Francia desafía el toque de queda para cantar y bailar en las estaciones

Queremos seguir bailando de nuevo
ver cómo nuestros pensamientos abrazan nuestros cuerpos
pasar nuestra vida en un pentagrama de acordes
Oh, no, no, no, no

Somos aves de paso
nunca dóciles ni verdaderamente sabios
No prometemos sumisión
al alba en cualquier circunstancia

Venimos a romper el silencio
y cuando por la noche en la televisión
habla el buen rey
y anuncia su dictamen,
mostramos irreverencia
pero siempre con elegancia

Auto-metro-curro-consumo
firmamos nuestra autoinculpación
tonterías sobre la prescripción
Y pobre del que piense
y ay del que baile

Toda medida autoritaria
cada tufillo de seguridad
hunde nuestra confianza
Son tan insistentes
Para confinar nuestra conciencia
Oh, no, no, no, no

No nos dejemos impresionar
por toda esa gente irracional
vendedores de miedo en abundancia
Mantengámoslos a raya
penosos hasta el punto de la indecencia
Por nuestra salud mental
Por nuestra cordura social y medioambiental

Nuestras sonrisas, nuestra inteligencia
No nos quedemos sin resistencia
Los instrumentos de su locura
Oh, no, no, no, no

Nous, on veut continuer à danser encore
Voir nos pensées enlacer nos corps
Passer nos vies sur une grille d’accords
Oh, non, non, non, non, non

Nous sommes des oiseaux de passage
Jamais dociles ni vraiment sages
Nous n’faisons pas allégeance
À l’aube en toutes circonstances

Nous venons briser le silence
Et quand le soir à la télé
Monsieur le bon roi a parlé
Venu annoncer la sentence
Nous faisons preuve d’irrévérence
Mais toujours avec élégance

Auto-métro-boulot-conso
Auto attestation qu’on signe
Absurdité sur ordonnance
Et malheur à celui qui pense
Et malheur à celui qui danse
Chaque mesure autoritaire
Chaque relent sécuritaire
Voit s’envoler notre confiance
Ils font preuve de tant d’insistance
Pour confiner notre conscience
Oh, non, non, non, non, non

Ne soyons pas impressionnables
Par tous ces gens déraisonnables
Vendeurs de peur en abondance
Sachons les tenir à distance
Angoissants, jusqu’à l’indécence
Pour notre santé mentale
Sociale et environn’mentale

Nos sourires, notre intelligence
Ne soyons pas sans résistance
Les instruments de leur démence
Oh, non, non, non, non, non

Originalmente “Danser encore” es una canción de Colagero que ha sido versionada por HK & Les Saltimbanks para convertirse en un himno contra el confinamiento que está siendo interpretada en las estaciones ferroviarias de París, violando las restricciones sanitarias.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: