Decir que el coronavirus procede de un laboratorio ya no es propio de conspiranoicos

Por fin, decir que el coronavirus procede de un laboratorio ya no es propio de conspiranoicos. ¿Por qué? Porque ya lo ha dicho la tele. ¿Y por qué lo ha dicho la tele? Porque el gran Anthony Fauci ha abierto la veda.

Facebook ya ha modificado sus algoritmos informáticos y dejará de borrar las entradas que hablen de ello.

En un año la censura ha cambiado. Es más, ahora mismo una parte de la teoría de la conspiración empieza a interesar a la propaganda imperalista. Lo diré con otras palabras: ahora la doctrina oficial es la conspiranoia.

¿Por qué ha cambiado el canon doctrinal? Por las necesidades de intensificar la campaña de presión contra China. Como ven, China está al principio y al final de la pandemia, a pesar de que en China no ha habido ninguna pandemia.

En consecuencia, en esta pandemia no hay otra cosa que decisiones políticas revestidas en una jerga seudocientífica.

¿Qué es lo que la tele nunca a contar? Que el laboratorio de Wuhan estaba en China, pero no era chino, sino estadounidense. Como ya hemos contado aquí, fue el propio Fauci quien puso el dinero para hacer en China lo que no podía hacer en Estados Unidos.

Ahora los “expertos” pasarán por alto explicar cómo es posible que un virus (o dos, quizá) se “escapen” de un laboratorio. ¿Se disfrazaron para no llamar la atención?, ¿fue sin querer?, ¿se quedaron pegados a la suela de los zapatos de algún virólogo despistado?

Una vez que los virus lograron su ansiada libertad, ¿cómo se reprodujeron?, ¿por generación espontánea?

Las imbecilidades de los “expertos” están creando —delante de nuestros ojos— nuevas leyendas modernas, que se han incorporado al acervo ideológico de la humanidad. Una de ellas concierne a los virus y aparece en términos, como “viralidad”, que indica una multiplicación exponencial de algo.

Pero los virus no son seres vivos y, por lo tanto, no se pueden reproducir. Los virus, cuyo estatuto científico deja mucho que desear cien años después de su descubrimiento, forman parte de la fisiología celular, tanto en estado de salud como de enfermedad.

El origen de los virus no está en ningún laboratorio. Los virus existían antes que los laboratorios. El origen que andan buscando desesperadamente los “expertos” no está en otro virus sino en una célula. Son ellas las que fabrican virus y los expulsan, en la misma medida en que los incorporan del exterior.

Una de las tesis más estúpidas de las seudociencias modernas, que está en todos los manuales, es esa de que “los virus se apoderan de la maquinaria celular para reproducirse”.

A partir de ahí sólo cabe esperar delirios, como el que padecemos desde hace un año.

Más información:
— Un cuento chino: el laboratorio de Wuhan estaba financiado por Estados Unidos
— Wuhan: el regreso al escenario del crimen no encuentra el rastro que esperaba
— La CNN descubre el ‘Expediente Wuhan’ y lo encuentra vacío
— El coronavirus ya circulaba por Estados Unidos antes de que lo detectaran en Wuhan

comentario

  1. Todos somos locos y conspiranoicos hasta que la tele lo dice. Ya sabéis: vivimos en un mundo bueno y noble, donde la maldad no tiene lugar. ¿Pensar que quieren humillarnos, esclavizarnos y matarnos? Imposible. Son tan generosos que Bezos nos va a dejar pasear en su nuevo yate de 500 millones. Gates va a regalar el Paquete Office. Zuckerberg va a donar acciones de Facebook. Todos altruistas y buenos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: