La muerte de Prigojin no es un accidente sino un asesinato

La muerte ayer de Evgueni Prigojin y Dmitri Utkin, ambos dirigentes de la unidad militar Wagner, junto con otras ocho personas, no es un accidente de aviación.

Los primeros comentarios hablan de un explosivo colocado en el tren de aterrizaje de la aeronave, mientras que otras fuentes aseguran que el avión fue derribado por la defensa antiaérea rusa.

El Kremlin aún no ha anunciado formalmente la muerte de Prigojin, ya que los cuerpos no han sido identificados. No obstante, otro de los muertos es Valeri Tchekalov, responsable de logística de Wagner.

El Comité de Investigación ruso ha abierto una causa criminal por “violación de las normas de seguridad del transporte aéreo”, pero no menciona ninguna pista concreta.

En las redes sociales, ayer por la noche las cuentas cercanas a Wagner, evocaron la tesis del lanzamiento de un misil tierra-aire para explicar la caída del avión. No obstante, otras fuentes han hablado luegoo de un explsivo colocado en el tren de aterrizaje.

Durante la noche la multitud se ha agolpado frente a la sede de Wagner en San Petersburgo, colocando claveles rojos, velas y escudos de calaveras y tibias cruzadas frente al edificio.

Putin, que había calificado a Prigojin de “traidor”, guarda silencio. Anoche pronunció un discurso con motivo del 80 aniversario de la batalla de Kursk, en la Segunda Guerra Mundial, la mayor de la historia militar, pero no hizo otro tipo de menciones.

En junio Prigojin encabezó una asonada contra el ministro de Defensa, Serguei Shoigu. Tomó un cuartel militar, derribó dos aeronaves del ejército y marchó hacia Moscú. Renunció al motín tras la mediación del presidente bielorruso, Alexander Lukashenko.

El acuerdo permitía el exilio de Prigojin a Bielorrusia, con los hombres que desearan seguirlo, y la retirada de todos los cargos. Pero el jefe de Wagner siguió yendo a Rusia, incluso al Kremlin.

El lunes por la noche publicó un vídeo en el que aparentaba estar en África. Dijo que Wagner abandonaba Ucrania y que centraría su actividad en el Continente Negro.

En la Guerra de Ucrania, Wagner se distinguió durante la larga y sangrienta batalla de Bajmout, capturada en el mes de mayo. Durante la batalla entró en conflicto con los altos oficiales militares y, en especial, con el ministro Shoigu. Prigojin los acusó de incompetencia y de no entregarle suficientes municiones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo