El bloqueo de Estados Unidos a China hunde a las empresas de alta tecnología

Las maniobras imperialistas de Estados Unidos tendrán un coste muy alto para las empresas de alta tecnología. El fabricante de estadounidense microprocesadores Lam Research advirtió la semana pasada de una posible pérdida de ingresos de entre 2.000 y 2.500 millones de dólares el año que viene debido a los últimos controles de exportación que ha impuesto la Casa Blanca a los equipos avanzados exportados a China, una pérdida que supone alrededor del 30 por ciento de las ventas de la empresa estadounidense.

Lam Research es la última empresa de microprocesadores que prevé una pérdida de ventas debido a la prohibición estadounidense de las exportaciones a China. La semana pasada, Applied Materials estimó un descenso de las ventas netas de entre 250 y 550 millones de dólares para este trimestre, y se espera un mayor impacto en los próximos meses.

La caída de ventas no es una situación aislada, sino que afecta a todas las empresas de la cadena mundial de suministro de microprocesadores, especialmente a las estadounidenses. La pesadilla que la prohibición de los microprocesadores en Estados Unidos supone para sus propias empresas puede no haber hecho más que empezar.

Estados Unidos está endureciendo cada vez más las restricciones a las exportaciones de alta tecnología a China, especialmente en el sector de los semiconductores, en un aparente intento de contener el desarrollo independiente de China y sus avances en ciencia y tecnología. Las perspectivas del mercado para las empresas de microprocesadores estadounidenses se han oscurecido considerablemente.

Incluso antes de las últimas medidas de presión de Estados Unidos, las empresas de microprocesadores ya estaban sufriendo. Según un informe del Wall Street Journal, de las 15 mayores empresas de microprocesadores que han presentado resultados el mes pasado, se espera que 10 experimenten un menor crecimiento de los ingresos que en el trimestre que terminó en junio.

Su situación empeorará después de que el gobierno de Biden diera a conocer a principios de este mes las normas de control de las exportaciones destinadas a limitar las ventas de semiconductores y equipos avanzados a China.

China es el mayor mercado mundial de microprocesadores, ya que importará semiconductores por valor de unos 400.000 millones de dólares, lo que supone casi el 60 por cien del mercado mundial de microprocesadores. Las empresas estadounidenses de alta tecnología son las mayores beneficiarias de esta demanda masiva de China, por lo que es su mayor fuente de beneficios. Es impensable que un fabricante de microprocesadores pierda un mercado tan importante. Esto afectaría en gran medida a sus planes de gasto y, a su vez, supondría una pérdida indirecta de ventas para los proveedores de equipos de semiconductores como Lam Research y Applied Materials.

Mientras la industria mundial de semiconductores se enfrenta a la caída de las ventas de ordenadores personales y teléfonos inteligentes en medio de una recesión, esta última prohibición de los microprocesadores por parte de Washington está desestabilizando seriamente la cadena industrial mundial. Esta política, que parece ignorar por completo el impacto en toda la industria de los microprocesadores, parece más bien un deseo de la Casa Blanca de jugar duro contra China en el período previo a las elecciones de mitad de período en Estados Unidos.

Pero, lejos de garantizar el dominio de Estados Unidos en el sector de los microprocesadores, los controles a la exportación podrían perjudicar a las empresas tecnológicas estadounidenses en términos de ventas y reducir así su inversión en investigación y desarrollo.

Desde la perspectiva de China, el mercado es enorme y es dudoso que Estados Unidos pueda utilizar decretos unilaterales para impedir que las empresas de microprocesadores no estadounidenses lleven a cabo una cooperación y un comercio normales con China. Si las empresas no estadounidenses no se suman, las prohibiciones unilaterales de Estados Unidos sólo reducirán la competitividad de las empresas estadounidenses al privarlas del mercado chino.

Las restricciones estadounidenses no harán sino acelerar el desarrollo de la industria china de microprocesadores, ya que el mercado chino no esperará a que Estados Unidos entre en razón. Si la industria china de microprocesadores se pone al día rápidamente y deja de depender de las importaciones, no serán 2.500 millones de dólares de pérdidas para una sola empresa estadounidense, sino cientos de miles de millones de dólares de pérdidas para toda la industria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo