Israel saquea los tesoros arqueológicos de Palestina

La excavación de un antiguo pueblo por parte de un equipo de arqueólogos israelíes ha enfurecido a los palestinos, que creen que Israel está confiscando su historia y sus antigüedades.

La universidad israelí de investigación Bar Ilan anunció el 29 de agosto el descubrimiento de los restos de una aldea de 4.000 años de antigüedad en Jirbet Tibneh, situada en el pueblo de Deir Nidham, al noroeste de Ramala.

Las excavaciones, que comenzaron a finales de julio, son las primeras de este tipo en Cisjordania desde la década de los ochenta. El permiso fue concedido por la unidad de arqueología de la administración civil de ocupación.

La decisión desató la indignación en Palestina, ya que los palestinos consideran que la obra forma parte de la política sistemática de Israel desde 1967 de atacar las zonas arqueológicas de Cisjordania y apropiarse de las antigüedades palestinas.

Los trabajos de excavación se llevaron a cabo en una superficie de 50 hectáreas. La cima de la colina estuvo habitada desde la Edad de Bronce hasta la época romana, y las laderas, desde la época helenística hasta la época árabe tardía, según la universidad.

Estudiantes de la Universidad de Bar-Ilan y varios colonos del asentamiento judío de Halamish llevaron a cabo las excavaciones. El ejército israelí también se desplegó en la zona, junto con los trabajadores de la excavación.

En su sitio web, la universidad informó el 12 de junio de que había llevado a cabo varias excavaciones en diversos yacimientos arqueológicos, incluidos los de Jirbet Tibneh, en Ramala.

El 5 de agosto, el subsecretario del Ministerio de Turismo y Antigüedades palestino, Saleh Tawafsha, acusó a Israel de atacar sistemáticamente las antigüedades palestinas para falsificar la realidad y la historia.

Tawafasha declaró a la radio oficial palestina que “las autoridades israelíes están llevando a cabo excavaciones ilegales y robos de antigüedades” en decenas de lugares, como la zona de Tel Rumeida en Hebrón, Sebastia cerca de Nablus, al-Fraidis en Belén, Tel Dothan cerca de Yenín, y Salfit y Ramallah.

Señaló que de los 7.000 monumentos y yacimientos arqueológicos de Cisjordania, el 60 por cien se encuentra en la zona C, controlada por el ocupante israelí. Tawafasha dijo que la mayoría de los sitios están expuestos a la destrucción, el saqueo y el robo por parte de Israel.

Firas Akl, director del departamento de la Administración General de Excavaciones del Ministerio de Turismo y Antigüedades palestino, dijo que desde principios de agosto, las autoridades de ocupación israelíes han estado excavando en Jirbet Tibneh, aparentemente en busca de la tumba de Josué Bin Nun, a quien Moisés supuestamente nombró como su sucesor para dirigir al pueblo de Israel, todo ello según la Torah.

Durante esta intervención, los arqueólogos israelíes descubrieron la antigua aldea. Akl declaró: “La información disponible sobre el poblado arqueológico descubierto es escasa, ya que se encuentra en la zona C, bajo el control administrativo y de seguridad del ocupante. El personal del Ministerio de Turismo y Antigüedades palestino no puede acceder a los yacimientos arqueológicos situados en esta zona.

La aldea se remonta a la Edad de Bronce, dijo, y se han encontrado monedas romanas y mamelucas, huesos humanos y cerámica de varias épocas.

Akl argumentó que las excavaciones israelíes en Jirbet Tibneh violan el derecho internacional. Dijo que el papel del ministerio palestino se limita a trabajar en las zonas A y B de Cisjordania, además de proteger todos los yacimientos arqueológicos de estas zonas.

Después de 1995, tras la firma del Acuerdo Provisional Israelí-Palestino sobre Cisjordania y la Franja de Gaza (también conocido como Oslo II), Israel dividió Cisjordania en las zonas A, B y C.

La zona A representa el 18 por cien de Cisjordania y está controlada principalmente por la Autoridad Palestina (AP). La zona B constituye el 21 por cien de Cisjordania y la AP se encarga de la educación, la sanidad y la economía.

Israel controla todos los aspectos de la vida en la zona C, que constituye el 60 por cien de Cisjordania, incluyendo la seguridad, la planificación y la construcción.

“Jirbet Tibneh se remonta a la Edad de Bronce y estuvo habitada por varias civilizaciones hasta el periodo otomano. Alberga varias antigüedades de las épocas helenística, romana, bizantina e islámica de los periodos omeya, abasí y otomano”, explicó Akl.

“La gobernación de Ramallah cuenta con numerosos yacimientos arqueológicos, como la cueva de Shuqba, que data de hace unos 12.000 años, Tell al-Nasba, que se remonta a las Edades del Cobre, del Bronce y del Hierro, y Tell al-Tal, que se remonta a la Edad del Bronce, así como muchos otros yacimientos arqueológicos antiguos en las ciudades de Ni’lin, Abwein, Deir Ghassaneh y Ras Karkar”, añadió.

Akl señaló que Israel sigue excavando dos yacimientos arqueológicos: Tel Siloun y Jirbet Tibneh.

“Las fuerzas de ocupación israelíes controlan cientos de yacimientos arqueológicos situados en la zona C, donde el personal [del Ministerio de Turismo palestino] no está autorizado a realizar excavaciones arqueológicas, estudios y trabajos de restauración. Muchos de estos sitios acaban siendo saqueados por ladrones de antigüedades”, añadió.

Deir Nidham, a 24 kilómetros al noroeste de Ramallah, tiene una población de 1.500 habitantes. Nasr Mizher, jefe del consejo de la aldea de Deir Nizam, dijo que Israel está tratando de falsificar los hechos sobre el terreno e imponer una narrativa falsa.

Señaló que las obras de excavación que se están llevando a cabo en el pueblo tienen como objetivo controlar y secuestrar el pueblo de Deir Nizam y oprimir a sus habitantes.

“Las autoridades de ocupación israelíes han vallado los yacimientos arqueológicos del interior del pueblo para convertirlos en lugares de peregrinación para los colonos. El asentamiento de Halamish se construyó en las tierras del pueblo. Los colonos atacan constantemente a los residentes y agricultores del pueblo”, dijo.

Mizher añadió que Israel robó más de 2.600 dunums (642 acres) del terreno de la aldea e instaló tres puertas metálicas para controlar la aldea y los movimientos de sus habitantes.

“Israel también ha instalado un puesto de control militar en la calle principal que conduce a la aldea, donde los soldados llevan a cabo las violaciones más atroces contra los residentes, incluyendo inspecciones humillantes a la entrada y a la salida. Esto se suma a la detención de varios residentes por cargos falsos.

Fayza Hassan https://www.al-monitor.com/originals/2022/09/israeli-archeologists-find-4000-year-old-village-ramallah

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: