Ha muerto un resistente al que el virus no le impidió salir a la calle en solitario

El lunes murió en el Hospital Sao Francisco Xavier de Lisboa Carlos Ferreira, el anciano que desfiló en solitario con la bandera portuguesa en la Avenida da Liberdade el 25 de Abril del año pasado.

Es el ejemplo más contundente de una actitud que no han sabido mantener todos esos “antisistema” de pacotila, ni en Portugal, ni en España, ni en casi ningún lugar del mundo.

Cuando escondieron la cabeza debajo de la almohada, Ferreira salió a la calle, como todos los años, desafiando el toque de queda, con su bandera, para celebrar la Revolución de los Claveles. No quiso regalar ni un minuto de tregua porque la lucha de clases no para, ni con virus ni sin virus.

Ferreira, de 73 años de edad, trabajó toda su vida como camarero en hoteles, incluso estando jubilado. En las fotos aparece orgulloso, vestido con su uniforme de trabajo porque, en efecto, supo mantenerse en su puesto hasta el final.

El 25 de abril del año pasado decidió que la pandemia no interrumpiría una manifestación en la que participó siempre desde 1974, puntualmente.

Lo que debemos tomar como ejemplo de lucha no son esos asustados que se quedaron en casa durante un año entero, sino el que, como el anciano Ferreira, sale a la calle con su bandera, con frío o con calor, con lluvia o con sequía.

comentarios

  1. Esta noticia es hermosa, sí, pero opino que en toda noticia acerca de un fallecimiento debe aparecer el motivo de la muerte.

    Más aún: en este caso, si el motivo ha sido coronavirus, ¿no sería ello un potente argumento a favor del «Quédate en casa» ?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: