La persistente opresión racial de los indígenas canadienses puede ocasionar ‘una rebelión violenta’

Canadá necesita urgentemente una investigación independiente sobre la muerte de miles de niños aborígenes en los internados gestionados por la Iglesia, si el país quiere enfrentarse a los horrores de su pasado colonial, dijo Murray Sinclair, que dirigió la Comisión de la Verdad y la Reconciliación del país (1).

Murray Sinclair, ex senador y uno de los primeros jueces aborígenes del país, admitió que las “verdades ocultas” de los internados son probablemente mucho más devastadoras de lo que muchos canadienses creen, incluyendo el asesinato deliberado de niños por parte del personal de la escuela y la probabilidad de que estos crímenes fueran encubiertos.

En 2015 la Comisión concluyó que los internados religiosos impusieron un genocidio cultural (2). Durante más de un siglo, al menos 150.000 niños indígenas fueron separados de sus familias y obligados a asistir a estas escuelas, muchas de las cuales estaban dirigidas por la Iglesia Católica. Los niños fueron convertidos a la fuerza al cristianismo, se les dieron nuevos nombres y no se les permitió hablar su lengua materna. El último internado cerró en la década de 1990.

Los abusos sexuales, emocionales y físicos eran habituales en los internados. El informe final estimó que más de 4.100 niños murieron por enfermedad, negligencia o suicidio, aunque Sinclair dijo que creía que la cifra real podría ser de hasta 15.000.

Pero la comisión no pudo investigar los crímenes porque, a pesar de sus esfuerzos, no pudo obtener documentos clave en poder de la iglesia y el gobierno. “Escuchamos los relatos de los supervivientes que fueron testigos de la matanza de niños, incluidos los bebés nacidos en las escuelas cuyos padres eran sacerdotes. Muchos supervivientes nos han contado que vieron cómo enterraban vivos o mataban a esos niños, y a veces los arrojaban a los hornos”, dijo Sinclair, que ha supervisado miles de horas de testimonios. “Estas historias deben ser verificadas”.

Los testimonios de los supervivientes y el informe final de la comisión dejaron claro que había enterramientos sin documentar en todo el país. Sin embargo, los recientes descubrimientos han conmocionado a muchos canadienses y han dado lugar a peticiones de una nueva investigación. Hasta ahora el gobierno se ha negado a hacerlo.

Las escuelas estaban financiadas por el gobierno federal, pero a menudo eran gestionadas por instituciones religiosas.

Sinclair pidió un organismo de investigación fuerte, libre de interferencias del gobierno y con poder para citar a los testigos. “Necesitamos saber quién murió, necesitamos saber cómo murió, necesitamos saber quién fue el responsable de su muerte o quién estaba a su cargo en el momento de su muerte”, dijo Sinclair, miembro de la Primera Nación Peguis. “Necesitamos saber por qué no se informó a las familias. Y necesitamos saber dónde están enterrados los niños”.

Canadá se ha visto sacudida por el descubrimiento de cerca de 1.000 tumbas sin marcar en los lugares donde se encontraban los internados eclesiásticos a los que se obligaba a asistir a los niños aborígenes como parte de una campaña de asimilación forzosa.

La Primera Nación Cowessess dijo que se habían encontrado los restos de 751 personas en el emplazamiento de una antigua escuela residencial en Saskatchewan, apenas unas semanas después de que la Nación Tkemlups te Secwepemc descubriera 215 tumbas sin marcar en Columbia Británica.

Justin Trudeau describió las tumbas como un “recordatorio vergonzoso” del racismo sistémico al que todavía se enfrentan los indígenas, y añadió: “Juntos, debemos reconocer esta verdad, aprender de nuestro pasado y recorrer el camino común de la reconciliación, para poder construir un futuro mejor”.

Pero Sinclair insiste en que la reconciliación requiere una verdadera voluntad de cambio por parte de los canadienses de a pie y de las poderosas instituciones del Estado, una voluntad que actualmente no es evidente.

“El gobierno, nuestras instituciones sociales e incluso nuestro pueblo reconocen que lo que se hizo a los aborígenes fue horrible. Ha habido disculpas y promesas de que las cosas cambiarán. Pero no hay ningún cambio”, dijo. “La resistencia incluso a los más pequeños pasos hacia adelante muestra que hay más bien una voluntad, un esfuerzo -de hecho un profundo deseo- de volver a las cosas como eran”.

Los Misioneros Oblatos Católicos de María Inmaculada, que gestionaban 48 colegios, entre ellos el Colegio Residencial Indio de Marieval, en el territorio de la Primera Nación de Cowess, en Saskatchewan, y el Colegio Residencial Indio de Kamloops, ha prometido que harán públicos todos los documentos que poseían.

“Lamentamos profundamente nuestra participación en los internados y el daño que causaron a los pueblos y comunidades indígenas», dijo la orden religiosa en un comunicado. «Reconocemos además que los retrasos pueden causar desconfianza, angustia y trauma continuos entre los pueblos indígenas”.

Sinclair dijo que los funcionarios de la iglesia y del gobierno habían afirmado repetidamente que los documentos habían sido destruidos o perdidos. Además, cuando la iglesia entregó los documentos a la comisión, se habían redactado los nombres y los lugares clave, lo que hizo que los documentos fueran inutilizables para la investigación.

“Francamente, no nos creemos sus promesas”, dijo Sinclair. “Queremos que haya una investigación independiente para acceder realmente a sus registros y ver qué se puede encontrar. Y creo que nos sorprenderá lo que revelarán sus archivos”.

Si bien es probable que algunos registros importantes hayan sido destruidos, otros nunca existieron. “Sabemos que los niños que murieron a manos de uno de los miembros del personal -en particular monjas, o sacerdotes- simplemente no fueron registrados”.

En la Comisión, los supervivientes de los internados afirmaron que el trauma que vivieron se transmitió a las generaciones siguientes, una realidad amplificada por las desigualdades sistemáticas que persisten en todo el país que, según Sinclair, pueden provocar una “rebelión violenta” (3).

Decenas de Primeras Naciones no tienen acceso al agua potable, el gobierno se opone a la decisión de un tribunal de derechos humanos de indemnizar a los niños indígenas que sufrieron en centros de acogida, y un ministro federal admitió que el racismo contra los indígenas es endémico en el sistema sanitario. Los indígenas están sobrerrepresentados en las cárceles federales y las mujeres indígenas son asesinadas en un número mucho mayor que otras mujeres.

Esta realidad es el resultado de la obstinada lucha por crear y mantener la desigualdad racial, según Sinclair. “Ha sido necesario un esfuerzo constante para establecer y mantener esta relación de inferioridad de los nativos americanos y superioridad de los blancos”, dijo. “Para revertir esta situación se necesitarán generaciones de esfuerzos concertados en la otra dirección”.

(1) http://www.trc.ca/
(2) https://www.theguardian.com/world/2015/jun/02/canada-indigenous-schools-cultural-genocide-report
(3) www.aptnnews.ca/national-news/murray-sinclair-warns-of-violent-rebellion-if-indigenous-rights-continue-to-be-oppressed/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: