Estados Unidos quiere arrastrar a Europa a su política de ‘contención’ de China

En un reciente discurso el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, situó a Pekín como la principal amenaza para Washington. Henri Kissinger le ha respondido preguntando que si eso es cierto, por qué Estados Unidos ha desatado la Guerra de Ucrania.

El verdadero objetivo de dicha guerra, además de Rusia, es introducir una cuña con Europa, forzarla a una alianza con Estados Unidos. Ayer la número dos del Departamento de Estado estadounidense, Wendy Sherman, que aparece en la foto de portada, pidió a Europa que ayude a Estados Unidos a “contener” al país asiático.

Desde Washington Sherman mantuvo una videoconferencia con los medios europeos. Para convencer al Viejo Continente de que se una para luchar contra China, denunció el “acoso económico” de China a Europa. Citó como ejemplos el reciente bloqueo de las exportaciones lituanas por parte de China; el hecho de que Pekín haya “incumplido” la construcción de una autopista en Montenegro. O las dificultades del fabricante alemán de equipamiento Adidas, que sufrió una fuerte caída de las ventas en China en el primer trimestre debido a los confinamientos sanitarios y que también es objeto de llamadas al boicot en el país.

“Aunque Pekín esté a miles de kilómetros […] las acciones de China repercuten en el futuro de Europa”, dijo Sherman, que se congratuló de la actual cooperación con los europeos en este ámbito, al tiempo que deseó “alinear nuestros enfoques”. La diplomática estadounidense destacó que “todo el mundo está pensando en los problemas de la cadena de suministros”, tras los confinamientos sanitarios y la Guerra de Ucrania.

“Estados Unidos no busca un conflicto” con China ni desvincular su economía de la de China, dijo. “No queremos una nueva Guerra Fría”, añadió, pero “no podemos contar con que Pekín cambie su comportamiento”.

Además, mientras Rusia dice estar dispuesta a sustituir sus lazos económicos con Occidente por China, Sherman subrayó que Estados Unidos estaba “atento” a esta alianza. Incluso amenazó a Pekín con las “consecuencias” si deciden enviar equipos a Rusia, algo que no ocurre actualmente.

Moscú se aleja cada vez más del bloque occidental, que le impuso una serie de sanciones tras la invasión de Ucrania. El Kremlin está buscando nuevas alianzas, empezando por su vecina China. “Ahora que Occidente ha adoptado una postura dictatorial, nuestros lazos económicos con China crecerán aún más rápido”, dijo recientemente Lavrov, añadiendo que China tenía tecnologías de la información y la comunicación “en absoluto inferiores” a las de Occidente.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: