Las nuevas superpotencias de la energía limpia quieren dominar al resto

Los acontecimientos de los últimos años han cambiado radicalmente el panorama energético mundial. Aunque los productores de los principales recursos energéticos siguen siendo los mismos, las condiciones del mercado, las cadenas de suministro y las prioridades han cambiado. Para Europa, el gas natural ruso se ha vuelto políticamente “tóxico” y, en el contexto de la transición hacia la energía verde, esto ha planteado el dilema del acceso a la energía asequible necesaria para sostener sus propias economías. A escala mundial, el interés por las energías limpias es cada vez mayor, lo que abre una ventana de oportunidades para varios países. Los de fuera se ven obligados a recurrir al proteccionismo para protegerse de los posibles impactos. La evaluación del riesgo, sin embargo, varía. Algunos consideran que las ganancias económicas son la máxima prioridad, mientras que otros se centran en cuestiones políticas.

Se están produciendo importantes cambios geopolíticos en el sector energético. A medida que muchos países se esfuerzan por utilizar energías limpias, el éxito en este ámbito se traduce en una mayor influencia geopolítica. Se podría decir que están surgiendo superpotencias de energía limpia para dominar al resto. Hay varias fuentes potenciales de dominación: 1) la capacidad de establecer normas sobre energía limpia, una herramienta más sutil que la influencia política directa; 2) el control de las cadenas de suministro de los elementos esenciales para la tecnología de energía limpia; 3) la capacidad de producir componentes de bajo coste para la industria; y 4) la producción y exportación de combustibles bajos en carbono o de la propia energía limpia.

A grandes rasgos, el mapa geopolítico mundial de la energía se compone de puntos de producción de energía, nodos y conectores, y canales de transmisión de energía como las redes eléctricas o los oleoductos.

Las redes energéticas son las infraestructuras que conectan la fuente de energía con el consumidor energético y, por tanto, forman parte esencial de los sistemas energéticos nacionales y mundiales. En los últimos cien años, las redes (especialmente las de electricidad y gas) han evolucionado desde simples redes locales hasta complejas infraestructuras que transfieren energía no sólo dentro de las fronteras nacionales, sino también a través de ellas, de forma fiable y eficaz.

Dada la estrategia de descarbonización por defecto basada en la electrificación, en muchas partes del mundo se espera que las redes eléctricas sean el núcleo de la infraestructura de los futuros sistemas energéticos que transmitan la mayor parte de la energía consumida en la economía, interactuando con otras redes energéticas como las de calefacción, hidrógeno, gas natural y refrigeración. Sin embargo, para que eso ocurra, el mercado de la electricidad debe diseñarse de tal manera que los flujos de electricidad permanezcan dentro de las líneas de transmisión. En lugares como Europa, donde los precios del mercado eléctrico son en gran medida los mismos en los distintos países y, por tanto, no reflejan las limitaciones de la red eléctrica, los resultados del mercado suelen ajustarse reasignando la capacidad de las centrales convencionales y gestionando el uso de las renovables. Este mecanismo no sólo es costoso, sino también difícil de gestionar eficazmente, ya que está sujeto a la asunción de riesgos (cuando se basa en el mercado) o depende de la transparencia de los costes de las centrales eléctricas (cuando se basa en los costes).

Se necesitan instrumentos reguladores adecuados para garantizar una planificación eficaz del sistema eléctrico a largo plazo. Estos instrumentos incluyen el uso de un mecanismo de mercado para la prestación de servicios de red siempre que sea posible, así como la introducción de una mayor granularidad en la tarificación de la electricidad en el tiempo y en el espacio.

Las redes de distribución de electricidad son tanto más importantes cuanto que la descarbonización de sectores como la calefacción y el transporte da lugar a una mayor volatilidad de la oferta y la demanda y a picos más elevados en redes tradicionalmente gestionadas de forma pasiva. Estas redes requieren una serie de instrumentos, como tarifas reguladas eficientes, regímenes flexibles de conexión a la red y mercados locales de servicios flexibles para fomentar el uso eficiente de los activos existentes y el desarrollo óptimo de la capacidad futura.

Por lo tanto, la red eléctrica será una de las áreas prioritarias para el desarrollo energético en un futuro próximo.

Sin embargo, las redes eléctricas de los países en desarrollo presentan una serie de problemas. En algunos países en desarrollo, donde las redes aún no están desagregadas, las empresas de distribución participan tanto en la red como en el negocio minorista. Al mismo tiempo, en muchos países en desarrollo, como India y Tanzania, las tarifas minoristas están subvencionadas, las pérdidas técnicas y comerciales de energía son elevadas y las empresas de red suelen ser disfuncionales. Esto lleva a una situación en la que las empresas de distribución de electricidad son financieramente insolventes. El acceso a la electricidad se ve entonces amenazado.

A esto hay que añadir el aumento de la población mundial y la aparición de nuevas tecnologías, lo que significa también un aumento del consumo de electricidad. La estructura del sector energético y su consumo pueden observarse en distintos países. En Estados Unidos, por ejemplo, en los últimos años algo menos de la mitad de la electricidad se ha generado a partir del gas natural, mientras que el resto se reparte a partes aproximadamente iguales entre el carbón, la energía nuclear y las renovables, principalmente turbinas eólicas y paneles solares. En total, se producen algo más de 4.000 TWh al año (frente a los 3.000 de 1990).

La mayor reducción de la demanda de gas natural este año y el próximo en Europa depende también de la disponibilidad de otras formas de generación de electricidad. Francia, el mayor exportador de electricidad de Europa, se ha convertido en importador durante la mayor parte de 2022 debido al cierre de la generación nuclear e hidroeléctrica. Una reactivación en 2023 podría reducir la demanda de gas de la Unión Europea en 80 TWh. La Comisión Europea ha anunciado un ambicioso decreto de urgencia para acelerar los proyectos de energías renovables con el fin de sustituir 140 TWh de gas natural por energía eólica y solar este año.

Europa parte de la base de que el suministro limitado de gas ruso a través de Turkish Stream y Transgas, así como la sustitución parcial del gas en la generación de electricidad por el restablecimiento de la energía hidráulica, nuclear y las nuevas energías eólica y solar, bastarían para colmar el déficit de oferta y demanda estimado por la AIE en 300 TWh para este año.

Dicho esto, el grado de expansión de las energías renovables en la Unión Europea varía. Juntos, España, los Países Bajos y Grecia han representado más de la mitad del aumento total de la generación de energía eólica y solar en la Unión Europea desde 2019, mientras que Bulgaria, la República Checa y Rumanía prácticamente no han desplegado energía eólica o solar. Hungría y Polonia partieron de una base baja, pero desde entonces han experimentado un aumento de las energías renovables.

Los Estados miembros han respondido al llamamiento de la Unión Europea para acelerar el despliegue de las energías renovables y descarbonizar las industrias de acuerdo con sus objetivos REPowerEU. La República Checa, Polonia y Eslovaquia, entre otros países, han suavizado la normativa o anunciado nuevos proyectos para acelerar el despliegue de las energías renovables. Muchos países de Europa Central y Oriental también han anunciado calendarios para eliminar progresivamente el carbón. Alemania tiene planes ambiciosos para casi triplicar la capacidad eólica y solar de aquí a 2030. Esto generaría unos 1.200 GWh al día, frente a una media de 440 GWh al día de eólica y solar en 2021 (de un total de 616 GWh al día de renovables). La Comisión Europea prevé aumentar la capacidad de las energías renovables hasta 1236 GW en 2030. Aumentar el uso de energía solar y eólica por sí solo ahorraría 210 TWh/año de gas natural en 2030, además de los 1.160 TWh/año que ya se espera ahorrar con las medidas de Fit for 55. Si se alcanzan los objetivos de Fit for 55 y REPowerEU, la Unión Europea podría reducir su consumo de gas en 1.550 TWh -el equivalente a las importaciones de gas ruso a la Unión Europea en 2021– de aquí a 2027 y en un total de 3.100 TWh de aquí a 2030. Otra cosa es que estos objetivos europeos y nacionales puedan cumplirse.

Centros y periferias

En el caso de la electricidad, el espacio y la red están sujetos a sistemas lógicos que compiten entre sí en función de la ubicación. En la Unión Europea, por ejemplo, el principio regulador del orden se aplica al “espacio eléctrico” territorialmente contiguo de Europa. En cambio, en los espacios política y jurídicamente permeables a la influencia exterior, las grandes potencias tratan de controlar los flujos eléctricos para proyectar su poder político y crear espacios centralizados o jerarquizados. Actualmente asistimos a procesos de reintegración y resincronización en regiones como Asia Central y el Cáucaso Meridional, el Norte de África, el Sur y el Sudeste Asiático, regiones que históricamente han estado sólo marginalmente interconectadas y cuyas infraestructuras están fragmentadas. Hoy en día, esto se hace bien a través de interconexiones eléctricas como el Sistema Eléctrico de Asia Central (CAPS) y la iniciativa china de la Nueva Ruta de la Seda, bien a través de la creación de mercados eléctricos como la Unión Económica Euroasiática (UEEA). El grado de concentración y de integración socioeconómica, técnica, reglamentaria y de infraestructuras de estas regiones es generalmente bajo. Esto aumenta su permeabilidad al poder político exterior y las convierte en zonas de interconexión y competencia. La competencia por las esferas de influencia normativa, técnica, económica y, por tanto, geopolítica se está intensificando. En la región continental Europa-Asia, de gran importancia estratégica, China, Rusia, Turquía e Irán compiten con la Unión Europea y Estados Unidos.

Como consecuencia, cuestiones aparentemente puramente técnicas están entrando en el ámbito de la política. La infraestructura de la red eléctrica, especialmente en forma de redes eléctricas integradas, configura las relaciones políticas y socioeconómicas entre dos o más centros, así como entre los centros, por un lado, y las periferias, por otro.

Los centros se definen aquí como espacios saturados de infraestructuras e industria (incluso fuera de la esfera de influencia de un país) caracterizados por una alta densidad de transacciones económicas y sociales, homogeneidad normativa y política y baja permeabilidad a las fuerzas geopolíticas externas. Por el contrario, la periferia se caracteriza por infraestructuras subdesarrolladas, baja industrialización, condiciones socioeconómicas inestables, un centro de gravedad político débil o ausente, un alto grado de permeabilidad al poder geopolítico exterior y fuertes fuerzas centrífugas.

Según la teoría de las redes socioeconómicas, los centros y las periferias pueden estar conectados de varias maneras. Un centro puede estar conectado con varias zonas de su periferia. Al mismo tiempo, dos o más centros pueden estar conectados entre sí por un espacio periférico común. También es posible que coexistan varios centros, cada uno con su propia periferia, y que sólo estén débilmente conectados entre sí. Las distintas agrupaciones centro-periferia reflejan diferentes relaciones de poder geoeconómico y proyecciones geopolíticas.

Los interconectores, las redes eléctricas y los sistemas síncronos de suministro de energía no sólo influyen en las relaciones energéticas, sino que también configuran las relaciones centro-periferia como vehículos de conexión e integración. A través de la Nueva Ruta de la Seda, China promueve una visión integral de la conectividad energética mundial.

Están surgiendo nuevos centros de gravedad y las periferias se están transformando de espacios fronterizos a espacios de conexión.

La zona continental que se extiende de Europa a Asia presenta una dinámica particular. Por un lado, ya existen tres alianzas internacionales y centros de poder, los de la Unión Europea, Rusia y China. Por otro, se están desarrollando nuevas interconexiones y redes eléctricas y nuevos centros, como Irán, Turquía e India, son cada vez más activos en la construcción de infraestructuras eléctricas transfronterizas. Aunque existen a diferente profundidad, las tendencias de la integración eléctrica en las tres macrorregiones tienen características similares: a medida que surgen nuevos centros de gravedad, las periferias se van transformando de espacios fronterizos en espacios interconectados. Como resultado, las fronteras de los antiguos espacios se difuminan al tiempo que se crean nuevos grandes espacios. Así, el antiguo enfrentamiento geopolítico entre el centro continental y la periferia marítima se está debilitando visiblemente.

Dentro de Eurasia, se produce así una consolidación en torno a determinados centros energéticos y un reforzamiento o debilitamiento de la cooperación, según el clima político.

Por ejemplo, los países de la Unión Europea intentan crear su propio mercado cerrado, aunque algunos de ellos siguen dependiendo del suministro eléctrico de Rusia. Y aunque existen razones políticas para pasar a otras redes, hay una serie de limitaciones técnicas que dificultan hacerlo rápidamente. Por ejemplo, en 2022, las autoridades estonias declararon que no se desconectarían de la red rusa hasta 2025.

En otra región, sin embargo, estamos asistiendo a una consolidación de las interacciones en este sentido. En enero de 2013, Mohammad-Ali Farahnakian, asesor de asuntos internacionales del ministro de Energía de Irán, declaró que una empresa iraní había recibido la aprobación de Rusia, Azerbaiyán e Irán para trabajar en un proyecto de sincronización de las redes eléctricas de los tres países. “Tras la aprobación definitiva del proyecto, comenzarán los trabajos de sincronización de las redes eléctricas”, aseguró. El desarrollo del proyecto, señaló, incluye el estudio de componentes económicos, técnicos y medioambientales. Los resultados del estudio y desarrollo se han presentado a las respectivas agencias de los tres países.

El proyecto Casa-1000, cuyo objetivo es conectar los países de Asia Central con Afganistán y Pakistán e intercambiar energía eléctrica de acuerdo con las normas internacionales, es prometedor.

—Leonid Savin https://www.geopolitika.ru/article/geopolitika-energosetey

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo