La multinacional Chevron saquea el petróleo de Gaza con el apoyo de Estados Unidos

Cada vez más, el control de los recursos naturales palestinos se está convirtiendo en un rasgo definitorio de la relación de Israel con los territorios ocupados. La peor ola de violencia militar en Gaza desde 2014 no es una excepción.

Las últimas hostilidades estallaron tras una escalada del conflicto entre Israel y Hamás por el control de las reservas de gas en alta mar de Gaza, que llegó a un punto de ruptura sólo un mes antes de las últimas hostilidades. Un informe de la ONU, así como un estudio militar estadounidense publicado por el gobierno de Obama, sugieren además que la decisión del gobierno de Biden de seguir adelante con una venta de armas a Israel por valor de 735 millones de dólares está vinculada a los intereses estratégicos de Estados Unidos de apoyar el dominio de Israel sobre los recursos energéticos del Mediterráneo oriental, incluido el gas que podría pertenecer a los palestinos.

Las negociaciones sobre el gas palestino han sido intermitentes durante más de dos décadas, desde que la petrolera británica BG Group descubrió en el año 2000 unos 45.000 millones de metros cúbicos de gas recuperable en el mar de Gaza. Pero se aceleraron de nuevo a finales del año pasado después de que el gigante petrolero estadounidense Chevron comprara Noble Energy, una empresa petrolera con sede en Houston, contratada por el gobierno israelí para explotar sus recursos de petróleo y gas en alta mar.

En 2017 Noble fue acusado de participar en “un acto de saqueo, en violación del derecho internacional humanitario y penal” por Somo, una organización holandesa de derechos humanos financiada por la Comisión Europea y el Ministerio de Asuntos Exteriores holandés. Somo señaló el informe anual de la empresa, que confirma que cinco años antes, Noble había comenzado unilateralmente a producir gas del yacimiento israelí en el campo de South Noa, que colinda con el campo fronterizo palestino bajo la jurisdicción de la Autoridad Palestina.

Los mapas de BG Group confirman que cualquier extracción de gas del yacimiento de Noa suponía claramente el riesgo de extraer simultáneamente gas de las reservas palestinas.

En asociación con la empresa energética israelí Delek Group, Noble Energy también produjo gas a partir de otros recursos palestinos, como el yacimiento Mari-B, que podría abarcar 6.600 kilómetros cuadrados de superficie marítima potencialmente perteneciente a Palestina. El Mari-B contenía 45.000 millones de metros cúbicos de gas natural, suficiente para abastecer a los palestinos durante al menos 15 años.

El gas producido por Noble y Delek en Noa, Mari-B y el campo fronterizo palestino se vendió a la Compañía Eléctrica de Israel, de propiedad pública, que a su vez vende electricidad a los palestinos y abastece a los asentamientos israelíes en Cisjordania. La compra de Noble Energy por parte de Chevron en octubre de 2020 convierte así al gigante petrolero estadounidense en cómplice del posible robo continuado de gas palestino, que se produce sin ninguna objeción por parte de la Autoridad Palestina.

Expolian a los palestinos de sus propios recursos

En 2019 un importante estudio de la ONU concluyó que “la ocupación sigue impidiendo a los palestinos desarrollar sus yacimientos energéticos (petróleo y gas) para explotar y beneficiarse de estos activos”. Así, al pueblo palestino se le han negado los beneficios de utilizar este recurso natural para financiar el desarrollo socioeconómico y satisfacer sus necesidades energéticas. Las pérdidas acumuladas se estiman en miles de millones de dólares.

Un informe de la UNCTAD advierte la prisa por explotar los recursos de gas del Mediterráneo oriental, mientras los derechos de propiedad no se han distribuido equitativamente, lo que priva a los palestinos de una parte legítima de los recursos de la cuenca del Levante, en violación del derecho internacional.

La ocupación ha empobrecido al pueblo palestino, ha socavado su capacidad de acceso y uso de sus recursos, y le ha negado el derecho a circular libremente por su territorio. Con unos 1.700 millones de barriles de petróleo recuperable y 3.454 millones de m3 (122 Tcf) de gas recuperable, la cuenca incluye “recursos comunes compartidos, cuya explotación por una parte disminuye la parte de los vecinos”, según el informe de la ONU.

El valor neto de estos recursos asciende a 524.000 millones de dólares, que deberían repartirse adecuadamente entre las distintas partes, incluidas Israel y Palestina: “Estos yacimientos podrían unificarse, y su desarrollo podría llevarse a cabo en nombre de todas las partes, cuyos derechos de propiedad tendrían que establecerse antes de la explotación… Los palestinos tienen un gran interés no sólo en los yacimientos situados bajo su territorio, sino en todas las reservas comunes”. Según el informe, los palestinos ya han perdido aproximadamente 2.570 millones de dólares debido a que “Israel les impide el ejercicio de su derecho a beneficiarse de la explotación de sus recursos naturales, garantizado por el derecho internacional. Cuanto más tiempo impida Israel a los palestinos explotar sus reservas de petróleo y gas natural, mayores serán los costes de oportunidad de estas reservas y los costes de la ocupación que soportan los palestinos”.

El informe de la ONU concluye que los esfuerzos israelíes por negar a los palestinos el acceso a su propia tierra, recursos naturales y agua han sido fundamentales en la evolución del conflicto. El control de la energía forma parte de un proceso más amplio por el que, desde 1967 “el pueblo palestino ha perdido el acceso a más del 60 por ciento de la tierra de Cisjordania y a dos tercios de sus tierras de pastoreo. En Gaza, la mitad de la superficie cultivable y el 85 por ciento de los recursos pesqueros son inaccesibles para los productores”.

Israel también ha extraído agua por encima del nivel acordado en el Acuerdo Provisional Israelí-Palestino sobre Cisjordania y la Franja de Gaza de 1995 y ha confiscado el 82 por ciento de las aguas subterráneas palestinas para utilizarlas dentro de las fronteras de Israel o en sus asentamientos, obligando a los palestinos a importar más del 50 por ciento de su agua de Israel.

La disputa por el gas

A principios de 2021 se inició una nueva ronda de conversaciones entre Israel, la Autoridad Palestina, Qatar y la Union Europea para aprovechar la participación de Chevron en las antiguas ambiciones israelíes de exportar gas desde el Mediterráneo oriental a Europa. Estos ampliaron una reactivación de las conversaciones bajo la administración Trump. En 2019 Chipre, Grecia, Israel, Italia, Jordania y la Autoridad Palestina lanzaron el Foro del Gas del Mediterráneo Oriental (FGME) para desarrollar una plataforma regional que pudiera exportar gas a Europa. La iniciativa contó con el apoyo del Departamento de Estado de Trump, y Mike Pompeo, entonces secretario de Estado, se aseguró de asistir a las primeras reuniones.

El plan, aparentemente apoyado por el gobierno de Biden, y en el que participa el gigante petrolero estadounidense Chevron, sellaría de hecho la dependencia energética palestina de Israel. Sin embargo, el gobierno de Biden ha seguido impulsando la reactivación de las conversaciones.

En febrero de 2021 funcionarios de la Oficina del Cuarteto, una iniciativa diplomática sobre las relaciones israelo-palestinas que opera en nombre de Estados Unidos, la ONU, la Unión Europea y Rusia, confirmaron un nuevo plan del FGME para exportar gas desde el yacimiento Leviatán de aguas profundas de Israel, operado por Chevron, a través de un gasoducto ya existente hasta Israel, y desde allí hasta Gaza a través de una nueva extensión propuesta de ese gasoducto. Qatar financiaría la parte israelí del oleoducto propuesto, mientras que la Unión Europea financiaría la sección que va a Gaza. El proyecto culminó con un acuerdo el 21 de febrero entre Israel y Egipto para conectar el yacimiento israelí operado por Chevron con las instalaciones del norte de Egipto que exportan gas a Europa. Estas discusiones incluyeron la perspectiva de desarrollar el gas palestino en el campo de Gaza Marine. Ese mismo día, la Autoridad Palestina y la empresa pública egipcia de gas natural (EGAS) firmaron en Ramala un memorando de entendimiento para desarrollar el yacimiento.

El Fondo de Inversión Palestino de la Autoridad Palestina dijo que el acuerdo proporcionaría “una solución radical a la crisis energética de la Franja de Gaza”. Una fuente oficial palestina reveló que la Autoridad Palestina “ha recibido señales positivas de la parte israelí en relación con la posibilidad de desarrollar el campo de gas de Gaza Marine, frente a la costa de la Franja de Gaza, en el Mediterráneo.

Sin embargo, un documento oficial del Cuarteto sugiere que el desarrollo de Gaza Marine estaba previsto para exportar gas a los mercados árabes en nombre de Israel. La red eléctrica, según el documento, debe mejorarse para establecer “redes regionales de interconexión” que impliquen que Cisjordania importe “electricidad de Israel y Jordania”, mientras que el gas para el “sector eléctrico palestino” en Gaza puede proceder de un “acuerdo Leviatán con la central eléctrica de Yenín”. Mientras tanto, el gas de Gaza Marine debería exportarse en forma de “venta de gas” y no para el consumo interno. El gas palestino se vendería idealmente a los mercados árabes, como puente entre Israel y el mundo árabe, y Gaza Marine no sería visto “como un competidor de los yacimientos israelíes, sino como una potencial fuente adicional de gas”.

Este plan, aparentemente apoyado por el gobierno de Biden y en el que participa el gigante petrolero estadounidense Chevron, sellaría de hecho la dependencia energética palestina de Israel. El enfoque estadounidense es coherente con un marco estratégico esbozado en un informe de diciembre de 2014 publicado durante el gobierno de Obama por el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos.

El estudio del ejército estadounidense, uno de cuyos autores es actualmente asesor de defensa de Emiratos Árabes Unidos y anteriormente fue asesor del Ministerio de Defensa de Reino Unido, señala que:

“Una de las consecuencias más directas de la tensa relación entre Israel y Palestina ha sido el fracaso en la explotación de los recursos de gas en alta mar descubiertos frente a Gaza a finales de la década de 1990, a pesar de los evidentes beneficios económicos que dicha explotación habría ofrecido a la naciente economía palestina.

Israel ha bloqueado cualquier desarrollo de los recursos desde el año 2000 debido a la preocupación por los ingresos del gas palestino que se canalizan hacia la supuesta financiación del terrorismo, supuestamente para financiar ataques armados contra el Estado de Israel”.

El estudio también destaca el papel de Estados Unidos en el apoyo a sus aliados regionales, especialmente a Israel, en caso de conflicto armado por el control de las reservas energéticas regionales. Señalando que en Israel y Palestina, “la presencia de recursos naturales de valor incalculable en los territorios en disputa podría alimentar aún más el conflicto”, el informe afirmaba que “el apoyo diplomático y militar de Estados Unidos tiene un papel central en el complejo panorama geopolítico del Mediterráneo Oriental, y su importancia no hará más que crecer a medida que aumente el valor de los recursos naturales en juego”.

Y añadía: “El apoyo militar y de seguridad de Estados Unidos a sus principales aliados en caso de que estalle un conflicto relacionado con los recursos naturales en el Mediterráneo oriental puede ser fundamental para gestionar posibles conflictos futuros… El apoyo de Estados Unidos -diplomático y, en su caso, militar- puede ser un elemento potencialmente poderoso para salvaguardar estos beneficios económicos a largo plazo a un bajo coste en términos relativos”. Advirtiendo de que ciertos puntos conflictivos que implican a Israel, Palestina, Siria, Líbano, Chipre y Egipto podrían conducir a una escalada regional, el informe afirma que “Estados Unidos también mantiene una posición militar significativa que podría tener un impacto en la seguridad del Mediterráneo oriental”, incluyendo “el apoyo en materia de formación y equipamiento militar” para defender a Chipre e Israel contra los ataques a “sus infraestructuras energéticas y desarrollos de gas”.

La aprobación por el gobierno de Biden para vender 735 millones de dólares de armas a Israel parece, pues, inextricablemente ligada a las preocupaciones de seguridad energética de la región.

El problema de Hamás

Como era de esperar, Hamás -que controla Gaza- rechazó la legitimidad de las negociaciones sobre el gas entre Israel y la Autoridad Palestina. “Gaza debe estar presente en cualquier acuerdo relativo a los yacimientos de gas en sus costas”, declaró Mussa Abu Marzook, vicepresidente del buró político de Hamás, en respuesta al memorando de entendimiento. “Si Gaza se ve obligada a importar gas natural del ocupante [Israel] para la única central eléctrica de la franja, no debemos quedarnos de brazos cruzados mientras nuestros recursos naturales se exportan a tierras lejanas. Necesitamos conocer los detalles del acuerdo que se firmó con el Fondo de Inversión”.

En marzo, como muestra del apoyo del gobierno de Biden a los nuevos planes de desarrollo del gas, Estados Unidos fue aprobado formalmente como observador oficial del GMEF.

Pero ese mismo mes, Hamás reiteró su rechazo al acuerdo sobre Gaza Marine. “La Autoridad Palestina en Ramala no puede, bajo ninguna circunstancia, firmar acuerdos internacionales en nombre del pueblo palestino y de sus instituciones legítimas”, dijo el dirigente de Hamás, Ahmed Bahar, vicepresidente del Consejo Legislativo Palestino.

En 2012 el otro dirigente de Hamás que había criticado la nueva fiebre del gas, Marzook, declaró a la revista judía Forward que Hamás no respetaría necesariamente ningún acuerdo entre Israel y la Autoridad Palestina, aunque fuera ratificado por un referéndum de todos los palestinos. “No reconoceremos a Israel como Estado”, dijo. “Será como la relación entre Líbano e Israel o Siria e Israel”, es decir, una “tregua armada”.

La respuesta de Hamás a la subida del gas ofrece, por tanto, una muestra de cómo el apoyo tácito de Estados Unidos a lo que la ONU describe como “transferencia de recursos” de la economía palestina a Israel es totalmente contraproducente. Ha envalentonado y fortalecido a los islamistas de línea dura de Gaza, mientras que el Ministerio de Defensa israelí ha considerado durante mucho tiempo el poder de Hamás en Gaza como un obstáculo fundamental para que los palestinos exploten sus propios recursos de gas en la Franja.

En 2014, durante la Operación Borde Protector, Moshe Yaalon, entonces jefe de Defensa de Israel, había establecido, un año antes de la Operación Plomo Fundido, una relación directa entre la acción militar israelí en Gaza para derrocar a Hamás y el acceso al gas palestino. En un documento político, descartó la idea de que “el gas de Gaza puede ser un motor clave de un Estado palestino más viable económicamente” como “errónea“:

“Un acuerdo sobre el gas con la Autoridad Palestina implicará, por definición, a Hamás. O bien Hamás se beneficiará de los derechos, o bien saboteará el proyecto y lanzará ataques contra Al Fatah, las instalaciones de gas, Israel… o las tres cosas… Está claro que, sin una operación militar general para desarraigar el control de Hamás sobre Gaza, no podrá realizarse ninguna perforación sin el consentimiento del movimiento islámico radical”. Yaalon no se refería sólo a Hamás, sino a cualquier control palestino sobre sus propios recursos: “La amenaza no se limita a Hamás… Es imposible impedir que al menos una parte de los ingresos del gas llegue a los grupos terroristas palestinos. “Este punto de vista extremo ha jugado en sí mismo a favor de Hamás, contribuyendo a la percepción de que Israel nunca tolerará ningún acceso palestino a sus propias reservas energéticas.

Las reflexiones de Yaalon permitieron comprender la razón de ser de la imposición por parte de Israel de un nuevo acuerdo territorial en Gaza en respuesta a la llegada de Hamás al poder en 2006. Este acuerdo se consolidó tras la Operación Plomo Fundido, que, como señala el estudio de la UNCTAD, supuso “la militarización de todo el litoral de Gaza y la confiscación de los yacimientos de gas natural palestinos, bajo la soberanía israelí sobre las zonas marítimas de Gaza”. Este amplio bloqueo “ha impedido a los palestinos desarrollar sus recursos energéticos”, haciendo “aún más difícil cualquier acceso a los campos de gas, y a los miles de millones de dólares que representan”. Desde entonces, según el informe de la UNCTAD:

“Los yacimientos de gas natural de Gaza han sido integrados de facto en las instalaciones marítimas de Israel, que son contiguas a las de la Franja de Gaza… Estas diversas instalaciones marítimas también están vinculadas al corredor de transporte de energía de Israel, que se extiende desde el puerto de Eilat en el Mar Rojo, que es una terminal petrolera, hasta la terminal petrolera del puerto marítimo de Ashkelon y hacia el norte hasta Haifa”. Sin embargo, con la participación de Chevron en la supervisión de los mayores yacimientos israelíes, Israel ha parecido reconsiderar la posibilidad de poner en producción los recursos de gas de Gaza Marine en connivencia con la Autoridad Palestina, dominada por Al Fatah, que ya había demostrado un silencio complaciente ante la recuperación encubierta de gas palestino por parte de Israel.

Miedo a la disidencia popular palestina

Esta decisión podría estar relacionada con las próximas elecciones palestinas, previstas inicialmente para mayo de este año. Una encuesta realizada en marzo por el Centro Palestino de Investigación de Políticas y Encuestas (PCPSR) reveló que, de todos los actores políticos palestinos, la popularidad de Hamás era la que más se había deteriorado, y la mayor parte de los palestinos creía que Hamás tendría un impacto negativo en la mejora de las condiciones económicas y el levantamiento del bloqueo de Gaza. Sin embargo, a pesar del aumento del apoyo a Al Fatah, el sondeo sugiere que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, podría perder las elecciones, lo que pondría en peligro los lucrativos acuerdos de gas que acaba de firmar con Israel y Egipto. “La mayoría de los encuestados quiere que Marwan Barghuti sea presidente de la Autoridad Palestina y, en caso de una elección trilateral entre Marwan Barghuti, Mahmud Abbas e Ismail Haniyyeh, el primero obtiene el 48 por ciento de los votos, el segundo el 29 por ciento y el tercero el 19 por ciento”, señala el PCPSR.

Las elecciones, que probablemente habrían debilitado significativamente tanto a Al Fatah como a Hamás, amenazaban con trasladar el control de la Autoridad Palestina a nuevas manos, socavando la serie de acuerdos asimétricos de gas palestino negociados con Israel. “Si este escenario se produjera, toda una clase de millonarios que han convertido la lucha palestina en una industria lucrativa, generosamente financiada por los “países donantes”, podría perderlo todo en favor de un territorio político inexplorado controlado por un preso, Barghuti, desde su celda israelí”, observó el comentarista palestino Ramzy Baroud.

A finales de abril, Abbas decidió aplazar las elecciones. Ni Israel, ni Estados Unidos, ni los dirigentes árabes de Jordania y Egipto implicados en el FGME se opusieron a que Abbas cancelara las tan esperadas elecciones. En lugar de permitir que la democracia palestina elija una nueva dirección que pueda revertir décadas de pensamiento estéril -y de corruptas negociaciones regionales sobre el gas-, estos gobiernos prefirieron seguir aliados con los demonios que conocían.

Luego, el 12 de mayo, Hamás declaró que dirigía algunos de sus ataques con cohetes contra una “plataforma de gas sionista” frente a Gaza. Desde entonces, el grupo ha disparado decenas de cohetes contra la plataforma de gas Tamar, operada por Chevron. En el lado palestino, hasta esta publicación, han muerto al menos 230 personas, entre ellas 65 niños y 38 mujeres, y han resultado heridas al menos 1.235; mientras que en Israel han muerto 12 civiles, entre ellos dos niños. En ambos bandos, la violencia ha reavivado la suerte política de los extremistas, que se está desvaneciendo. Al tiempo que permite a Netanyahu seguir trabajando con la corrupta pero impopular Autoridad Palestina dominada por Al Fatah para impulsar sus intentos de monopolizar el gas y otros recursos palestinos, el conflicto ha dado simultáneamente nueva vida al cada vez más impopular Hamás.

Nafeez Ahmedle https://bylinetimes.com/2021/05/20/biden-government-and-chevron-colluding-in-israels-pillage-of-gazas-gas-resources/

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: