Cuando los kurdos se arrojaron en brazos del imperialismo

Bryan R. Gibson

El 30 de junio de 1972, dos kurdos, Idris Barzani y Mahmud Othman, fueron en secreto a la sede de la CIA en Langley, Virginia, y les llevaron a las oficinas del legendario director de la agencia, Richard Helms. Hablaron de un cambio dramático en la política estadounidense. Henry Kissinger, asesor de seguridad nacional del presidente Richard Nixon, había autorizado personalmente a Helms a expresar la simpatía estadounidense por el destino de los kurdos y a asegurarles que estaba “dispuesto a tener en cuenta sus peticiones de ayuda”. Durante más de una década, los kurdos habían estado luchando contra el gobierno irakí y habían hecho innumerables llamamientos de ayuda en vano a Estados Unidos. Helms dijo entonces que Estados Unidos había cambiado de opinión. No mencionó que esto cambiaría pronto.

La mayoría de los observadores entienden la larga historia de abandono de los kurdos por parte de Estados Unidos. Lo que más a menudo se olvida es que estas posibles traiciones eran bastante predecibles, dada la forma en que ambas partes se aliaron. De hecho, es imposible entender la decisión del Presidente Donald Trump de apoyar a Turquía en la guerra en Siria contra los kurdos aliados a Estados Unidos sin entender los orígenes, en gran medida indecibles, de la relación kurdo-estadounidense.

La historia se remonta a 1920, cuando el Tratado de Sèvres prometió autonomía a los kurdos, el mayor grupo étnico del mundo que no tenía un Estado propio. Pero las dos grandes potencias de la época, Gran Bretaña y Francia, se retiraron en 1923 y dividieron los territorios kurdos entre Turquía, Irán, Irak y la actual Siria. Los kurdos se rebelaron contra esta traición y fueron aplastados por sus nuevos colonizadores británicos, franceses, iraníes y turcos. Después de décadas de relativa calma, los kurdos intentaron volver a ser autónomos después de la revolución irakí de 1958, cuando la monarquía hachemita fue derrocada.

Tras el estallido de la guerra en el Kurdistán irakí en septiembre de 1961, el gobierno estadounidense adoptó una política de no injerencia. En aquel momento, el principal objetivo de la política estadounidense era mantener buenas relaciones con Bagdad. Todavía se sospechaba que el dirigente de los rebeldes kurdos, Mustafa Barzani, era un agente comunista, dados sus 11 años de exilio en la Unión Soviética entre 1947 y 1958.

Sin embargo, dos aliados cercanos de Estados Unidos en la región -Israel e Irán- concluyeron rápidamente que los kurdos en Irak eran aliados ideológicos y estratégicos que podían ser explotados para mantener sus manos atadas al régimen nacionalista árabe radical de Bagdad y a su enorme ejército. Desde mediados de 1962, el Sha de Irán ordenó a su agencia de inteligencia, SAVAK, que ayudara a financiar la insurgencia kurda en el norte de Irak para socavar la estabilidad del régimen de Bagdad. Los israelíes se unieron a la intervención encabezada por Irán en 1964, después de que el Primer Ministro David Ben Gurion reconociera a los kurdos como un aliado estratégico contra el régimen árabe radical de Bagdad.

Durante la siguiente década, la estrategia iraní e israelí fue simple: mientras los kurdos fueran un peligro claro y omnipresente para Bagdad, el ejército irakí no podría ser desplegado contra Israel en caso de guerra o amenazar las ambiciones iraníes en el Golfo Pérsico. Esto dio sus frutos en 1967, cuando Irak fue incapaz de desplegar sus fuerzas en la guerra panárabe contra Israel, y en la guerra subsiguiente en 1973, cuando sólo pudo montar una división blindada porque el 80 por ciento de su personal militar estaba inmovilizado en el norte de Irak.

Los estadounidenses tardaron más en intervenir. Desde mediados de la década de 1960, iraníes e israelíes intentaron convencer a la Casa Blanca para que reconsidere su política de no intervención. Lo mismo ocurría con los kurdos irakíes, que se reunían regularmente con funcionarios del servicio exterior estadounidense. Siempre han sido bienvenidos con un rechazo cortés pero firme.

Esto cambió en julio de 1968, cuando el partido Baath, dirigido por el joven Saddam Hussein, tomó el poder y se estableció firmemente como la fuerza política dominante en Irak durante los siguientes 35 años. En marzo de 1970, Saddam se dio cuenta de que la guerra contra los kurdos en su país era un esfuerzo innecesario y se fue personalmente al norte para encontrarse con Barzani. Saddam aceptó todas las reclamaciones, que se referían a la autonomía kurda dentro de un Irak unificado, pero indicó que el programa no se aplicaría hasta 1974. El acuerdo de marzo concedió esencialmente tiempo a ambas partes. Saddam pudo consolidar su poder y Barzani pudo encontrar un nuevo y poderoso aliado: Estados Unidos.

Tras el acuerdo de marzo, Saddam condujo firmemente a Irak a los brazos de los soviéticos. En diciembre de 1971 Irak firmó un acuerdo de armas con Moscú y en abril de 1972 un tratado de amistad y cooperación. Al mes siguiente Nixon viajó a Teherán, de regreso de una exitosa cumbre en Moscú, donde había logrado romper con los soviéticos. Durante su visita, el Sha pidió a Nixon que ayudara a los kurdos a desestabilizar Irak.

Después de una cuidadosa evaluación de los riesgos, el gobierno de Nixon concluyó que la amenaza soviético-irakí a los intereses occidentales era lo suficientemente significativa como para justificar la ayuda a los kurdos. Después de la luz verde de Nixon, la operación para ayudar a los kurdos se llevó a cabo desde la oficina de Kissinger en la Casa Blanca. Entre agosto de 1972 y finales de 1974, cuando se reanudaron los combates en la guerra entre Irak y Kurdistán, el gobierno de Nixon consultó frecuentemente a iraníes, israelíes y kurdos para prepararlos para un inevitable enfrentamiento con Bagdad. Esto implicó el almacenamiento de armas y el entrenamiento de combatientes kurdos en técnicas de guerra modernas, mientras que las relaciones entre los kurdos y Bagdad se deterioraban rápidamente.

A principios de 1974 Saddam violó los términos del acuerdo de marzo e impuso unilateralmente una versión diluida de la autonomía a los kurdos. Barzani respondió viajando a Irán, donde se reunió con el Shah y el jefe de la oficina local de la CIA para pedirle a Estados Unidos que apoyara un proyecto para crear un gobierno árabe-kurdo irakí que afirmara ser el único gobierno legítimo de Irak. Como escribió Kissinger en su obra de 1999 “Years of Renewal” (Años de Renovación), la petición de Barzani “desencadenó un torrente de comunicaciones” entre funcionarios estadounidenses, que se centraron en dos cuestiones: si Estados Unidos apoyaría una declaración unilateral de autonomía y qué nivel de apoyo querían dar a los kurdos. La CIA, en particular, advirtió contra el aumento de la ayuda estadounidense.

Pero Kissinger se mostró indiferente a la advertencia del director de la CIA William Colby y escribió: “La renuencia de Colby era tan poco realista como el entusiasmo de Barzani”. Nixon finalmente decidió aumentar el apoyo estadounidense a los kurdos mediante la entrega de 900.000 libras de armas soviéticas recuperadas y una suma global de 1 millón de dólares en ayuda a los refugiados. En abril de 1974 Kissinger envió las órdenes de Nixon al embajador de Estados Unidos en Teherán. Este cable es importante porque contenía una declaración sucinta de los intereses estadounidenses hacia los kurdos. Los objetivos, escribió, eran “a) dar a los kurdos la capacidad de mantener una base razonable para negociar el reconocimiento de sus derechos por parte del gobierno de Bagdad; b) mantener el actual gobierno irakí, pero c) no dividir a Irak permanentemente, ya que una zona kurda independiente no sería económicamente viable y Estados Unidos e Irán no tienen ningún interés en cerrar la puerta a las buenas relaciones con Irak bajo una dirección moderada”. También se señaló que el apoyo de Estados Unidos a un gobierno kurdo a largo plazo no era posible porque no podía permanecer en secreto y el gobierno de Estados Unidos estaba profundamente preocupado por la viabilidad de un Estado kurdo, por no mencionar al Sha de Irán y sus preocupaciones sobre la independencia kurda, dada la gran minoría kurda en Irán. Este punto fue transmitido a los kurdos al principio de sus relaciones con Estados Unidos y fue reiterado a lo largo de la operación de ayuda kurda.

Esto pone de manifiesto el problema fundamental al que se han enfrentado siempre los kurdos, a saber, la geografía. Es seguro que un Kurdistán independiente no tiene salida al mar, por lo que no podrá participar en la economía internacional sin el apoyo de potencias externas -y hostiles- como Turquía, Irán, Irak y Siria. Por ejemplo, si los kurdos quisieran exportar petróleo o gas natural, tendrían que cruzar el territorio vecino por un oleoducto para llegar a los mercados internacionales. Si ninguno de estos países accediera, la economía kurda estaría condenada al fracaso. Incluso servicios básicos como el transporte aéreo dependerían de clientes externos, ya que los vuelos a Kurdistán tendrían que cruzar el espacio aéreo de países hostiles, que ya tienen relaciones con Estados Unidos. Por eso, a pesar de una profunda afinidad por los kurdos y su causa, Estados Unidos siempre han sido claro -en privado y a veces en público- sobre su renuencia a apoyar la independencia kurda.

A finales de 1974 el ejército irakí lanzó una ofensiva total contra los kurdos, realizando profundos avances en las montañas con el asesoramiento de asesores militares soviéticos. Pero a pesar de los considerables esfuerzos de los iraníes e israelíes para fortalecer militarmente a los kurdos, los irakíes lograron mantenerse durante el invierno de 1974-1975. Esto llevó a Kissinger y a los israelíes a desarrollar un plan para proporcionar a los kurdos armas por valor de 28 millones de dólares.

Pero era demasiado tarde, la geopolítica se había alejado de los kurdos. El 18 de febrero de 1975, el Sha se reunió con Kissinger en Zurich. Informó a Kissinger que los kurdos habían “perdido el valor” y que estaban considerando reunirse con Saddam en una conferencia de la OPEP en marzo para ver si podía cambiar su apoyo por una concesión fronteriza. Kissinger declaró en su obra de 1999 que se oponía a la propuesta del Shah y le recordó “sus propias advertencias repetidas de que la caída de los kurdos desestabilizaría toda la región”.

Nada de esto importaba. La decisión de Irán de abandonar a los kurdos fue presentada a Estados Unidos como un hecho consumado, un acuerdo alcanzado. El 6 de marzo el Sha y Saddam anunciaron el Acuerdo de Argel, que preveía un intercambio de soberanía parcial sobre la vía fluvial de Shatt Al-Arab, una vía fluvial estratégica a lo largo de la frontera entre el Irán y el Irak, a cambio de la no injerencia mutua en los asuntos internos de cada uno de los signatarios. Los kurdos estaban condenados. El Sha ordenó el cierre de la frontera entre el Kurdistán irakí e Irán, lanzando a los kurdos a los lobos. Con la frontera cerrada, los norteamericanos e israelíes no han podido seguir prestando ayuda a los kurdos. Al día siguiente, los irakíes desataron todo el peso de su ejército contra los kurdos, obligando a miles de civiles a huir a Irán. Los oficiales de la CIA y las fuerzas especiales israelíes que habían ayudado a sus aliados kurdos a luchar contra los irakíes estaban asombrados. Lo mismo ocurrió con Kissinger, que había pasado casi tres años trabajando incansablemente para dar a los kurdos la oportunidad de luchar. No se pudo haber hecho nada para evitar la masacre. Con Irán ya cerrado, ya no había ninguna posibilidad de seguir prestando asistencia estadounidense. Las fuerzas de Saddam invadieron el Kurdistán irakí, arrasaron 1.400 aldeas, encarcelaron a miles de partidarios de Barzani e impusieron su dominio en la región.

Este trágico final de la intervención de Estados Unidos en favor de los kurdos marca el comienzo de una relación recíproca entre Estados Unidos y los kurdos que todavía existe hoy en día. Miles de kurdos de Irak perdieron la vida después de que Estados Unidos, Irán e Israel cancelaran su apoyo en 1975. En la década de 1980, los kurdos y Estados Unidos se encontraron en bandos opuestos durante la guerra entre Irán e Irak, mientras que Sadam Husein utilizaba armas químicas con Irat y los kurdos, lo que condujo a una masacre generalizada en el Kurdistán irakí. La situación cambió a principios de los años noventa. Después de la invasión de Kuwait por parte de Irak en 1990, Estados Unidos instó a los kurdos a rebelarse contra el gobierno de Saddam, únicamente en nombre de George H.W.Bush. Pero el gobierno de Bush tuvo que abandonarlos en el momento en que más necesitaban su ayuda. En abril de 1991, la Casa Blanca se dio cuenta de su error y puso en marcha la Operación Proporcionar Consuelo, que creó una zona de exclusión aérea en el norte de Irak y permitió a los kurdos de Irak vivir finalmente en paz. En 1992 los kurdos irakíes establecieron un gobierno regional autónomo en Kurdistán, que se convirtió en un aliado indispensable de Estados Unidos durante la guerra en Irak y la guerra contra el Califato islámico.

Parecía que Estados Unidos finalmente había reparado el daño que había hecho en 1975, hasta ahora. Pero incluso esta última traición no debería ser una sorpresa. Lo que los estadounidense han descrito en privado desde el principio está totalmente en consonancia con los intereses de Estados Unidos con respecto a los kurdos.

https://foreignpolicy.com/2019/10/14/us-kurdish-relationship-history-syria-turkey-betrayal-kissinger/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde mpr21

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Sigue leyendo