El acuerdo de los kurdos con una petrolera estadounidense para explotar los yacimientos de Siria

En agosto Estados Unidos obligó a sus peones kurdos a firmar un acuerdo con la empresa petrolera Delta Crescent Energy, una pantalla del Pentágono, para explotar los yacimientos del norte de Siria.

El objetivo del imperialismo es cortar una fuente importante de ingresos al gobierno de Damasco. Es otro de los mecanismos de presión permanente.

Los kurdos se limitan a ejercer su papel de peones y, a cambio, obtienen importantes ingresos con los que mantener a raya militarmente a Turquía y sostener un movimiento político y propagandístico muy ramificado por Europa.

Los kurdos quieren obtener un estatuto de autonomía en el norte de Siria que sólo el imperialismo les puede asegurar. Por eso consolidan la presencia militar de Estados Unidos en la región. De esa manera creen que llegarán finalmente a lograr el reconocimiento internacional de la administración kurda.

Es un plan similar al de los kurdos irakíes, que se alejaron de Bagdad llegando a un acuerdo con Turquía, a la que adjudicaron una parte considerable del petróleo y los contratos de construcción.

Así que los kurdos irakíes mantienen buena relación con Turquía porque su enemigo es Bagdad. Pero el problema de los kurdos sirios es Turquía, más que Siria o, por mejor decirlo, es un problema que Turquía quiere endosar a Siria con una presión militar permanente en Afrin.

Los kurdos sirios creen que su plan puede salir adelante con la ayuda de Estados Unidos porque son más débiles que sus vecinos irakíes. También calculan que su acuerdo con el imperialismo puede conducirles a otro con Turquía, que se firmaría a costa de Siria y de sus propios intereses nacionales, es decir, renunciando al Kurdistán turco y abandonando a su suerte a la diáspora kurda en Turquía.

Los cálculos kurdos son como el cuento de la lechera. Washington no es un aliado fiable. En 2017 se opuso al referéndum sobre la independencia del Kurdistán iraquí y ha autorizado la operación militar turca en Afrin y otras zonas del norte de Siria.

Si los kurdos se comprometen demasiado con Estados Unidos, pueden perder su posición de privilegio en Europa, que siempre ha sido uno de sus aliados privilegiados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo