En Gran Bretaña quieren acabar con el confinamiento acabando con las tonteorías de los ‘expertos’

En marzo el Primer Ministro británico Boris Johnson se enfrentará a una importante rebelión si no suaviza el confinamiento y no presenta un plan para acabar con él por completo.

Johnson pedirá a los diputados que aprueben la renovación por seis meses de los llamados “poderes de emergencia”, aprobados en tiempos de Enrique VIII, en el siglo XVI, para poder imponer el terror indiscriminadamente.

Algunos diputados de su propio partido ya le han advertido que podrían votar en contra, a menos que tome medidas para acabar con el confinamiento. La antigua ministra del gabinete, Esther McVey, ha dicho: “Es absolutamente esencial que, una vez vacunados los grupos más vulnerables, el gobierno empiece a suavizar los confinamientos”.

Las restricciones están sumiendo a la población en la miseria y la locura. “El gobierno debe empezar a enfrentarse a esos cantos de sirena que quieren que los confinamientos y las restricciones se conviertan en una característica casi permanente de nuestras vidas”, dice McVey.

“Si el gobierno no empieza a avanzar rápidamente en este sentido, el Parlamento tendrá la obligación de retirarle estos poderes tan amplios”.

McVey también ha expresado su preocupación por la forma en que se utilizan estimaciones exageradas para impulsar políticas públicas. Las afirmaciones del seudocientífico Neil Ferguson de que 500.000 personas morirían de coronavirus, justificaron el primer confinamiento, y las afirmaciones del profesor Chris Whitty y Patrick Valance a finales de otoño de que habría 5.000 contagios diarios, hicieron lo mismo con el segundo.

Las afirmaciones de los “expertos” eran absolutamente falsas.

Al principio de la pandemia hubo presiones sobre el gobierno para que liberara masivamente a los presos porque miles de ellos morirían a causa del contagio. Fue otra previsión falsa. El gobierno no liberó a los presos y sólo 47 murieron a causa de la enfermedad. “No hay mejor ejemplo del alarmismo para impulsar la política del gobierno que querían los llamados ‘expertos’, que las predicciones sobre las muertes de los presos”, dice McVey.

“Comprendo que estas estimaciones no son una ciencia exacta, pero la diferencia entre una predicción de 2.700 y la realidad de 47 es, como mínimo, vergonzosa, y demuestra que el gobierno no debe entregar el control total de la política a los científicos, que claramente no son infalibles con sus predicciones”, dice McVey.

A principios de esta semana, el presidente del Grupo de Recuperación del Covid, Mark Harper, exigió a los ministros que presentaran “un plan para levantar las restricciones”. Harper destaca el daño que se está causando a los niños con las escuelas cerradas, así como a la economía y el riesgo de que otras muertes innecesarias por Covid aumenten con el confinamiento.

No obstante, es posible que algunos “expertos” intenten mantener el confinamiento y las restricciones durante el resto del año. Los diputados han expresado en privado su preocupación por el hecho de que, para intimidar, los “expertos” de pacotilla sigan con las filtraciones sobre los “riesgos” de las nuevas variantes del virus, inventadas para imponer un confinamiento permanente.

https://www.express.co.uk/news/uk/1388099/lockdown-end-date-uk-lockdown-rules-covid-news-2021-rules-when-will-lockdown-end

comentario

  1. Mala lectura. Estos expertos de pacotilla no actuarian solos, sino que son una coartada, que sirve para la denegación pausible de politicas claramente intencionales de corte dictatorial

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: