Los antivacunas suponen un serio desafío para los planes de la OMS

Si los antivacunas están tan desquiciados, como dicen, no habría motivos para alarmarse con ellos. Pero no está ocurriendo eso. La pandemia ha dado alas a un movimiento que hasta entonces era casi insignificante, fuera de círculos muy reducidos.

Ahora el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha vuelto a la carga declarando que “es hora de ser más agresivos para hacer retroceder a los antivacunas” (*). Se le ve preocupado, no él personalmente sino sus mentores de la industria farmacéutica.

Durante una conferencia titulada “Celebración de los 50 años de progresos en la inmunización”, Ghebreyesus dijo: “Ustedes conocen el serio desafío que plantean los antivacunas, y creo que necesitamos elaborar una estrategia para hacerlos retroceder”.

Por lo tanto, no es para tomárselo a cachondeo: los antivacunas suponen un desafío “serio”, incluso para la OMS. “Creo que es hora de ser más agresivos a la hora de hacer retroceder a los antivacunas”, afirmó. “Creo que aprovecharon el covid como una oportunidad y ya saben todos los estragos que están creando”, expuso.

La OMS siempre ha atacado a las personas que se oponen, en todo o en parte, a las vacunas. La crítica ha llegado al punto de equipararlos con la “extrema derecha”, un tópico cada vez más socorrido que últimamente sirve para todo.

La desesperación se ha disparado porque todo son adversidades para el circo de la OMS y sus valedores. La última ha procedido del antiguo ministro de Interior japonés, Kazuhiro Haraguchi, que se ha disculpado por las muertes y lesiones causadas por las vacunas contra el “covid” en su país.

Por lo demás, en su charla, Ghebreyesus no escondió que el plan consiste en vacunar más y más precozmente, especialmente a los niños desde que nacen. Quieren convencer al mundo de los logros de las vacunas, en general, y de la vacunación infantil en particular.

“Más de 14 millones de niños en 2022 no recibieron una sola dosis de vacuna; trabajando junto con socios como Gavi [la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización] y Unicef, pretendemos reducir esa cifra a la mitad para 2030”, dijo el cabecilla de la OMS.

Ghebreyesus elogió el papel de Gavi “en el apoyo al acceso a las vacunas en todo el mundo” y pidió que los benefactores, como Bill Gates, sigan haciendo donaciones al programa.

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo