‘La gente está cansada, no tiene qué comer’: las protestas inundan las calles de Guatemala

Por segundo sábado consecutivo, el 28 de noviembre los guatemaltecos salieron a manifestar y a reclamar la renuncia del presidente Alejandro Giammattei. Lo acusan de haber elaborado con opacidad el presupuesto del país para el año que viene.

Lo han llamado la «revolución de los frijoleros».

La manifestación en la capital terminó en disturbios con detenidos y heridos, incluidos periodistas y delegados de la Fiscalía de Derechos Humanos.

En medio del caos, un grupo de vendedores ambulantes aprovecharon las marchas y salieron a las calles a trabajar. Sienten un respiro porque logran vender sus banderas, gorros o trompetas.

“Fíjese que no nos ha ido tan bien. El sábado pasado con los gases lacrimógenos nos fue mal, no vendimos y hoy estuvo un poco mas movido”, dice Lesli Pérez de 38 años.

“Yo tengo a mis dos hijos que están estudiando todavía y me endeudé donde ellos estudian», relata Gloria Chinchilla, de 60 años. “Pero vamos a ir saliendo poco a poco con la ayuda de Dios porque con el gobierno no esperamos nada”, agrega.

Al preguntarles qué debe hacer el Presidente, Lesli responde: “Que lo resuelva porque dicen que ha recibido tanto dinero y el pueblo no ha visto nada, mucho menos nosotros que somos vendedores no tenemos un sueldo y no trabajamos en una empresa”.

Un joven, Miguel Rodas, ciudadano indignado por la política en su país, afirma que la gente ha ido acumulando rabia. «Nosotros vimos cómo trataron de voltear e incendiar un bus. Es que la gente esta cansada, la gente no tiene qué comer, no vive con dignidad, no tiene un trabajo digno”, lamenta.

Las manifestaciones han tenido participación fuerte de la juventud. Jóvenes expresan que han salido a las calles por el hartazgo de la mala gestión del gobierno actual durante los últimos 11 meses.

Dicen que el pasado sábado explotó con represión hacia manifestantes de manera brutal y el segundo fin de semana no fue la excepción. Al caer la noche, un bus urbano fue quemado en las afueras del Palacio Nacional de la Cultura, por un grupo de manifestantes, lo que incentivó a los antidisturbios para lanzar gases lacrimógenos contra los manifestantes.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: