El FBI publica los documentos que relacionan al hijo de Biden con Ucrania

Desde hace un año el FBI tiene en su poder los correos electrónicos del hijo de Biden fechados en abril de 2014, poco después del Golpe de Estado fascista, que reflejan dos acontecimientos paralelos: el viaje oficial del padre a Kiev y la entrada del hijo en la dirección de Burisma, la empresa ucraniana de gas.

El FBI los ha mantenido en secreto hasta ahora para no perjudicar a Biden en las elecciones presidenciales. De esa manera los medios pudieron decir que no había pruebas, que se trataba de un bulo de Trump y últimamente de desinformación procedente de Rusia.

Mientras el padre se dedicaba a la política, el hijo orquestaba los chachullos. En los mensajes el joven Biden se refiere a su padre como “el grandote” o “mi chico”, como si fuera el mozo de los recados y su visita oficial a Kiev era un “valor añadido” para la empresa, que debía pagarle la correspondiente coima.

El hijo de Biden, abogado de profesión, ha cimentado su carrera en medio de la mugre, de los grupos de presión, los enchufes y las prebendas, y el Golpe de Estado de Ucrania no era más que otro servicio al cliente que BSF, el despacho de abogados Boies Schiller & Flexner, al que pertenece Biden, debía facturar.

Ascendía a 25.000 dólares mensuales, “con honorarios adicionales si es necesario para el trabajo adicional que se pagará a BSF para nuestra protección”, escribió Biden hijo en uno de sus mensajes, lo cual era independiente “de nuestros respectivos acuerdos relativos a la participación en la Junta Directiva”.

Era una máquina tragaperras. La empresa ucraniana pagó 250.000 dólares a BSF el 5 de julio de 2014 y más de 3 millones de dólares hasta 2016 a una empresa relacionada con Biden y su socio Archer, llamada Rosemont Seneca Bohais.

Los correos electrónicos fueron entregados al FBI en diciembre pasado como parte del disco duro de un ordenaador portátil que pertenecía a Hunter Biden y que había sido “olvidado” en un taller de reparación de Delaware. El dueño del taller, John Paul Mac Isaac, les dio una copia del disco duro bajo la amenanza de comparecer ante un gran jurado.

El abogado de Mac Isaac, Brian Della Rocca, confirmó que los correos electrónicos estaban en el disco duro de Biden. Pero al principio ambos, el padre y el hijo, dijeron que era “desinformación rusa” para alterar las elecciones.

Hasta el director de inteligencia, John Ratcliffe, tuvo que salir al paso para afirmar que los Biden mentían. Ahora el disco duro está aportado como prueba ante los tribunales. Por lo demás, los mensajes corroboran las informaciones obtenidas por otras fuentes, incluidos los testigos que ya han declarado sobre el asunto.

Más información:
– Elecciones y guerra sucia: comienza la carrera electoral hacia la Casa Blanca
– La segunda destitución de Trump pasa por Ucrania (que no está muy lejos de Rusia)
– Cuanto más internet, más control social
– Un tercio del equipo de transición del Pentágono de Biden está financiado por la industria armamentista

comentario

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: