgo a Guadalajara al segle XIII1. Però trobar el nom dels torturadors de la Brigada Polític Social en aquesta mateixa ciutat és un altre cantar2.

Darrera de l’sorprenent fons, la recerca d’un familiar combatent al Exèrcit Popular de la Republica es fa més que complicada: personal incompetent, mancats de mitjans, sense personal qualificat, etc.

Però si su familiar va ser combatent d’una Bandera de Falange i allistar voluntari a la Divisió Blava està de sort: tenen el seu registre complet. És estrany el cas en què el franquisme no tracti bé als seus.

I és que, ¿com es va a permetre accedir a la documentació de persones que van qüestionar l’essència reaccionària de l’Estat? ¿Com es va permetre accedir a la documentació de personas que explica una història que no haurìa d’haver passat?

Per això, si vostè troba documentació física sobre el seu familiar que va combatir a las trinxeres de la Republica la trobarà en mal estat, desordenada, malament catalogada, trencada, etc.

Per aixó mateix, quan es va promulgar la Llei 37/1984, de 22 de octubre, de reconeixement de drets i serveis prestats als qui durant la Guerra Civil van formar part de les Forces Armadas, Forces d’Ordre Públic i Cos de Carabiners de la Republica; va haver de ser el seu familiar qui va viatjar a la Biblioteca Nacional3 en innombrables ocasions fins trobar el seu nomenament com a sergent, tinent, capità, coronel, etc.; per poder cobrar la seva pensió: en lloc de fer-ho l’Estat d’ofici. En cambi, el Ministeri de Defensa si repatria d’ofici als divisionaris morts a Rússia. Prioritats.

I és que com menys gent tingui coneixement de la valor d’aquestes arxius mas facil serà amagar l’informació que contenen, amagar-la o, inclusivament, destruir-la. La gestió dels arxius espanyols és una presa de pèl.

L’informació genera drets. ¿Que passaria si coneguéssim els noms de qui van torturar en les nostres ciutats y pobles?, ¿qui formaven part els piquets que van rapar, van violar y van veixar a les dones de la Republica?

I a major escala, ¿d’on va partir els ordres perquè grups de falangistes sabotegessin els submarins britànics fondejats a Gibraltar?, ¿on estan els suborns que van rebre tots els membres del Consell de Ministres franquiste del MI64?

Però la responsabilitat no resideix en empleats sense mitjans, ni formació, ni interès. Resideix en un Estat proclamat l’1 d’abril de 1939 que blinda l’accés als seus vergonyes mitjançant una Llei de Secrets Oficials promulgada per Franco. Resideix a l’essència feixista de l’Estat.

Com s’indica més amunt, la gestió dels arxius espanyols és una presa de pèl.

 

 

1 Impuesto medieval que se pagaba al entrar por la puerta de la ciudad. De portazgo, puerta.

2 Ya muerto Franco, Joseba Azkárraga (diputado del PNV) en el programa 360º de ETB “Intxaurrondo: un Estado dentro de la Guardia Civil” comenta las dificultades que tuvo para acceder a las fichas de los guardias civiles que torturaron en el cuartel de Intxaurrondo (Donostia). Enlace: https://www.eitb.eus/es/television/programas/360-grados/detalle/7541009/la-guardia-civil-un-estado-dentro-estado-este-domingo-360o/

3 En el caso particular de un espía del S.I.E.P republicano de Alcoroches (Guadalajara), tuvo que viajar en innumerables ocasiones desde Barcelona hasta la sede de la Biblioteca Nacional en Madrid con sus compañeros, hasta que encontró su anterior nombramiento como Carabinero para poder cobrar la pensión.

4 Servicio secreto británico.

comentarios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: