La retaguardia del Califato Islámico es una base militar estadounidense en Siria

La base militar de Estados Unidos en Al-Tanf está situada a unos 20 kilómetros del paso fronterizo del mismo nombre. Esta zona de desescalada de 55 kilómetros está situada a lo largo de la frontera con Irak y Jordania y cruza la autopista Bagdad-Damasco. Al controlar la carretera, Estados Unidos asegura que los envíos iraníes a Damasco no se puedan realizar por tierra. Eso tiene una gran importancia estratégica para Estados Unidos, ya que las cargas y las entregas aéreas iraníes son mucho más fáciles de interceptar y constituyen un objetivo fácil para los ataques aéreos israelíes.

Estados Unidos utiliza Al-Tanf como punto de entrada para lanzar operaciones en Siria. La base es fácilmente accesible desde Bagdad y Jordania. La zona también la utilizan los grupos terroristas activos en la región como refugio y como punto de anclaje para los ataques contra las zonas controladas por el gobierno de Bashar Al-Assad y las unidades militares iraníes en la zona de Bukamal.

La retaguardia del Califato Islámico está protegida activamente por las tropas de Estados Unidos, que amenazan cualquier despliegue del ejército regular, de las unidades militares iraníes y de las fuerzas rusas de las proximidades. La justificación oficial dada por Estados Unidos es que las tropas del gobierno sirio y las unidades respaldadas por Irán en Siria suponen una amenaza para los grupos “menos radicales” que Estados Unidos respalda.

Existen muchas denuncias sobre las actividades de los soldados estadounidenses presentes en Al-Tanf, a pesar de que Trump declaró que quería retirar sus tropas de Siria y de que la victoria sobre el Califato Islámico se anunció oficialmente.

Una de las razones es la presencia de milicias “moderadas” respaldadas por Estados Unidos, como Maghweer Al-Thora. Según un informe del 4 de agosto de 2020 del inspector general de la OIR (Operación Inherent Resolve), quieren duplicar el número de fuerzas estadounidenses en Siria y completar la formación de una guardia de los campos petrolíferos compuesta por 2.200 efectivos.

El informe menciona los ingresos petroleros de la región. Las tropas de Estados Unidos protegen al menos la extracción de 30.000 barriles de petróleo al día, con unos ingresos de casi 3 millones de dólares diarios, hasta el reciente desplome de los precios. “Aunque las fuerzas kurdas respaldadas por Estados Unidos han reforzado su presencia de seguridad cerca de los principales yacimientos de petróleo y gas en el noreste de Siria, han permanecido coubicadas con las fuerzas de la coalición de cuya protección sigue dependiendo de los dirigentes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS)”, según el informe de IOR, que recuerda la cooperación de una empresa petrolera estadounidense que se ha asociado con las FDS kurdas para refinar y vender petróleo sirio. Las FDS ocupan gran parte de los campos de trigo del país y la mayoría de los campos de petróleo, lo que supone una amenaza a la economía del país.

El gobierno estadounidense también invoca «razones humanitarias». De hecho, 10.000 refugiados y beduinos viven en la zona de desescalada, muy infiltrada por los miembros del Califato Islámico que, según el gobierno sirio, es una plataforma de lanzamiento de sus ataques. Estados Unidos dice que estos “refugiados” llevan años bajo su protección, que dejarlos atrás podría ponerlos en peligro y que, por tanto, deben quedarse.

El general Joseph Votel, comandante en jefe del ejército de Estados Unidos en Oriente Medio, reconoció la importancia estratégica de la base para contrarrestar la influencia iraní. “La ubicación de Al-Tanf es también esencial para evitar que los iraníes se afiancen en la región. La base se encuentra en el corazón de lo que Irán espera que sea parte de una ‘media luna chiíta’, un puente terrestre continuo que une Irán con Líbano a través de Irak y Siria”. Estados Unidos también ha dicho que su presencia en Al-Tanf podría ser una palanca en las negociaciones sobre el resultado de la guerra. Dado que tanto Siria como Rusia, Turquía e Irán quieren que Estados Unidos abandone Siria, esto podría darles cierta influencia a la hora de definir el futuro del país.

Maghaweer Al-Thowra

Los “moderados” de Maghaweer Al-Thowra (Ejército de los Comandos Revolucionarios) están en Al-Tanf entrenados por soldados estadounidenses para luchar contra los yihadistas. Sin embargo, algunos de sus miembros han afirmado que “las tropas estadounidenses de la base de Al-Tanf han vendido armas al Califato Islámico en Siria” y que utilizan al grupo para obstaculizar las operaciones del ejército regular y de los iraníes.

“Los instructores estadounidenses los han entrenado para sabotear la infraestructura petrolera y de transporte y para cometer actos terroristas en el territorio controlado por el gobierno sirio”, dijeron los desertores de Maghaweer Al-Thowra.

Además de los “moderados” respaldados por Estados Unidos, hay también antiguos miembros del Califato Islámico alojados en Al-Tanf. Aunque las fuerzas estadounidenses no han negado que los miembros del Califato Islámico hayan podido infiltrarse allí, hay numerosos informes que indican que los prisioneros del Califato Islámico liberados por los kurdos han sido trasladados en masa a la base militar estadounidense.

Las fuerzas del SAS (Servicio Aéreo Especial británico) también han operado junto a las fuerzas estadounidenses y a los “moderados” sirios desde 2016 en ataques clandestinos. Las operaciones encubiertas británicas comenzaron en 2011, cuando los británicos ayudaron a los primeros “moderados” sirios para tratar de derrocar al Presidente sirio. El SAS comenzó a entrenar activamente a los “moderados” que luchan contra Assad desde bases en Jordania en 2012. Al mismo tiempo, el SAS comenzó a infiltrarse en Siria para realizar misiones. Nunca les importó que los “moderados” a los que apoyaban tuvieran una clara sintonía con el Califato Islámico. El Ejército Libre de Siria (ELS), apoyado por los británicos, fue aliado del Califato Islámico hasta finales de 2013 y colaboró con él en el campo de batalla hasta 2014, a pesar de las tensiones entre los grupos. “Tenemos buenas relaciones con nuestros hermanos del ESL”, dijo el jefe del Califato Islámico, Abu Atheer, que en 2013 compró armas al ESL.

En 2015 aparecieron informes sobre combatientes del SAS vestidos como militantes del Califato Islámico y ondeando la bandera negra, mientras continuaban las operaciones contra el ejército regular. Otros informes demuestran que el SAS se entrenó y combatió activamente junto a las FDS kurdas. En 2019 las fuerzas especiales británicas siguieron operando sobre el terreno en Siria y contaron con al menos 120 soldados. Se anunció la creación de una nueva unidad informática “para hacer frente a las tecnologías de combate rusas y chinas” y “para localizar a los restantes comandantes del Califato Islámico”. El año pasado el SAS continuó con sus maniobras secretas en Siria. Luchó junto a las FDS kurdas y se vistieron con burkas durante las operaciones en la región. Los informes de los medios de comunicación británicos también indican que se desplegarán fuerzas para obstruir las actividades secretas de Rusia e Irán. Las fuerzas del SAS están estacionadas en Jordania y Al-Tanf.

¿Por qué resurge el Califato Islámico?

Los atentados reivindicados por el Califato Islámico en Irak y Siria aumentaron significativamente en 2020, lo que demuestra tanto la capacidad como la voluntad de los yihadistas de continuar con los atentados y recuperar territorio, apoyo en la región y recursos. El Califato Islámico llevó a cabo un ritmo constante de asesinatos, emboscadas y bombardeos en el este de Siria en 2020, y es responsable de la muerte de tropas del gobierno sirio y de las Fuerzas de Autodefensa. El año pasado se registraron 126 ataques del Califato Islámico en toda Siria, en comparación con 144 el año anterior.

Las razones del resurgimiento del Califato Islámico en Siria se encuentran en varias situaciones complejas. Las FDS kurdas liberaron a más de 600 miembros y 15.000 simpatizantes del Califato Islámico del campo de Al-Hol. Además, 785 miembros del Califato Islámico escaparon de Ayn Issa durante los bombardeos turcos y unos 100 miembros del Califato Islámico escaparon de las cárceles.

La otra razón por la que el Califato Islámico tiene potencial para crecer es el aumento de la tensión entre las FDS y las fuerzas tribales de Deir Ezzor, tras el asesinato de varios dirigente árabes. Las FDS han acusado al gobierno sirio, a Turquía, a Irán y a sus respectivos aliados locales de utilizar a ciertos elementos de Deir Ezzor para provocar inestabilidad. Aunque en 2019 se declaró la victoria sobre el Califato Islámico tras retomar su último bastión en la batalla de Baghouz, el número de ataques del Califato Islámico parece haber aumentado. Los mapas muestran la ubicación exacta de los ataques del Califato Islámico y su ubicación se expandió repentinamente desde el eje Al-Tanf/Al-Bukamal hasta el eje Deir Ezzor-Uqayribat, que desde 2017 era un bastión del Califato Islámico y fue liberado el año pasado por el ejército regular.

El análisis de los mapas revela una tendencia interesante. Los ataques del Califato Islámico parecen concentrarse en las zonas que han sido capturadas por el ejército regular y se extienden hasta el territorio del Califato Islámico. Otros ataques del Califato Islámico se concentran en las zonas iraníes desde Al-Bukamal hasta Deir Ezzor. También se han producido varios ataques del Califato Islámico en los territorios controlados por las Fuerzas de Autodefensa, centrados en la zona de Deir Ezzor. Estos ataques parecen tener como objetivo a los dirigentes tribales que se oponen al acuerdo petrolero entre las FDS y Estados Unidos.

La base de Al-Tanf es la plataforma de los ataques yihadistas

La base de Al-Tanf aparece en muchos informes como plataforma de lanzamiento de los ataques del Califato Islámico en la región. Todas las partes parecen estar de acuerdo en que los ataques dudosos -supuestamente cometidos por el Califato Islámico- parecen lanzarse desde allá.

La base de Al-Tanf acoge a “refugiados” del Califato Islámico y a milicias como Maghaweer Al-Thowra, que han cooperado con el Califato Islámico y utilizan prácticamente el mismo modus operandi. Estos grupos siguen siendo entrenados por los soldados estadounidenses en la actualidad.

Los miembros del Califato Islámico que han escapado o han sido liberados han podido unirse al grupo. Los yihadistas liberados suelen volver al Califato Islámico o a grupos similares.

Las fuerzas del SAS británico siguen operando en la región y están estacionadas en Jordania y Al-Tanf, desde donde lanzan sus ataques. Poco se sabe de sus actividades en Siria ya que el SAS está exento de las leyes de libertad de información y opera bajo una estricta política de “no hay comentarios”. El secreto en torno al cuerpo es omnipresente.

Las declaraciones de los desertores, los funcionarios rusos y sirios, así como otros indicios, apuntan todos en la misma dirección, a saber, que Al-Tanf se ha convertido en la plataforma de lanzamiento de actividades dudosas en la región. Detrás de los atentados se encuentran facciones del Califato Islámico respaldadas por Estados Unidos, grupos “moderados” respaldados por Estados Unidos y operaciones encubiertas del SAS.

Es muy difícil probar estas acusaciones o distinguir al verdadero autor de los atentados, pero todas las pruebas apuntan a Al-Tanf. Incluso cuando se demuestran, las acusaciones seguirán siendo desconocidas para el público en general. Sin embargo, al hablar de esta amenaza creciente, hay que tener en cuenta las acciones anteriores del ejército estadounidense en Oriente Medio. Estados Unidos tiene un largo historial de terrorismo de Estado y de cooperación con grupos terroristas y yihadistas radicales. Las pruebas de estas operaciones no suelen aparecer hasta años después. No me sorprenderá si algún día la noticia de la cooperación clandestina entre el Califato Islámico y Estados Unidos aparece en los medios de comunicación a través de filtraciones o denuncias, o si se escriben libros y se hacen documentales.

Hedwig Kuijpers https://www.moonofalabama.org/2021/01/syria-the-us-controlled-al-tanf-serves-as-isis-base-truth-or-propaganda.html

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: